J’acusse…! Carta a los clientes de la redactora peculiar

J’acusse…!

CARTA A LOS CLIENTES DE ESTA

REDACTORA

Estimado cliente,

Permítame que me dirija a usted de un modo general, ya que no puedo dejar fuera de esta misiva algún nombre y después ser acusada de trato de favor.

Los hechos que me llevan a redactar estas letras se remontan a quince años atrás cuando comencé este trabajo tan lleno de espinas como  de alegrías.

Usted es el culpable de que a finales de 2019, siga enarbolando la bandera del redactor como un oficio digno y necesario en esta sociedad donde se insiste en que hombres y mujeres no leen.

Yo acuso a todas esa bocas que pronuncian semejante atrocidad: ¡Se lee! ¡Se escribe!

Por esa razón, mi estimado cliente, le doy las gracias por confiar en mí.

En esta redactora que escribe textos para su página web, busca frases ingeniosas para sus artículos e investiga hasta el infinito para encontrar esa palabra que desea, como si fuera una arqueóloga en busca del tesoro aún por descubrir.

Sin palabras, las calles no tendrían nombre. Las canciones carecerían de letras. Los ‘te quiero’ se esfumarían y sólo nos quedarían las pantallas vacías, quizás llenas de imágenes sin sentido.

Yo acuso, a quienes escriben sin haber leído.

Yo acuso, a quienes se hacen llamar redactores y no aman la palabra.

Yo acuso, a quien promete un buen posicionamiento pero un texto sin alma.

Yo acuso, a quien iguala  escribir a tener un trabajo de mentira.

Usted, cliente que respeta mi oficio y desea que el suyo brille gracias a un texto escrito con delicadeza y a la vez, con la misma garra que un tigre ataca a su presa, merece toda mi gratitud.

Gratitud que otros no ven y reflejan de diversas formas: no pagando por los servicios prestados, como si este trabajo fuera menos valioso que el suyo.

Gratitud por no pensar que me está dando una limosna, sino pagando por un servicio como lo hace cuando compra sus viandas frente al ordenador o en el supermercado.

Como despedida, le deseo que en 2020 sigamos juntos, para que las palabras se oigan más fuerte sea cual sea el soporte, porque esta sociedad las necesita.

Atentamente,

Juana Sánchez G.

¿Necesitas un redactor o un copywriter estrella?

Hola,

¿Todo bien? Así lo espero.

Comienzo con la pregunta del título: ¿Necesitas un redactor o un copywriter estrella? Va por ti estimado cliente.

Este artículo quiere reconocer la labor que realizan los profesionales de la redacción, el marketing de contenido y los creativos respecto a otros que pasan más tiempo impartiendo conferencias que ejerciendo su trabajo.

¿A quién no le gusta que le aplaudan o le den una palmada en la espalda? A mí

Soy redactora, profesora online y escritora. De vez en cuando, no me queda más remedio que pasar al primer plano, sobre todo por el tema de los libros.

Pero mis clientes son lo primero cuando llevo puesto el traje de redactora, de creativa.

Historias que llegan al alma, redactores que la dejan por el camino hacia el estrellato

Acabo de ver el anuncio de Arcos en Twitter, son las 20:38 y sé que lleva siendo TT todo el día, pero era el momento adecuado. Un minuto antes, había intentado escuchar un podcast de una copywriter estrella.

TRADUCCIÓN

Copywriter ⭐⭐⭐⭐ es esa mujer u hombre que se dedica a: mantener un canal de YouTube, un blog, concede entrevistas como si hubiera inventado la escritura y la persuasión. Y lo más importante, se hace llamar: conferenciante. ¿Pero no era antes una redactora?

Vamos a la RAE:

Conferenciante:  Persona que diserta en público sobre algún punto doctrinal.

Vuelvo al anuncio, ¿lo habéis visto? #YoTambiénSoyClara cuenta la historia de cualquier español que intenta ganarse la vida con cuatro trabajos y a pesar de ello, no le llega el sueldo a fin de mes.

Una historia redonda que muestra una realidad: una mujer que vive con su madre y tiene un hijo, que va de empleo en empleo durante el día y la noche, hasta que al final… 😉

¿Por qué las buenas ideas las tienen personas que no gustan de estar en un primer plano?

Detrás de ese vídeo cargado de emoción hay una persona a la que quizás no veamos ofrecer charlas ni talleres como si fuera un vendedor de no se sabe muy bien qué. Sinceramente no sé qué agencia está detrás.

Cuando Arcos confió en esa historia, fue porque estaba perfectamente construida. Mucho más creíble ese corto, que la realidad que nos venden los políticos.

Condensar en poco tiempo una vida, con diálogos creíbles, con tacto en cada palabra y manteniendo el tono, porque es muy fácil caer en la exageración, sólo puede ser fruto del trabajo de un buen equipo y de una persona que construye historias con alma.

Para mí, esa persona al igual que otros muchos redactores y creativos que conozco merece mi respeto

Luego están los que se suben a un escenario a decir obviedades, como si  hubieran olvidado su esencia, para dejar en un segundo plano las frases, los buenos titulares, y así aparecer en cada párrafo ellos en mayúsculas y con mucha purpurina. Cuando la protagonista, la estrella… ES CLARA.

attractive-bare-shoulder-beautiful-beauty-413924
Imagen|Pexels

Los redactores necesitamos exponernos para que nuestros futuros clientes conozcan nuestro trabajo

Es una forma de mantener una tienda donde te digo: “Pasa, mira y dime si te gusta lo que ves” y así evitar caer en esas ofertas donde te piden trabajar gratis porque creen que no eres real. 

Y lo eres, aunque no tengas un canal en YouTube, ni te hagan entrevistas todos los días, o una editorial te proponga escribir un libro porque tienes K’s seguidores.

Exponerse está bien. Es una parte más de nuestro trabajo. ¿Cómo vas a saber si te gusta cómo escribo si no ves alguna prueba?

El problema (para mí) llega cuando confundes querer ser una estrella de rock o de cine, cuando tu trabajo es el de escribir historias para los demás, una profesión honrada, con prestigio pero artesanal, y poco vas a aprender sobre cómo habla la gente, si te pasas el día subido en un escenario esperando los aplausos.

Ficha técnica:

No he podido evitar buscar información sobre la Agencia que está detrás del spot.

Agencia: El Ruso de Rocky   

Dirección Creativa Ejecutiva: Ángel Torres y Lucas Paulino
Director de Arte: Miguel Novillo, Estelle Gehin
Equipo creativo: Alvaro Marugán, Ángela Pacheco, Mario Carrillo, Marta Fernández
Equipo de Cuentas: Estefanía Gimeno, Izaskun Arríen, Ana Tablado, Marta González

Anunciante: ARCOS
Contacto del cliente: Ignacio Cervantes

Productora TV: Grupo Caribe.
Director Fotografía: Manuel del Moral
Fotógrafo: Victor Bensusi
Agencia de medios: La Pequeña Fábrica

Gracias por leerme.

Juana Sánchez G.

5 consejos para responder a comentarios negativos en tus artículos

Hola,

Volvemos a la esencia de este blog, el diario de una redactora freelance y sus peripecias.

A ver, que levante la mano quien no ha tenido que aguantar cara a cara frases de este tipo:

“Estás más gordo/a”

“Te estás quedando calvo”

“¿Es el vestido o estás embarazada?

“En las fotos parecías más alto”

Y así, hasta el infinito y más allá.

¿Qué hacer en estos casos? Pensar que hay gente que se saltó la clase de diplomacia, no sabe lo que significa la empatía y  no son muy educados.

Cuando las críticas llegan hasta uno de tus artículos

Hay que aclarar cuando un comentario está bien argumentado y nos puede servir para mejorar. ¡No somos perfectos! Y las críticas son siempre bien recibidas, pero ojo, hay quien tiene un don para la argumentación con una exquisita delicadeza y hay quien no te dice que te dediques a vender llaveros porque se muerde la lengua.

No sé si es una percepción personal, pero creo que en España no se nos da muy bien eso de argumentar una crítica constructiva.

Se nos da bien enumerar una suerte de defectos que nosotros consideramos horrorosos, y nos importa bien poco si esa persona lo ha hecho bien 100 veces en sus textos, a nosotros nos molesta ése, y vamos a por él, perdón: vamos a dejar un comentario y al terminar, nos aplaudimos.

giphy (2)
Satisfacción tras dejar un comentario

Consejo 1: No es nada personal

Si cada vez que a alguna persona, con tiempo libre, que se haya levantado con mal pie, o sencillamente no le guste o comparta lo que has escrito te va a afectar, vamos mal. Y lo digo con conocimiento de causa.

A mí ya no me afecta nada. Eso no significa que no respete a mis lectores, eso se aprende en primero de redacción, porque sin lectores no somos nada.

Pero, también somos personitas las que tecleamos, y perdemos a un ser querido, otro tal vez esté enfermo y ante un comentario que quizás pasaríamos por alto o leeríamos con calma y le daríamos una respuesta neutral, pequemos y nos salga la vena dramática. No te preocupes. Eres un redactor con corazón.

Consejo 2: Responde siempre

Al fin y al cabo es un lector, alguien que se molesta en leer lo que tú o tus compañeros publicáis. Se merece tu respeto. No estoy muy de acuerdo con eso de que el cliente siempre tiene la razón.

¿Recuerdas el inicio del post de hoy? Pues eso. Pero tú eres hijo, nieto y bisnieto de diplomáticos y con una exquisita educación y tacto, aunque hayas dormido tres horas, hayas pasado dos noches en un hospital y te duelan hasta las pestañas, serás cortés y responderás.

Consejo 3: Los comentarios que no te gustan, no se borran

Aunque vivamos en la era de bloquear, borrar y eliminar a las personas de nuestras redes sociales, creyendo que así de una forma mágica se esfuman de la faz de la Tierra, no es así obviamente.

Borrar el comentario le pondrá más furioso. Y si creía tener razón en una escala del 1 al 10, ahora se sentirá ofendido, malhumorado y si tiene tiempo: tratará de hacerte quedar mal a ti o a tu empresa o medio para el que trabajes.

La vida es corta. Fugaz. Seguro que te has enfrentado a situaciones más duras que a un comentario de  una persona que no está de acuerdo contigo.

¿Qué hago? Lo dejas ahí para que veas que respetas su opinión aunque no la compartas y punto.

Consejo 4: Mantén la autoestima en su sitio

También está mal visto, lo sé. Pero llevo muchos años escribiendo y recuerdo la primera vez que recibí un comentario negativo (todo no iban a ser flores) y resultó ser de alguien que antes trabajaba allí y le sentó muy mal que ocupara su lugar.

No hay mayor satisfacción para alguien que deja un comentario para atacar que sentir que ha hecho daño.

Lo negará, dirá que no es personal, todo lo que desee, pero volvemos a lo de antes, no es éste un lugar donde la argumentación sana brille por su presencia.

Consejo 5: La vida no es justa y cuidado con las personas susceptibles

La expresión “La vida no es justa” es una frase que pone muy nerviosas a algunas personas. Creen que como respuesta a su comentario es una ofensa y no lo es.

Se lo toman como algo personal, cuando no deja de ser una descriptiva forma de decir: “No puedo y no puedes gustarle a todo el mundo”.

El mundo cambia, la gente cambia, todo va muy rápido, pero en esencia seguimos siendo : susceptibles, empáticos, creativos, pasivos, trabajadores, vagos, alegres, tristes, optimistas y pesimistas.

¿Crees que le puedes gustar a todo ese tipo de perfiles? ¡Es imposible! Y nada sano.

De hecho, se aprende más de ese hombre o de esa mujer que no comparte tus ideas, así que aprovecha la ocasión y siempre desde la calma, si te lo puedes permitir, toma aire y relee su reflexión de cuatro hojas, quizás saques algo en claro.

Muchas gracias por leerme

Joana  Sánchez G.

#quieroseredactor VI

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, recuperamos las viejas costumbres y hoy miércoles estoy aquí dándole a la tecla. Tengo que compartir contigo un problema que surge cuando eres una persona dispersa y abres un blog.

En mi caso, soy redactora así que este blog sólo debería hablar de cómo escribir bien, de herramientas para agilizar tu trabajo como redactor, ventajas y desventajas de ser un redactor freelance, diccionarios que pueden ser de utilidad, tarifas, cómo hacerte con un número de clientes importante…

Pero como soy una apasionada de la comunicación en todas sus vertientes y he hecho otras cosas además de escribir (locutar, aprender habilidades comunicativas para hablar bien en público, soy formadora…) resulta que cuando consulto mis estadísticas, me encuentro que uno de los artículos más leídos es Yo te acoso, Jazztel.

No me puedes negar que el título es original

Pero, si mi fin es que agencias de publicidad y medios de comunicación se fijen en mí, ¿cómo lo voy a lograr si leen un artículo dedicado a cómo he sido acosada días, tardes y noches por esa compañía?

 

Si abres un blog procura ser monotemático

 

Llevo desde los ocho años escribiendo y de manera profesional más de diez, pero habré tenido cuatro blogs. Lo dicho, me disperso. Soy una persona creativa que ama diferentes campos, soy como uno de los concursantes de Boom, Los Lobos

Pero si pretendes hacerte un nombre dentro de la redacción de contenidos, déjate de ser original o ‘graciosa’ escribiéndoles un artículo porque a no ser que el responsable de marketing de la compañía crea que tengo algún talento que a él le interese, creo que sólo estoy recibiendo visitas de clientes igual de enfadados que yo en su momento.

 

Procura no abandonar tu blog pero tampoco creas que eres David Ogilvy

 

Desde la humildad y después de mucho trabajo interno, creo que soy una redactora bastante buena, por supuesto no soy la mejor ni me hacen entrevistas en programas que todo el mundo ve, ni soy TT en Twitter por mis ocurrencias.

Pero, seamos sinceros, todos sabemos hacer algo bien, y creo que aunque me queda mucho por aprender ‘esto’ no lo hago muy mal.

Hay más blogs de redactores  que replicantes en Blade Runner

Por esta razón, desde la humildad te cuento mi experiencia: a mí no parece buena idea escribir todos los días y a todas horas en este blog. ¿Para qué? ¿Para aparecer en primer lugar en las búsquedas de Google? Sé lo que es el SEO y las palabras clave, pero también sé que sabes que huele a clon en el universo de internet.

Escribe en tu blog sobre lo que sabes hacer pero no aburras ni agobies

 

Son años los que llevo por este universo y la experiencia no es más que llevar más años que otro observando. Y observo blogs que son una copia de otra copia. Veamos, si yo soy una empresa y busco contenido que se diferencie del resto y venda ¿voy a contratar a un redactor que utiliza las mismas técnicas que el gurú de turno?

¿Un redactor que comparte entrevistas que le ha hecho otro experto, al que ha pagado para que le enseñe cuál es su sistema y que su blog de redactora o de vendedora de cupcakes, triunfe?

 

Amigos redactores, lectores:

Sois únicos y como tal, podéis aprender técnicas de marketing, de SEO, pero vuestra personalidad no puede ser la misma que la de otros bloggers. No está bien cometer el error de escribir un artículo gracioso, como hice yo, pero tampoco perder vuestra esencia con tal de pagar al gurú-sabiondo de turno.

Hasta el miércoles.

 

Joana Sánchez G.

 

#quieroseredactor IV

 

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, al final lo de publicar el martes se va a convertir en tradición pero la culpa en esta ocasión es de mi conexión pésima. De hecho estoy tecleando por encima de mis posibilidades.

Esto me hará ir al grano y no perderme en jardines ni bosques.

 

El día que una desconocida me pidió ‘cuatro letras’ para dárselas a su maltratador

 

Hace casi dos años abrí un canal en Ivoox donde locutaba textos propios, no lo voy a compartir porque no es el momento. Un alter ego ponía voz a historias de corte erótico y me abrí una cuenta en Twitter.

No pensaba ni en quién podría escuchar esos audios ni en nada, lo confieso. La vida no se estaba portando bien conmigo y escribir y locutar por la noche fue una válvula de escape. Y como la magia se da precisamente en circunstancias donde nadie la espera, un día recibí un mensaje extraño, tierno y conmovedor.

Una mujer, dijo que le gustaba mi voz y mi forma de expresarme. Ella necesitaba a una redactora que le escribiera ‘cuatro letras’ porque debía volver a casa de sus padres y en ese lugar, habitaba un familiar que abusó de ella cuando era niña. ¿Le haría yo el favor de escribir esa carta?

 

Antes de escribir, ponte en los zapatos de la otra persona

 

¿Impactados? Imagino que como yo. Por resumir os diré que me contó, siempre a través de Twitter, que no imaginó volver a ver la cara de esa persona pero que a pesar de ser una adulta le temblaba el cuerpo sólo de pensar tenerlo delante y que no sabía muy bien la razón pero confiaba en mí.

Tras darle las gracias, le pedí que me contara lo que ella quisiera y qué deseaba decirle a ese hombre.

Fue clara: ya no te tengo miedo. A partir de ahí yo tenía que escribir un breve discurso que ella le diría en cuanto lo tuviera delante

Sé que parece el guión de una película pero es tan real como que mañana amanecerá, que no es poco. Desgraciadamente, esta víctima de abusos cuando no se denunciaban, no era ni es la protagonista de una ficción.

 

El texto más difícil de escribir en mi carrera, una carta a un maltratador

 

¿Qué le diría yo a un maltratador? ¿Qué impacto tendrían esas palabras en un ser capaz de hacer esas cosas a una cría? La cuestión es que pensé en ella y en lo aliviada que se sentiría al poder afrontar el momento con un puñado de palabras.

“Quien escribe estas líneas es ya una ADULTA, una mujer fuerte como una roca. Jamás olvidaré lo que ocurrió cuando era una niña. No creas que vivo con miedo, rencor o rabia. Para mí eres invisible. Una parte de mi historia que he borrado pero no olvidado. Por respeto a MIS PADRES, sólo te voy a pedir un favor: no pises JAMÁS su casa. Mi casa.

No te temo. No me importas, pero ELLOS sí. Si te veo por una maldita casualidad sonreiré porque la educación me sale por los poros, pero fíjate en mis ojos porque ellos no han olvidado el dolor que causaste. Así que te repito: piensa en el jamás más grande que puedas, en el nunca más enorme. Porque jamás y nunca quiero que pises esa casa.”

Y este texto fue el que salió cuando me puse en su piel.

Esta fue su respuesta: 

“En estos últimos días me ha recorrido tanto miedo por todo el cuerpo, que creo que lo he absorbido, con tu ayuda además he sido capaz de digerirlo y lo que es mejor aún, ahora me siento genial, fuerte y capaz.

Seguro que te hago sonreír, llevo tres copias de la carta, una en la maleta en el mismo sobre donde guardo documentación “importante”, otra en un bolsillo con cremallera dentro de mi bolso de mano, y una tercera en el bolsillo del chaquetón que me pondré dentro de unas horas cuando salga, y que me pondré una vez baje del bus.

No soy exagerada aunque lo parezca, creo que las cosas importantes deben tener más un lugar. Cuanto más los leo, con más valor me siento.”

 

letter-447577_640

 

Cuando escribir se convierte en un oficio maravilloso que alivia un dolor

 

Sé que el feminismo ha hecho mucho por las mujeres, soy una gran admiradora de Clara Campoamor y de todas las mujeres anónimas que han sacado adelante a sus familias, y de todas aquellas que han luchado por mejorar nuestros derechos.

Pero soy alérgica al feminismo que va ligado al postureo, a la camiseta, al mucho ruido y al mensaje vacío. Cualquiera, sin hacer nada, puede coger la bandera del feminismo y ondearla.

Dar pequeños pasos, pasos que vayan de la mano de conseguir pequeños logros es el objetivo de cualquier causa. Y la mía, desde el anonimato fue escribir este texto para ella, la desconocida que me enviaba mensajes contándome su historia porque estaba sola.

 

Hoy tampoco hay consejo para que seas un redactor brillante. Hoy sólo te he abierto mi corazón y te he mostrado que escribir es importante.

Las palabras alivian un sufrimiento, dan alas a las personas que han sufrido y pueden ayudar a sentirte poderoso.

El final de esta historia, me lo guardo.

Dedicado a todas las mujeres que sufrieron maltratos cuando lo normal era callar.

 

Joana Sánchez G.

¿100 consejos para redactar un buen artículo?

¿Qué puedes hacer para escribir un artículo que atraiga a un lector?

¿Qué puedes hacer para que se quede después de leer las dos primeras líneas?

#El CONSEJO Nº 1  ya te lo he dado: captar la atención con el titular. No te he mentido, quizás no tengo 100 consejos pero sí  20 y 99 globos. El titular es la carta de presentación. Debe impactar, ser ingenioso y dejar claro de qué vamos a hablar.

¿Sabías que 99 Luftballons es una canción protesta y una de las canciones alemanas dentro del género pop que ha logrado mayor éxito internacional?


¿Conocías esa información? ¿Pensabas que era una melodía divertida sin más?


#CONSEJO Nº 2: ofrece información clara por muy básico que parezca el tema del que trata tu artículo. Tenemos tendencia a creer que todo el mundo conoce lo mismo que nosotros. Ponte en el lugar del lector y explica de manera sencilla eso tan ‘fácil de entender’.

#CONSEJO Nº 3: ¿Sabes de lo que vas a hablar? Escribir conlleva tiempo, piensa en un novelista y en las horas que ha empleado para documentar su novela. Con un artículo ocurre lo mismo. Lee, aprende de otros, sacia tu curiosidad sobre el tema que has de redactar.

NuevoLogoGoogle1

#CONSEJO Nº 4: emplea frases cortas. Pero no lo tomes por costumbre, no temas emplear frases largas. Un contenido repleto de frases breves da una impresión de pobreza léxica. Recuerda: a Google le gustan los textos extensos.

Crear un artículo de 2000 palabras tendrá más éxito en cuestión de posicionamiento, siempre y cuando lo que compartamos sea útil para el lector.

#CONSEJO Nº 5: atención a la ortografía y a la gramática. ¿Sabías que una falta de ortografía en un blog o en un correo electrónico, puede lograr que tu lector-cliente salga corriendo hasta el infinito y más allá? Aquí te dejo un artículo sobre este asunto. La buena ortografía ayuda a vender.

#CONSEJO Nº 6: ¿Conoces a la persona que te lee? Un redactor se debe a su público. Si escribes para adolescentes emplea su lenguaje, si escribes para amantes de la pesca… ¡Es imposible!

Podemos conocer el mercado y el producto, pero no todos nuestros lectores son iguales.Imagina a ese lector que represente a todos, y escribe para él. Define tu Buyer Persona, un usuario tipo ficticio al que dirigirnos.Cómo definir tu Buyer Persona.  

#CONSEJO Nº 7: enamórate de lo que escribes. Cuando uno habla sobre una afición, lo hace con pasión, con todo lujo de detalles, con energía. Si no sientes ningún tipo de emoción cuando redactas, se percibe. Procura enamorarte de la temática y lograrás que tus palabras resulten auténticas, no escritas por un robot.

#CONSEJO Nº 8: una imagen vale más que mil palabras. ¿Es una contradicción? No. Pero un texto con una imagen atractiva y que aluda a lo que estamos narrando ayuda a reforzar el mensaje.

2816755650_d5eca75a18_z

#CONSEJO Nº 9: organiza tu calendario de contenidos. No hay nada más frustrante que leer un comentario del tipo: “Eso ya lo habías comentado hace un año”. Si quieres volver a escribir sobre un tema, actualiza la información, dale un valor nuevo, pero sobre todo, sé organizado.

#CONSEJO Nº 10: sé original. No es fácil, pero la red es la jungla. Y tú eres único. De una especie diferente al resto. Ofrece a tu lector una nueva forma de presentar un contenido útil pero no exento de sentido de humor.

fcabfaafdbfebdbae-1399244697k4n8g

#CONSEJO Nº 11: ¿Se te ha ocurrido una idea ingeniosa para ese artículo que tenías en mente? Mira la imagen de arriba, sonríe y recuerda que tu trabajo es capturar palabras, no dejes escapar ni una que pueda ser de utilidad por un “ya lo anotaré después” ¡Error!

#CONSEJO Nº 12: un texto debe tener una estructura. Título (con gancho), subtítulo (donde añadiremos la información relevante y atractiva en un par de líneas) introducción (qué problema tienes y cómo solucionarlo) cuerpo del texto (existen diversos modelos, como éste: consejos prácticos) y una conclusión donde reforzar la idea principal.

#CONSEJO Nº 13: encuentra tu idea fuerza. En el argot periodístico sería el titular, pero puede aparecer varias veces en el cuerpo del texto, su objetivo es resumir la noticia, seducir, invitar a seguir leyendo. Y sobre todo, recordar de manera breve y concisa un concepto.

#CONSEJO Nº 14: lee antes de publicar. Repasa cada línea y lee en voz alta, de esta forma es más fácil descubrir si una frase carece de sentido.

#CONSEJO Nº 15: no temas emplear enlaces para ampliar información. A veces, nuestro texto ha de ser conciso que no podemos desarrollar algunas ideas como nos gustaría.

#CONSEJO Nº 16: ¿Adjetivos? Los justos. El adjetivo es la parte variable de la oración que se une al sustantivo o expresión sustantivada para calificarlos o determinarlos. Toc, toc… ¿Sigues ahí? Si quieres facilitar la lectura de tu artículo, no abuses de los adjetivos, sobre todo los que son genéricos y no aluden a la idea fuerza de tu post.

14360113222_be604b14c8_z

#CONSEJO Nº 17: párrafos cortos. A nadie le gusta recibir un correo con un “párrafo” de veinte líneas. Si puedes ayudar a que el lector no huya de un “ladrillo”, por muy interesante que sea, perfecto.

#CONSEJO Nº 18:  respecto a las llamadas a la acción, si estás redactando un texto que acompañe a un concurso o un blog que busque nuevos suscriptores sé diferente. “Pincha aquí y compra” resulta obvio ¿por qué no variar un poco sin dejar de ser claros? Un ejemplo es Franck Scipion y su “Tribu”.

#CONSEJO Nº 19: no emplees palabras de más. Si eres periodista o has trabajado en algún medio de comunicación, ciertos comportamientos a la hora de escribir no sirven en la red, por ejemplo, usar términos como: “Por otro lado”, “Además”, “Por otra parte”… se les llama conectores, alargan un texto y no aportan información relevante.

#CONSEJO Nº 20: respeta el tiempo del que dispone el lector para leer. Convierte tu artículo en una experiencia amena y valiosa.

miki-escribiendo

Escribir no es sencillo. Olvida esos artículos que pretenden desterrar la labor del copywriter o la del redactor que genera contenido. Escribir lleva su tiempo.

Al lector, por mucha prisa que tenga, no le gusta tropezar con un texto farragoso, o tan simple que sólo contenga una línea. Elige el momento adecuado para escribir, teniendo muy presente a nuestro lector.

¿Algún consejo más? Tal vez, entre todos lleguemos a esos 100.

Joana Sánchez González

Buscamos redactores de contenidos. De piscinas y Gabriel García Márquez

Tanto si eres redactor o te llaman copywriter, quédate. Quiero hacerte una pregunta: ¿A ti te gusta escribir? Seguro que tienes los ojos muy abiertos o sonríes moviendo la cabeza: ¡Claro, menuda pregunta!

Esta cuestión no es fruto de mi curiosidad sino de mi propia experiencia. A mí me seduce escribir. Me apasiona. Es mi vida. Pero hay redactores que escriben sin amar su profesión.

En mi caso, escribo todos los días desde que tenía ocho años. Al igual que otros niños pasan muchas horas en la calle jugando al fútbol, a mí me gustaba escribir cuentos. Inventar historias o escribir sobre lo que me pasaba.

pocoyoLa postura de Elsa Pataky ya la hacía yo con siete años, pelo rizado y con tripa 🙂


SI TE GUSTA ESCRIBIR YA VAS UN PASO POR DELANTE DEL RESTO


 

Para todo existen cursos porque todo se puede aprender, pero hay algo que tengo claro, si esta profesión me gusta, es porque formaba parte de mi día a día. ¿Te gusta leer? ¿Te gusta el cine? ¿Te detienes ante un anuncio en mitad de la calle? ¿Haces fotos a textos graciosos?¿Sabes qué es la RAE? 

No te estoy preguntando si eres un experto en SEO, ni siquiera si sabes las fórmulas mágicas para que un texto sea leído con agrado por el lector.

A mí me han enseñado esas técnicas, las he empleado aunque no las veas en este momento.

Yo confieso

Tenía pagado un tema de WordPress maravilloso que me permitía escribir bonito. Redactar para que no huyas pero expiró. Si te quedas, te regalo una canción. Pero no le des al play todavía. Al final.

Gracias


La gente no quiere leer


Es cierto, las imágenes y los vídeos funcionan. Pero pienso que a las personas les gusta leer pero disponen de poco tiempo.

Cuando comienzas un libro, en la primera página decides si te gusta o no. Es nuestra naturaleza.

Como redactores, todos hemos tenido que escribir sobre temas que a priori podían parecer soporíferos. Por ejemplo, una piscina.

4733318452_ff3c5c4e8c_z

Si tú quieres comprar una piscina (suertudo) mirarás en páginas donde las puedas encargar, pero San Google tiene preparados un millón de lugares donde visitar piscinas.

Cansado de navegar, te decantas por una, y no sólo ves imágenes descriptivas de oasis para instalar en tu casa, sino trucos para mantenerla en perfecto estado. Ideas para organizar una fiesta en ese entorno…

A ti te gusta nadar, no te atrae el correr ni quieres una bicicleta estática. Buscas información relacionada con Nemo, no con Usain Bolt

Nemo

¿Es lo mismo ver una fotografía que se parece a cien, o es preferible que te cuenten una breve historia con consejos útiles para que tu maravillosa piscina te dure más?


CUÉNTAME UNA HISTORIA


 

Gabriel García Márquez no sólo escribió Cien años de soledad sino que imaginó Macondo. Un pueblo mágico. De niño, el escritor aprendió mientras iba al cine, al circo y nunca se cansó de preguntar, de todo y sobre todo. Su curiosidad jamás estuvo saciada. Le gustaba oír historias y aprendió muy pronto a contarlas.

Le gustaban las historias de amor, oírlas de boca de las mujeres. Estuvo casado con una y aconsejaba el matrimonio a sus compañeras de la revista “Cambio”, ahí lo dejo.

¿Qué tiene que ver García Márquez con escribir sobre una piscina?

¡Todo!

6666060963_b75d7d0404_z

De pequeña yo no leía cuentos o libros sobre piscinas, pero sí estaba atenta a mi entorno, a lo que decían los demás. Si quieres escribir sobre: tomates, aceite, zapatos, dulces, teléfonos móviles…, ESCUCHA.

Nunca sabes qué conversación o qué libro te ayudará a sazonar ese producto con unas gotas de creatividad, que lo hagan diferente al resto. ¿Acaso Cien años de soledad es una novela romántica? Dejando a un lado que el maestro era un genio, al menos nos puede servir de inspiración a los que no contamos con su talento.


HUMOR + HUMOR  Y UN POQUITO DE HUMILDAD


Te invito a escuchar y “leer” este discurso de un Gabriel García Márquez divertido, sencillo y algo nervioso, lo que le le da un aire tierno.

  • ¿Te has reído?
  • ¿Has aprendido algo nuevo?
  • ¿Te sientes identificado?
  • ¿Ya lo conocías?

La cuestión es que enfrentarse a una hoja en blanco, no importa si es para escribir sobre algo en lo que crees o no, tiene que ver con tu actitud. Con el oficio. Con ver lo que tienes delante sea una piscina o un teléfono con otros ojos.

 


¿El humor? ¡Sin humor, no hay quien resista escribir!


Tal vez, ni hoy ni mañana vayas a escribir una novela que venda miles de ejemplares, pero cada texto al que te enfrentes, o mejor dicho, al que ni siquiera existe, tiene que brotar de algo que se llama pasión.

Y la pasión puede ser eficaz mezclada con el SEO, las palabras clave y los párrafos correctos, pero sin lo primero tus copys, tu contenido para ese blog… fallará.

Apelar a las emociones es necesario para llegar al lector pero si encuentras las tuyas mientras escribes será un éxito garantizado.

Ahora puedes dar al play si gustas.

 

 

Joana Sánchez González