J’acusse…! Carta a los clientes de la redactora peculiar

J’acusse…!

CARTA A LOS CLIENTES DE ESTA

REDACTORA

Estimado cliente,

Permítame que me dirija a usted de un modo general, ya que no puedo dejar fuera de esta misiva algún nombre y después ser acusada de trato de favor.

Los hechos que me llevan a redactar estas letras se remontan a quince años atrás cuando comencé este trabajo tan lleno de espinas como  de alegrías.

Usted es el culpable de que a finales de 2019, siga enarbolando la bandera del redactor como un oficio digno y necesario en esta sociedad donde se insiste en que hombres y mujeres no leen.

Yo acuso a todas esa bocas que pronuncian semejante atrocidad: ¡Se lee! ¡Se escribe!

Por esa razón, mi estimado cliente, le doy las gracias por confiar en mí.

En esta redactora que escribe textos para su página web, busca frases ingeniosas para sus artículos e investiga hasta el infinito para encontrar esa palabra que desea, como si fuera una arqueóloga en busca del tesoro aún por descubrir.

Sin palabras, las calles no tendrían nombre. Las canciones carecerían de letras. Los ‘te quiero’ se esfumarían y sólo nos quedarían las pantallas vacías, quizás llenas de imágenes sin sentido.

Yo acuso, a quienes escriben sin haber leído.

Yo acuso, a quienes se hacen llamar redactores y no aman la palabra.

Yo acuso, a quien promete un buen posicionamiento pero un texto sin alma.

Yo acuso, a quien iguala  escribir a tener un trabajo de mentira.

Usted, cliente que respeta mi oficio y desea que el suyo brille gracias a un texto escrito con delicadeza y a la vez, con la misma garra que un tigre ataca a su presa, merece toda mi gratitud.

Gratitud que otros no ven y reflejan de diversas formas: no pagando por los servicios prestados, como si este trabajo fuera menos valioso que el suyo.

Gratitud por no pensar que me está dando una limosna, sino pagando por un servicio como lo hace cuando compra sus viandas frente al ordenador o en el supermercado.

Como despedida, le deseo que en 2020 sigamos juntos, para que las palabras se oigan más fuerte sea cual sea el soporte, porque esta sociedad las necesita.

Atentamente,

Juana Sánchez G.

Necesito un redactor o necesitas un REDACTOR

Si ponemos en Google: Necesito un redactor, aparecen cientos de lugares.

Hola cliente. Soy una redactora que va por libre, eso no significa que escriba en un prado verde, mientras saboreo un té.

Mi trabajo es duro, serio y le pongo mucho interés, como la mayoría de los redactores freelances.

Si nos hacemos llamar así no es por parecer más sofisticados, es lo que hay, ya sabes: la jerga.

Pero la realidad se llama Joana o Juana y escribo artículos en una habitación-despacho pintada de color azul. Me gusta mi trabajo y  mimar a mis clientes.

¿Necesitas un redactor o necesitas un redactor de calidad?

Si has llegado hasta este artículo igual has visto mis tarifas. Igual también te has pasado por trabajos anteriores. Quizás te empiezo a generar confianza. Me alegro.

Eso es lo positivo de contar con alguien con quien puedes hablar de tú a tú. Primero te abro la puerta de mi casa, echas un vistazo, te pones cómodo y miras cada rincón, sin problema.

Después, nos sentamos y me cuentas qué título tiene tu historia: tu empresa, tu proyecto, tu blog o incluso ese breve texto que deseas escribir y no te sale.

art-close-up-creative-1927504

Aquí no encontrarás una casa recargada, llena de adornos y florituras. Mi estilo es minimalista: no quiero distracciones, quizás un pequeño minion sobre mi router, pero lo demás invita a escribir, a pensar para dar lo mejor.

Piensa en mí, cuando busques un redactor, te irá bien

¿Demasiado confianza?

Igual no es tan buena, puedes llegar a pensar pero lo soy. He tardado años en poder decir este tipo de cosas.

Si depositas tu confianza en mí, voy a trabajar duro en tu proyecto.

La razón es sencilla, soy REDACTORA y no, no estoy gritando en el lenguaje de las mayúsculas, es para que quede claro que igual que yo no sería capaz de ofrecer mis servicios como electricista (me encanta poner ese símil) no me gusta que quien no sabe darte lo que necesitas, se haga llamar redactor.

Supongo que como tú, considero que el tiempo es oro y que el dinero cuesta mucho ganarlo, como para regalarlo.

Si buscas textos útiles, atractivos y generar una comunidad, cuenta conmigo.

Si buscas preguntar por cualquier detalle que todo el mundo da por hecho que debes saber pero que tú desconoces, cuenta conmigo.

Gracias por leerme y vamos a escribir.

No tengamos miedo a soñar.

Juana Sánchez G.

¿100 consejos para redactar un buen artículo?

¿Qué puedes hacer para escribir un artículo que atraiga a un lector?

¿Qué puedes hacer para que se quede después de leer las dos primeras líneas?

#El CONSEJO Nº 1  ya te lo he dado: captar la atención con el titular. No te he mentido, quizás no tengo 100 consejos pero sí  20 y 99 globos. El titular es la carta de presentación. Debe impactar, ser ingenioso y dejar claro de qué vamos a hablar.

¿Sabías que 99 Luftballons es una canción protesta y una de las canciones alemanas dentro del género pop que ha logrado mayor éxito internacional?


¿Conocías esa información? ¿Pensabas que era una melodía divertida sin más?


#CONSEJO Nº 2: ofrece información clara por muy básico que parezca el tema del que trata tu artículo. Tenemos tendencia a creer que todo el mundo conoce lo mismo que nosotros. Ponte en el lugar del lector y explica de manera sencilla eso tan ‘fácil de entender’.

#CONSEJO Nº 3: ¿Sabes de lo que vas a hablar? Escribir conlleva tiempo, piensa en un novelista y en las horas que ha empleado para documentar su novela. Con un artículo ocurre lo mismo. Lee, aprende de otros, sacia tu curiosidad sobre el tema que has de redactar.

NuevoLogoGoogle1

#CONSEJO Nº 4: emplea frases cortas. Pero no lo tomes por costumbre, no temas emplear frases largas. Un contenido repleto de frases breves da una impresión de pobreza léxica. Recuerda: a Google le gustan los textos extensos.

Crear un artículo de 2000 palabras tendrá más éxito en cuestión de posicionamiento, siempre y cuando lo que compartamos sea útil para el lector.

#CONSEJO Nº 5: atención a la ortografía y a la gramática. ¿Sabías que una falta de ortografía en un blog o en un correo electrónico, puede lograr que tu lector-cliente salga corriendo hasta el infinito y más allá? Aquí te dejo un artículo sobre este asunto. La buena ortografía ayuda a vender.

#CONSEJO Nº 6: ¿Conoces a la persona que te lee? Un redactor se debe a su público. Si escribes para adolescentes emplea su lenguaje, si escribes para amantes de la pesca… ¡Es imposible!

Podemos conocer el mercado y el producto, pero no todos nuestros lectores son iguales.Imagina a ese lector que represente a todos, y escribe para él. Define tu Buyer Persona, un usuario tipo ficticio al que dirigirnos.Cómo definir tu Buyer Persona.  

#CONSEJO Nº 7: enamórate de lo que escribes. Cuando uno habla sobre una afición, lo hace con pasión, con todo lujo de detalles, con energía. Si no sientes ningún tipo de emoción cuando redactas, se percibe. Procura enamorarte de la temática y lograrás que tus palabras resulten auténticas, no escritas por un robot.

#CONSEJO Nº 8: una imagen vale más que mil palabras. ¿Es una contradicción? No. Pero un texto con una imagen atractiva y que aluda a lo que estamos narrando ayuda a reforzar el mensaje.

2816755650_d5eca75a18_z

#CONSEJO Nº 9: organiza tu calendario de contenidos. No hay nada más frustrante que leer un comentario del tipo: “Eso ya lo habías comentado hace un año”. Si quieres volver a escribir sobre un tema, actualiza la información, dale un valor nuevo, pero sobre todo, sé organizado.

#CONSEJO Nº 10: sé original. No es fácil, pero la red es la jungla. Y tú eres único. De una especie diferente al resto. Ofrece a tu lector una nueva forma de presentar un contenido útil pero no exento de sentido de humor.

fcabfaafdbfebdbae-1399244697k4n8g

#CONSEJO Nº 11: ¿Se te ha ocurrido una idea ingeniosa para ese artículo que tenías en mente? Mira la imagen de arriba, sonríe y recuerda que tu trabajo es capturar palabras, no dejes escapar ni una que pueda ser de utilidad por un “ya lo anotaré después” ¡Error!

#CONSEJO Nº 12: un texto debe tener una estructura. Título (con gancho), subtítulo (donde añadiremos la información relevante y atractiva en un par de líneas) introducción (qué problema tienes y cómo solucionarlo) cuerpo del texto (existen diversos modelos, como éste: consejos prácticos) y una conclusión donde reforzar la idea principal.

#CONSEJO Nº 13: encuentra tu idea fuerza. En el argot periodístico sería el titular, pero puede aparecer varias veces en el cuerpo del texto, su objetivo es resumir la noticia, seducir, invitar a seguir leyendo. Y sobre todo, recordar de manera breve y concisa un concepto.

#CONSEJO Nº 14: lee antes de publicar. Repasa cada línea y lee en voz alta, de esta forma es más fácil descubrir si una frase carece de sentido.

#CONSEJO Nº 15: no temas emplear enlaces para ampliar información. A veces, nuestro texto ha de ser conciso que no podemos desarrollar algunas ideas como nos gustaría.

#CONSEJO Nº 16: ¿Adjetivos? Los justos. El adjetivo es la parte variable de la oración que se une al sustantivo o expresión sustantivada para calificarlos o determinarlos. Toc, toc… ¿Sigues ahí? Si quieres facilitar la lectura de tu artículo, no abuses de los adjetivos, sobre todo los que son genéricos y no aluden a la idea fuerza de tu post.

14360113222_be604b14c8_z

#CONSEJO Nº 17: párrafos cortos. A nadie le gusta recibir un correo con un “párrafo” de veinte líneas. Si puedes ayudar a que el lector no huya de un “ladrillo”, por muy interesante que sea, perfecto.

#CONSEJO Nº 18:  respecto a las llamadas a la acción, si estás redactando un texto que acompañe a un concurso o un blog que busque nuevos suscriptores sé diferente. “Pincha aquí y compra” resulta obvio ¿por qué no variar un poco sin dejar de ser claros? Un ejemplo es Franck Scipion y su “Tribu”.

#CONSEJO Nº 19: no emplees palabras de más. Si eres periodista o has trabajado en algún medio de comunicación, ciertos comportamientos a la hora de escribir no sirven en la red, por ejemplo, usar términos como: “Por otro lado”, “Además”, “Por otra parte”… se les llama conectores, alargan un texto y no aportan información relevante.

#CONSEJO Nº 20: respeta el tiempo del que dispone el lector para leer. Convierte tu artículo en una experiencia amena y valiosa.

miki-escribiendo

Escribir no es sencillo. Olvida esos artículos que pretenden desterrar la labor del copywriter o la del redactor que genera contenido. Escribir lleva su tiempo.

Al lector, por mucha prisa que tenga, no le gusta tropezar con un texto farragoso, o tan simple que sólo contenga una línea. Elige el momento adecuado para escribir, teniendo muy presente a nuestro lector.

¿Algún consejo más? Tal vez, entre todos lleguemos a esos 100.

Joana Sánchez González

El SEO, ese señor tan importante en el marketing de contenidos

SEO, SEO, SEO, SEO

¿Cuántos artículos sobre SEO hay en Internet? Vamos a probar.

SEO SEO SEO SEO

¡¡346.000.000 resultados!! No sé tú, pero yo me acabo de marear. Al final, va a resultar que el SEO o el posicionamiento de tu blog o página web en los buscadores, es importante.

Bromas aparte, sí, aunque no te lo creas, lo anterior era una broma.


¿Por qué hemos de emplear el SEO con sentido común en nuestro contenido?

Vamos a empezar


Un texto que no ofrece una respuesta de interés, a una pregunta que se plantea un lector, no importa que esté situada en el número uno de los SEO PRINCIPALES.

Google es el mejor buscador. El rey de los buscadores, pero ojo con no dar lo que él humildemente pide: contenido de calidad.

Si tú buscas “información sobre cómo elaborar un texto que venda”, nada le hará enfadar más que tropezar con un artículo con ese título pero que hable de Pau Gasol, aunque el jugador nos fascine por su juego.

13813839955_133c1db5ab_z


¿Y CÓMO ESCRIBO UN BUEN TEXTO SEO QUE GUSTE A GOOGLE

Y NO PAREZCA LAS INSTRUCCIONES DE UNA BATIDORA?


1) TÍTULO

Piensa en un título que te guste, que le guste a tu primo, a tu vecino, al edificio entero y si es posible, a cada habitante de  la ciudad. Pero sobre todo, que responda a una pregunta.4 claves para marketing contenidos joana sanchezSi haces clic podrás leer el contenido de este artículo

  1. El título no ha de ser extenso. Entre 40 y 55 caracteres
  2. La descripción debe ser breve
  3. Recuerda, la palabra clave ha de ir incluida en el título

2) Crea un texto SEO que enamore con la cabeza

5185009959_68914dc559_z

Las palabras clave o keywords son importantes. Si tengo una página web donde vendo turrón, ¿debo poner “turrón” en cada párrafo? No y mil veces no.

El uso excesivo de las palabras clave además de ser una práctica negativa, puede hacer que un texto pierda su sentido y aburra al lector. STOP al keyword stuffing.

Para entender qué palabras son las correctas y las que buscan los usuarios de Internet, te voy a dejar con este magnífico artículo de 40defiebre.com

Guía práctica para la búsqueda de keywords

De lo que se trata es de encontrar esas palabras mágicas, pero a la vez, de dotar de interés al texto. De crear un contenido que atrape al lector. Y para ello, utilizar las herramientas que recomiendan en el artículo será primordial.

Y como me siento generosa y sé que el SEO es un tema que es amado y odiado por partes iguales, te voy a recomendar un ebook titulado “Cómo hacer que Google se enamore de tu web” de la mano de Social MOOD, lo encontrarás al final del artículo y resulta de lo más práctico.

SOCIAL MOOD SEO

3) CREATIVIDAD, POR FAVOR

Estoy redactando este artículo a la vez que pienso: ¿Cuántos post hay sobre SEO? ¿Cuántas personas con conocimiento de SEO superior a mí y con creatividad decidieron escribir sobre este tema? Me vuelvo a marear, perdonad.


Por este motivo, no olvides que escribimos para personas, no para Google, aunque él nos merezca un respeto máximo, por algo lo llamamos San Google ¿no?


Busca un título que se diferencie del resto: “Todo lo que quiso saber sobre SEO y nunca se atrevió a preguntar” (Es cierto, me gusta Woody Allen) pero los títulos largos no son un problema, tranquilos.

En las redes sociales, los títulos de estas características funcionan sin ningún problema.

Te voy a hacer otro regalo. La ponencia de Javier Gosende, en la universidad en la que me licencié (suspiro)

Os interesa escuchar a este experto en SEO porque sabe de lo que habla. El nivel es para principiantes, no te asustes, su charla es amena. Me quedo con una frase:

Hay personas que no saben lo que significa la palabra SEO pero tienen su página bien posicionada. ¿La razón? Emplean la lógica.

AL SEO LE GUSTA EL CONTENIDO DE CALIDAD

Durante la ponencia de Javier Gosende, destaca que un texto bien elaborado, donde se ofrezca información útil al posible cliente, es importante.

Escribir cuesta tiempo, hay que echar horas. Un artículo, una descripción con gancho de un producto no surge de la nada. Tanto el SEO como el contenido deben ir de la mano. De nada sirve que un producto esté bien posicionado si no le acompaña un texto práctico. Y para ser práctico hay que seducir con las palabras, con datos o con pruebas, al lector.

Aparecer entre los primeros resultados está bien, pero después sería interesante que nuestro futuro comprador se quede. Que para él sigas siendo el número uno, siempre. O al menos, cada vez que publiques. Y a Google le gusta que publiques con frecuencia.


NUESTRO OBJETIVO


  1. Diferenciarnos de la competencia. Si vendes turrón, no cuentes lo mismo que tus adversarios. ¿Hablan sobre el origen de la almendra? ¡Cuenta a tus clientes los tipos de almendra que existen en el planeta! O alguna anécdota curiosa: ¿Un astronauta ha comido almendras en el espacio?
  2. Cuida tu forma de expresarte. ¿Escribes para niños o para jubilados? ¿Escribes para niños superdotados? ¿Jubilados que trabajaron toda su vida en el mar? Emplea su mismo idioma. Si hay que utilizar tecnicismos pues adelante.
  3. ¿Quieres que te dejen comentarios? Ofrece contenido de interés. Resuelve dudas. Divierte. Informa. ¿Sabes la cantidad de tentaciones que tiene un usuario de la red? Que se detenga en tu blog es un honor, así que sé detallista. Una persona detallista cuida a sus invitados.
  4. Que la casa esté ordenada. Google se fija en estas cuestiones. Etiquetas y categorías, sí hablo de ellas. ¿Y si a tu lector le apetece leer más sobre el tema? Pónselo fácil.

La misión de un artículo SEO de primer orden es además de lograr un buen posicionamiento, conocer a sus lectores. ¿Sabes quién está detrás de la pantalla? ¿Tu público objetivo? ¿Tus amigos? ¿La competencia? Escribe para los primeros.

Y ahora, si eres tan amable de comentar, y me criticas, aportas, sumas, restas, o lo que se tercie, estaré encantada de leerte y de contestar.

Joana Sánchez González