Los escritores invisibles: los redactores

Soy redactora y escritora en mi tiempo libre. Pero hoy quiero hablarte de mi trabajo, el de escribir para otros.

A veces, parecemos personas con poderes, como Superman o Wonder Woman, pero lo único que hacemos es pensar y ponernos en los zapatos de nuestros clientes.

Cuando un cliente necesita un artículo, un texto, un post para una red social, un vídeo, una imagen (sí, los redactores también hacemos tareas relacionadas con el diseño) ahí estamos nosotros.

Un redactor ha de tener cajones en su cerebro

Uno de tus clientes te necesita porque ha abierto una tienda de maquillaje en Internet. Hay productos pero no hay VIDA.

Son objetos inertes, y para que cual Pinocho empiecen a hablar, ahí entro yo: con artículos que los coloquen como protagonistas de historias. O manteniendo conversaciones en las redes sociales con los seguidores y clientes.

Sin palabras, el talento y los servicios se perderían como lágrimas bajo la lluvia

Escribo para ti como si lo hiciera para mí

Otro cliente se dedica a ofrecer servicios destinados a personas. Servicios que están relacionados con los más vulnerables de nuestra sociedad. Entonces, la redactora ha de abrir otro cajón y cerrar el del maquillaje.

Es el momento de pensar en ese colectivo. En buscar, leer, documentarme y llegar a emocionarme mientras escribo.

Tal vez mi nombre no lo leas ni me veas en ninguna fotografía, pero tras esos textos, esas palabras que te han conmovido estoy yo. La redactora invisible.

Un trabajo digno a veces, mal pagado

  • Imagina una página web llena de imágenes y ni una sola palabra.
  • Imagina una conferencia y todos permanecen en silencio.
  • Imagina tu empresa con un logo potente y atractivo, muda.
  • Imagina que a partir de hoy tuvieras que encargarte de redactar artículos, post para tus redes sociales o crear una imagen con una frase que enamore a tus seguidores y clientes.

Sin la escritura, sin los textos, las descripciones, las emociones y los datos no llegarían a esa persona que tanto te interesa, y el vehículo que has empleado para llegar a ÉL, soy yo.

Hoy quiero dedicar un fuerte aplauso a todos los redactores que en su día estudiaron en la universidad, han seguido formándose con los años.

¿Mi caso? Paso por el mejor momento que he vivido como redactora y publicista.

Por ello, doy gracias a cada una de las personas que confían en mí para que sus empresas y proyectos tengan VOZ.

Juana Sánchez G.
Gracias por leerme.

Las ventajas de una buena comunicación entre el redactor y el cliente

Vamos al grano, hoy nuestro protagonista es el cliente y no el redactor. Pero, ante todo, la buena comunicación que debe surgir entre ambos.

Consejos que te ahorrarán tiempo y costes

  • ¿Tienes clara tu idea o tu proyecto? El redactor se encargará de que los textos o el proyecto que tienes en mente, se convierta en palabras que llamen la atención de tus futuros clientes. Pero, ojo, es redactor, no adivino. Imagina que vas a una panadería y cierran porque tú aún no te has decidido por el pastel que deseas comprar.

Tu idea o proyecto es ese pastel que te encanta y sabes describir en una frase lo que significa para ti

  • Trata de escribir un plan para tu blog que explique todo que quieres tener y todo lo que el redactor necesita saber. Dile si quieres que consulte fuentes específicas, prepara una lista de temas y guíalo en la dirección que te has planteado tomar.
  • Dale alas al redactor si tienes dudas. Tal vez, tengas en mente un nombre ideal para tu negocio o para un titular. Pero, una vez que lo compartes y alguien ajeno a ti lo dice en voz alta, suena extraño, poco comercial o surrealista.

Dejarse aconsejar es también un ahorro de tiempo. Piensa que el redactor tiene experiencia en redactar textos y que un buen titular es la antesala de una lectura.

  • Ten claro lo que NO QUIERES que aparezca en tu blog o página web. Imaginemos que tu empresa está enfocada a la belleza. Pero tus productos son ecológicos. Dejar claro al redactor que no quieres un artículo o información relacionada con cosméticos o personas que no consumen este tipo de productos, es importante.
  • ¿De veras ese cambio es producto de una necesidad o de un capricho? Ahora me pongo seria. El redactor te ha enviado un borrador. Te gusta. Pero, resulta que como te ha invitado a que modifiques o corrijas, coges el rotulador rojo y empiezas a tachar y cambiar sin saber muy bien el motivo. Piensa que tiene más clientes y aunque te respeta, dispone de 24 horas al día como tú.

A más cambios, mayor será el precio a pagar. Si cambias un párrafo o eliminas todo un texto, piensa si lo haces por el bien de tu negocio o porque sí

  • Escribe, llama y habla todas las veces que sea necesario con el redactor. Hablar no perjudica a nadie. Al revés. Hablando se entiende la gente. Y si no es así, pues habrá que dialogar más. Pregunta al redactor si le ha quedado clara tu idea. Si tiene la suficiente información como para pensar que forma parte de la empresa y ha interiorizado bien vuestros valores.

Eso sí, no llames a las 23 h o un domingo por la tarde, a no ser que el mundo se esté acabando, hay que respetar los horarios del trabajador

  • Apostar por un redactor profesional, con una trayectoria de años, es una garantía. Existen múltiples plataformas que te regalan los textos, pero piensa que no se van a implicar ni la mitad de lo que lo hará un redactor profesional e independiente.

Espero que estas ideas, te sirvan y a la hora de encargar tu proyecto te resulte más sencillo y ahorres tiempo y dinero.

Gracias por leerme,

Juana Sánchez G.

Las nuevas tecnologías y los mayores de 50, se llevan muy bien

15317884_1263343663703968_7257623305171709440_n
Rosa Ferro

 

Siempre defiendo que el buen redactor o periodista ha de hablar de la noticia, del protagonista y no de su persona. Pero en esta ocasión haré las dos cosas. 😉

Estos días el blog está recibiendo muchas visitas gracias al artículo La revolución del maquillaje y las palabras.  ¿Qué lo hace tan especial? Que hablo de una youtuber de más de 50 que se lleva muy bien con las nuevas tecnologías, Rosa Ferro.

Mi trabajo consiste en escribir para otros, demostrar que juntar palabras puede ser más sencillo de lo que creen. Animar a empezar un blog donde hablar de una marca o de ti.

¿Qué perfil tiene ese cliente?

Desde una persona que ha decidido estar presente en Internet porque quiere dar a conocer sus ideas o ha convertido su afición en un negocio pasando por un profesional que quiere crear o potenciar su marca personal.

Antes de seguir hablando de las nuevas tecnologías y los mayores de 50 🙂 voy a dejar este vídeo de Rosa Ferro donde me da las gracias, y una vez más hago lo propio: gracias a ti. Rosa es el ejemplo perfecto de que soplar las velas de nuestra tarta de cumpleaños no significa que nos anclemos en el pasado.

¡Al revés, la curiosidad no tiene edad! 

 

¿Qué os parece? ¿Se necesita tener 20 años para ser una youtuber? ¿A partir de los 40 desaparecemos como los meeseeks? No y mil veces no.

descarga
Señor Meeseeks

Te respondo por aquí. Y a cualquier persona que haya cumplido 50 años y piense en adentrarse en el maravilloso mundo de las redes sociales

Me formé en habilidades comunicativas junto a Manuel Campo Vidal durante un año, pero con anterioridad también hice un curso con un profesor encantador que era psicólogo donde debíamos hablar frente a los compañeros y grabarnos todos los días. En esa clase había personas desde los 28 hasta los 47 años.

Si lanzo esas frases sobre tu forma de hablar, de mirar o esas entradillas tan divertidas, no es porque me gustes (ME GUSTAS MUCHO) además, es fruto de mis experiencias laborales y de aprendizaje. Mis piropos son objetivos.

 

Para observar al otro cómo habla, cómo se mueve o cómo escribe, antes una debe pasar por esa experiencia

 

Tuve mi canal en YouTube hace diez años pero lo eliminé por la misma razón que esgrime Rosa: la perfección.

2/09/2019 (Actualización, lo he vuelto a abrir pero como escritora, si os apetece… JuanaSánchezGonzález, yo me dedico a escribir así que hablo de mis libros y de microrrelatos)

En mi caso, me pasé de perfeccionista, así que ver a Rosa con su constancia durante estos años, aprendiendo a sacar partido a la cámara, con dedicación y humor, e imagino que con algún enfado que no hemos visto 🙂 sólo me demuestra que para comunicar hay dos vías:

APRENDER  o  NACER CON ELLO, obvio que Rosa nació con ello.

Como el movimiento se demuestra andando, más que fijarme en la edad de Rosa a mí siempre me ha llamado la atención sus dotes de comunicadora. Por experiencia, sé lo que implica ser consciente de que te están grabando y hablar mirando a los ojos a otras personas.

Pero en su caso, ocurre como en un programa que tengo en Ivoox, no ves a nadie. Estás tú sola en una habitación en casa, pensando: Estoy hablando sola, ¿me habré vuelto loca? Os invito a leer este artículo que escribí ayer porque considero que es didáctico y divertido.

Que no se me olvide, Vogue ha incluido a Rosa en un artículo al que os animo a leer porque, ojo al dato, la única española es nuestra protagonista y a mi juicio creo que se lo ha ganado:

Ni adolescentes ni millennials: la nueva generación de Youtubers de belleza tiene más de 50 años

 

La redactora, curiosamente destacó una frase que en su momento, también me hizo mucha gracia: “si intentamos tener con 50 años el mismo párpado que cuando teníamos 20, no necesitamos maquillaje, necesitamos un psicólogo”. Bravas las dos, una por decirla y la otra por plasmarla en el artículo.

 

Las redes sociales son aptas para mayores de 50 ¡Claro!

 

¿Me dejas que haga un pequeño análisis de tus vídeos? Qué mala soy, porque no me puedes responder.
Sé que te podría hacer una entrevista, pero como dice Michael Ende: esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.
Mirad estas dos imágenes y luego os hago una pregunta.

 

 

ANTES

10378953_719956954709311_4354855571500217488_n

 

AHORA

RosaFerroMakeUpMasde40

 

¿Si vierais estas fotografías en la portada de un libro, con cuál os quedaríais? ¡El de ahora, el que tiene la imagen de ahora! Os oigo, os oigo.

Se trata de la misma persona, probablemente con la misma pasión por contar y compartir sus conocimientos, pero la única diferencia entre ambas es la confianza.

Porque abrirse paso en un lugar que se han empeñado en etiquetar como un espacio para los millennials, tiene mucho mérito.

En eso nos parecemos y por eso me conquistaste. Hice el acceso para la universidad con 28 años. ¡Una anciana entre chavales que tenían 9, 10 años menos que yo!

Los buenos comunicadores son los que se adaptan al contexto, y a la vez  son conscientes de que viven en 2018 y lo que ello implica en la manera de llegar al lector, seguidor, etc.

 

Mirad estos dos vídeos

 

 

¡El cambio es alucinante!

VOZ: Su tono en el primer vídeo es bajo, cuando hablamos en voz baja o bien el micro no funciona, o bien reflejamos timidez, inseguridad y nerviosismo. Después de 6 años, esa inseguridad se esfumó.

ENTUSIASMO: En el primer vídeo no está, ¿a que se nos hace raro a las que seguimos a Rosa? Sobre todo, si echamos un vistazo al segundo. El entusiasmo tanto en la voz, el rostro, los gestos y la puesta en escena sale a borbotones.

NATURALIDAD: En el primero no la hay. No es ella. No está cómoda y por eso nos llega un mensaje que bien podríamos olvidar al día siguiente, aunque se exprese a la perfección. Pero la voz hay que proyectarla: junto al entusiasmo y la naturalidad se percibe cuando la persona está en su salsa. Y ahora, lo está 😉

CARISMA: En el primer vídeo está escondido pero listo para que nos encandile, unos vídeos más adelante, cuando logra sentir que no habla a una cámara sino a un grupo de personas que forman parte de una plaza virtual que ella ha decorado con tanto gusto, que las suscriptoras se siente muy bien.

 

Polifacética y divertida

 

 

 

 

 

 

Y para finalizar, un vídeo sobre maquillaje de lo más atractivo, cómo crear un look diario rejuvenecedor. Si veis el número de visitas y de likes es para desmayarse de la emoción, no me extraña que diga que está “atacada” 🙂 es para estarlo y también para disfrutar.

Lograr que la visibilidad de personas de más de 45 años tiene mucho mérito cuando la noticia del día es el paro precisamente en esa franja de edad, a partir de los 45.

 

Si necesitas o si quieres comenzar un blog y te apetece hacerme alguna pregunta: escríbeme. Si deseas contar una historia, no la guardes en un cajón, compártela.

Al final, el entusiasmo de esta youtuber/amiga, si me lo permite, me hará desempolvar mi canal de YouTube pero tranquilas, no os hablaré de maquillaje porque soy una negada pero sí de escribir, de comunicar y de qué forma podemos con nuestro trabajo o afición hacer felices a los demás.

 

Muchas gracias Rosa, muchas gracias a todas las personas que habéis comentado de manera positiva sobre el artículo en el que había un pequeño fragmento dedicado a esta gran mujer que como muchas otras, están robando audiencia a la televisión por ofrecer contenido amable, jovial, profesional y con naturalidad.

Se merecía un artículo extenso y con más datos para argumentar porqué considero que es una excelente comunicadora.

A las redactoras también nos gusta que nos digan cosas bonitas.

Si te ha gustado, comparte ❤

 

Lugares donde podéis seguir a Rosa:

Instagram: @makeupmasde40

YouTube:  MakeUpMasde40   

54.000 suscriptores y subiendo, habrá que agrandar la Plaza Mayor.

79.435 suscriptores a 2/Septiembre/2019 😉 

 

 

Joana Sánchez González

El trabajo de redactor de contenido está mal visto y mal pagado

still-life-851328_640

Empiezo fuerte. Hace mucho tiempo que no había artículo para ti y resulta que aparezco buscando guerra. Ya sabes que no. Aquí sólo se habla de redacción con sentido de humor, pero una de las realidades a las que se enfrenta un redactor freelance es que el día de cobro se asemeje al día de la lotería de Navidad.

Algunos clientes son capaces de pagar tarde y eso no es culpa de ellos, en realidad es culpa nuestra

La creencia errónea de que todo el mundo puede ser redactor y escribir es una realidad. Y también una mentira, como el tema tan manido del commnunity manager , trabajo que puede ejercer cualquier miembro de la familia, aunque no tenga  idea de cómo manejar una comunidad de seguidores.

Escribir es algo serio. Te hago una propuesta, ponte frente a tu ordenador o coge una libreta y escribe 400 palabras contándome qué opinión tienes de las personas que cuentan a través de las redes sociales, su vida.

Tiene que ser un escrito ameno, fácil de leer y eficaz, es decir que le guste a todos los que lo lean.  ¡Ánimo! 🙂

Si le pagas al electricista y al fontanero, paga el redactor

A nadie se nos pasa por la cabeza cuando un fontanero termina su faena en nuestro hogar decirle: “ya si eso le pagamos otro día, o bien le llamamos”. ¿A que parece una locura?

Un redactor puede escribir contenido para diferentes blogs, a la vez puede corregir libros y recibir encargos de diversas características. Cuando eso sucede, lo primero que debiera ocurrir es esto:

-Hola Joana. He pensado en encargarte dos artículos, uno de ellos es de temática muy técnica así que te vas a tener que documentar bien, el otro es más sencillo pero quiero unas 600 palabras con SEO incluido y mucho gancho para atraer lectores. ¿Me lo mandas en cuanto lo tengas?

-Hola, Miguel. Me parece bien la propuesta pero ¿podrías enviarme toda la documentación a mi correo? Ah, cobro por adelantado un tanto por ciento, ¿qué te parece?

En la vida real, una persona que escribe es una persona que paga facturas (aunque parezca mentira)

-Tú, redactor. ¿Cómo se te ocurre querer cobrar por adelantado? ¡Todo el mundo sabe escribir!

*Ya, ya… pero si todo el mundo sabe escribir, ¿por qué me buscas para corregir libros o redactar artículos?

-Bueno, una segunda opinión no viene mal, pero además tú escribes en un ratito lo que te encargan, que lo sé yo.

*No, para escribir, para escribir BIEN se necesita:

  • Documentación.
  • Tiempo.
  • Dejar aparcados otros proyectos.
  • Repasar y repasar.

El redactor, ese ser incomprendido

Un redactor, como ves no está bien considerado hasta que pone las cartas sobre la mesa. Es decir, cuando se hace respetar. Y con ello, ayuda a que el gremio también adquiera un halo de profesionalidad.

Hace unos días escribí sobre las aparadoras de la Vega Baja. Llevan 40 años trabajando por 2 euros en algunos casos, la hora. ¿Hay derecho? No, por eso han decidido dejar de ser invisibles. En nuestro sector también hay redactores estrella y otros muchos (la mayoría) que damos el callo para que mucho trabajo salga adelante.

Escribir requiere tiempo, como ya he comentado y una preparación del encargo. Y eso es sinónimo de dinero. El mismo que exige el electricista y el fontanero.

Juntar palabras es  difícil y lleva más tiempo de lo que algunos clientes creen 

Por fortuna, todos no somos iguales, y cuando tropiezas con un cliente/jefe que siente admiración y respeto por el oficio de escribir, surge la chispa entre esas dos personas y la reconciliación con este trabajo tan hermoso. Y es en ese momento cuando das gracias por dedicarte a ayudar a los demás a exponer sus ideas en forma de palabras. 😉

Si quieres que te respeten como redactor profesional, exige que se te pague por adelantado. Tal vez te lleves alguna negativa, pero peor será tener que ir detrás durante meses o años de un cliente.

Te dejo con este temazo de Otis Redding que la gran Aretha Franklin convirtió en un himno feminista, en realidad ambos buscaban los mismo con esta canción: RESPETO.

Respect. Aretha Franklin

Joana Sánchez