Los escritores invisibles: los redactores

Soy redactora y escritora en mi tiempo libre. Pero hoy quiero hablarte de mi trabajo, el de escribir para otros.

A veces, parecemos personas con poderes, como Superman o Wonder Woman, pero lo único que hacemos es pensar y ponernos en los zapatos de nuestros clientes.

Cuando un cliente necesita un artículo, un texto, un post para una red social, un vídeo, una imagen (sí, los redactores también hacemos tareas relacionadas con el diseño) ahí estamos nosotros.

Un redactor ha de tener cajones en su cerebro

Uno de tus clientes te necesita porque ha abierto una tienda de maquillaje en Internet. Hay productos pero no hay VIDA.

Son objetos inertes, y para que cual Pinocho empiecen a hablar, ahí entro yo: con artículos que los coloquen como protagonistas de historias. O manteniendo conversaciones en las redes sociales con los seguidores y clientes.

Sin palabras, el talento y los servicios se perderían como lágrimas bajo la lluvia

Escribo para ti como si lo hiciera para mí

Otro cliente se dedica a ofrecer servicios destinados a personas. Servicios que están relacionados con los más vulnerables de nuestra sociedad. Entonces, la redactora ha de abrir otro cajón y cerrar el del maquillaje.

Es el momento de pensar en ese colectivo. En buscar, leer, documentarme y llegar a emocionarme mientras escribo.

Tal vez mi nombre no lo leas ni me veas en ninguna fotografía, pero tras esos textos, esas palabras que te han conmovido estoy yo. La redactora invisible.

Un trabajo digno a veces, mal pagado

  • Imagina una página web llena de imágenes y ni una sola palabra.
  • Imagina una conferencia y todos permanecen en silencio.
  • Imagina tu empresa con un logo potente y atractivo, muda.
  • Imagina que a partir de hoy tuvieras que encargarte de redactar artículos, post para tus redes sociales o crear una imagen con una frase que enamore a tus seguidores y clientes.

Sin la escritura, sin los textos, las descripciones, las emociones y los datos no llegarían a esa persona que tanto te interesa, y el vehículo que has empleado para llegar a ÉL, soy yo.

Hoy quiero dedicar un fuerte aplauso a todos los redactores que en su día estudiaron en la universidad, han seguido formándose con los años.

¿Mi caso? Paso por el mejor momento que he vivido como redactora y publicista.

Por ello, doy gracias a cada una de las personas que confían en mí para que sus empresas y proyectos tengan VOZ.

Juana Sánchez G.
Gracias por leerme.

Ventajas y desventajas de ser un redactor freelance

1366_2000

 

Hola amigos,

Hoy voy a hablar sobre la desventajas de ser un redactor freelance. Lo sé, en el título también pone ventajas pero últimamente, por mi experiencia personal sólo encuentro lo contrario.

 

Escribir es duro, pero ahora freelance es cuando vas demostrarlo, con sudor

 

La mítica serie Fama, que veía cuando era una tierna niña, contaba con una profesora de baile que siempre repetía:

 

La fama cuesta, y aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor

 

Si te decantas por escribir por tu cuenta, te aseguro que vas a sudar. Sobre todo, si no tienes muchos clientes, como bien asegura Roger García, el creador de El Blog del Redactor Freelance,  donde confiesa que ha de realizar 60 contenidos al mes para ganarse la vida.

Y basándome en mi experiencia la principal desventaja que encuentro es la del tiempo. Para escribir un artículo hay que apostar cada vez más por la extensión, cuanto más largo sea el post, mejor. Y eso se traduce en más palabras, en más dedicación.

¿Pero para quién es mejor? Para Google, para el cliente, para el propio contenido, para el posicionamiento.

 

¿Calidad o cantidad? El lector y el cliente siempre valorará la calidad

 

Estoy de acuerdo con Roger, porque también lo he vivido: escribir todos los días en un blog puede empujarte a sufrir un ataque de nervios. Siempre y cuando no lo hagas por placer, como por ejemplo: escribir sobre la natación sincronizada.

En mi caso, opino que publicar un artículo semanal es suficiente, eso sí, no lo olvides, si eres redactor freelance multiplica artículos largos (1000 palabras es lo que le gusta a Google) por los clientes que tengas.

¿Está bien pagado escribir contenido? No. Exceptuando algunos casos donde sí se reconoce al profesional que está detrás de un texto que ha tenido en cuenta:

  • La estructura.
  • El SEO.
  • La creatividad.
  • La documentación.

Pero en general, no. Y es ahí donde esta redactora freelance grita a los cuatro vientos que desea escribir para un cliente, sobre todo si se llama empresa y apellida contrato.

Chicos, emprender es el invento del siglo. Algo que nació por parte de los que no sabían cómo arreglar la crisis económica.

Emprender debería ser voluntario, porque si no es así, si lo haces llevado por la necesidad, es cuando tu estilo al escribir será similar al de otros que pululan por la red.

Y es cuando aparecen los textos sin alma, con falta de originalidad.

Si ya me vas conociendo sabrás que no soy muy partidaria de alentar a los que estéis pensando en escribir por vuestra cuenta que echéis a volar en un sector tan duro como el de la creación de contenidos.

 

Soy redactora no un personaje de Marvel

 

Me gustaría hablar ahora con el cliente, ese ser que piensa que tú te sientas frente al ordenador y las palabras brotan de tus manos simplemente con posarlas sobre el teclado.

No. Un redactor, borra, edita y busca información. Lee en voz alta lo escrito, repasa, comprueba que no hay ningún error, que tiene sentido,  resulta atractivo y sencillo de leer.

Y en ocasiones, cuando cree que está listo, descubre una errata y hay que volver a meter al horno el artículo.

A todo ese proceso se le llama, trabajo.

Y el trabajo se paga.

¿Por qué existen tan pocos redactores en plantilla en agencias o en cualquier lugar donde se necesiten generar textos?

Porque creen que somos como Batman, que vivimos en una cueva porque nos gusta, y disfrutamos siendo colaboradores, ése o ésa que se pasa por la oficina de vez en cuando.

Las ventajas de ser un redactor freelance, es decir, trabajar por tu cuenta estriba en tener muchos clientes, buenos clientes, clientes que sepan que detrás de un texto hay horas invertidas. En resumen, poder vivir de ello.

Si todas esas cuestiones se dan, podrás vivir de redactar para otros, darte de alta como autónomo y no morir en el intento.

Lo siento, pero ya sabes que soy una soñadora que se volvió realista y abandonó el universo  cuqui para pisar tierra firme.

Escribir es un oficio duro. Que veamos que el vecino del quinto publicó un libro no significa que sepa escribir.

Ahí radica el gran problema, hoy día parece que todo es sencillo. Y eso lleva a que no valoren tu trabajo.

¿Se te ocurre alguna ventaja para escribir por tu cuenta como oficio? ¿Hay algún optimista en la sala?

 

Joana Sánchez G.

#quieroseredactor VI

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, recuperamos las viejas costumbres y hoy miércoles estoy aquí dándole a la tecla. Tengo que compartir contigo un problema que surge cuando eres una persona dispersa y abres un blog.

En mi caso, soy redactora así que este blog sólo debería hablar de cómo escribir bien, de herramientas para agilizar tu trabajo como redactor, ventajas y desventajas de ser un redactor freelance, diccionarios que pueden ser de utilidad, tarifas, cómo hacerte con un número de clientes importante…

Pero como soy una apasionada de la comunicación en todas sus vertientes y he hecho otras cosas además de escribir (locutar, aprender habilidades comunicativas para hablar bien en público, soy formadora…) resulta que cuando consulto mis estadísticas, me encuentro que uno de los artículos más leídos es Yo te acoso, Jazztel.

No me puedes negar que el título es original

Pero, si mi fin es que agencias de publicidad y medios de comunicación se fijen en mí, ¿cómo lo voy a lograr si leen un artículo dedicado a cómo he sido acosada días, tardes y noches por esa compañía?

 

Si abres un blog procura ser monotemático

 

Llevo desde los ocho años escribiendo y de manera profesional más de diez, pero habré tenido cuatro blogs. Lo dicho, me disperso. Soy una persona creativa que ama diferentes campos, soy como uno de los concursantes de Boom, Los Lobos

Pero si pretendes hacerte un nombre dentro de la redacción de contenidos, déjate de ser original o ‘graciosa’ escribiéndoles un artículo porque a no ser que el responsable de marketing de la compañía crea que tengo algún talento que a él le interese, creo que sólo estoy recibiendo visitas de clientes igual de enfadados que yo en su momento.

 

Procura no abandonar tu blog pero tampoco creas que eres David Ogilvy

 

Desde la humildad y después de mucho trabajo interno, creo que soy una redactora bastante buena, por supuesto no soy la mejor ni me hacen entrevistas en programas que todo el mundo ve, ni soy TT en Twitter por mis ocurrencias.

Pero, seamos sinceros, todos sabemos hacer algo bien, y creo que aunque me queda mucho por aprender ‘esto’ no lo hago muy mal.

Hay más blogs de redactores  que replicantes en Blade Runner

Por esta razón, desde la humildad te cuento mi experiencia: a mí no parece buena idea escribir todos los días y a todas horas en este blog. ¿Para qué? ¿Para aparecer en primer lugar en las búsquedas de Google? Sé lo que es el SEO y las palabras clave, pero también sé que sabes que huele a clon en el universo de internet.

Escribe en tu blog sobre lo que sabes hacer pero no aburras ni agobies

 

Son años los que llevo por este universo y la experiencia no es más que llevar más años que otro observando. Y observo blogs que son una copia de otra copia. Veamos, si yo soy una empresa y busco contenido que se diferencie del resto y venda ¿voy a contratar a un redactor que utiliza las mismas técnicas que el gurú de turno?

¿Un redactor que comparte entrevistas que le ha hecho otro experto, al que ha pagado para que le enseñe cuál es su sistema y que su blog de redactora o de vendedora de cupcakes, triunfe?

 

Amigos redactores, lectores:

Sois únicos y como tal, podéis aprender técnicas de marketing, de SEO, pero vuestra personalidad no puede ser la misma que la de otros bloggers. No está bien cometer el error de escribir un artículo gracioso, como hice yo, pero tampoco perder vuestra esencia con tal de pagar al gurú-sabiondo de turno.

Hasta el miércoles.

 

Joana Sánchez G.

 

#quieroseredactor V

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, lo sé hoy tampoco es miércoles pero soy una redactora inquieta y me muevo, unas veces para aprender y otras, porque así lo decide la vida.

En esta entrega sobre mis vivencias como redactora, voy a hablar de qué se siente al ver que tu texto lo firma otra persona. Tengo que preguntar a Roger si él ha vivido,  sentido o ha sufrido esa experiencia.

 

¿Entregar un artículo a otro ser humano es como vender tu alma al diablo?

 

Igual piensas que soy exagerada, pero así me sentí la primera vez. ¿Cómo era posible que una idea que había parido mi cerebro acabara recibiendo likes o siendo compartida, sin que nadie supiera que yo era la responsable?

Me tomé con humor este asunto hace relativamente poco, cuando leí una entrevista a Enrique Rubio y comprendí que se trataba de mera prostitución. De poder comer. De poder pagar facturas.

La diferencia entre Enrique Rubio y yo, es que él es conocido y tiene un agente, y éste le propuso ganar un dinero extra siendo un negro literario de nivel

En su caso, ha redactado libros para famosos o lo que hoy en día se considera famoso. Enrique Rubio se autodenomina negro confeso y orgulloso de serlo, me parece genial, sobre todo si le pagan bien, pero él ya tiene publicados libros y servidora…

Aceptar ser un negro para Alejandro Dumas o ser tu propio esclavo

 

Lo importante es dedicarte a lo que te gusta, si bien sigue siendo extraño leer cómo le dan la palmadita en el hombro a otro por algo que has hecho tú, hay otros momentos gratificantes cuando escribes para otro.

Mientras llegue el día en que pueda dedicarme a escribir para ti, que es lo más parecido a escribir para mí, habrá que escribir para los demás. Y los demás, son clientes. Y a los clientes se les respeta.

 

El síndrome de Muquet, cuando no se valora el oficio de redactor

 

Noooooooooo, no voy a quejarme como el otro día. Ni de nuestro sueldo, ni de nuestro poco reconocimiento ni de nada similar. Pero si lo tuyo es escribir, me apetece que leas este artículo que trata sobre esta sensación extraña que nos corroe, al vender nuestros escritos.

Hasta que llegue al nivel de Enrique Rubio y otros escritores fantasma de prestigio, no cobraré cantidades astronómicas.

Lo quiero dejar claro porque no es mi objetivo transmitir la idea de que escribir un libro o autobiografía de un famosillo que aparece por televisión o YouTube, sea la salida para retirarse y vivir en una isla paradisíaca si perteneces a este gremio.

 

Redactores míos, seamos fuertes, practiquemos el humor y sobre todo, durmamos con la conciencia tranquila.

 

Hasta el próximo lunes, martes o viernes.

 

Joana Sánchez G.

#quieroseredactor III

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

Hola, qué rápido transcurren las semanas. Parece que fue ayer cuando compartí contigo la importancia del orden y el descanso. Ok. Hoy es martes pero no creo que mañana pueda escribir y soy redactora de palabras.

Sí, mis chistes malos y yo.

Si hay algo que me gusta es contar algún hecho que me haya sucedido en el día o en el mes. Las mejores historias suceden cuando menos te lo esperas y en los lugares más insospechados. La historia de hoy tiene unos orígenes remotos pero, ha llegado a su clímax  el 29 de enero de 2019 en Linkedin.

 

Un redactor también tiene sus ídolos y los menciona

 

En mi caso no comparto otros blogs porque sea buena persona o porque pretenda que me pidan colaborar. Es una técnica que conozco como tú que me estás leyendo, pero pocas o ninguna vez la he utilizado.

Si te lo comento es porque hoy, en Linkedin esa red profesional que no es para ligar, había un artículo de un redactor Roger García, al que sigo desde hace años: El blog del redactor freelance   

¿El título?

Redactores en el mundo: cómo trabajar de redactor freelance en Estados Unidos

A mí me ha parecido interesante y he dejado un comentario. Sobre todo, porque el autor del texto, Diego Murcia , redactor, traductor y un luchador (añado) retrata un ambiente y unas condiciones similares a las de España.

Para empezar, por lo visto el redactor es una figura, como sucede en otros oficios, donde parece que cualquiera puede meter el pie y hasta la mano, sobre todo para teclear por una miseria.

Y escribir por poco dinero es regalar tu trabajo, y el que trabaja merece un sueldo digno

 

¿Guerra de precios o vamos a ofrecer artículos de calidad?

 

He extraído buenas ideas entre los comentarios. Había estudiantes y veteranos de la libreta y la tecla.

Te confieso que ha sido como una terapia para todos, porque el oficio de escribir no deja de tener su punto solitario y durante unas horas, hemos formado una pequeña comunidad que reivindicaba aspectos que beneficiaban al cliente y al redactor profesional:

  • Si pagas por un buen vino, ¿por qué no pagar también por un buen texto que te ayude a vender?

 

  • Si crees que un texto de más de 600 palabras merece 1 euro… di que buscas a alguien que trabaje gratis para ti porque eres muy especial, levitas o algo similar.

 

  • Si respetas tu empresa, tienes claro que las palabras, los textos de calidad requieren de investigación, documentación, palabras clave y tiempo, llama a un redactor y escucha su presupuesto sin llevarte las manos a la cabeza.

 

 

Estimado cliente: Quiero escribir para ti como si lo hiciera para mí

 

Con este juego de palabras, intento aclarar que los redactores amamos a nuestros clientes.

De hecho, a mí me gustaría dedicarme al 100% a trabajar para uno, porque aunque mi implicación sea máxima, mi cerebro hay momentos en los que no sabe si está en modo doctor, experta en Recursos Humanos o en profesora online.

El esfuerzo que un redactor realiza ante el texto de un nuevo cliente es enorme porque es un reto

Para empezar, investiga sobre el tema que le piden, después observa y lee lo que hay escrito sobre ese campo en la red, después construye el texto de manera que resulte atractivo y eficaz: atraiga al lector, lo persuada o le invite a suscribirse, por poner un ejemplo.

En definitiva, si queremos ser respetados habrá que comenzar por respetarnos nosotros y no aceptar jamás tarifas que sean un insulto.

Al igual que hay redactores profesionales, hay clientes exigentes que no buscan pagar lo mínimo, prefieren calidad y eficacia a rapidez y un texto en el que nadie se detenga.

 

Y copio con todo descaro y cariño, el último comentario del artículo anterior, precisamente escrito por Diego Murcia:

 

A mí, lo que me da esperanzas es esta tendencia: https://bitextuales.com/encuesta-blogueros/. Los textos especializados, tarde o temprano, terminarán dándonos la razón a quienes vendemos calidad por encima de cantidad sin valor agregado. Al menos eso es lo que espero de corazón.

 

Suscribo sus palabras.

 

Hasta el próximo miércoles.

 

Joana Sánchez G.

 

 

#Adopta1RedactorPorNavidad

papa-noel-escribiendo-cartas-elfo-oficina-correos-rovaniemi-santa-claus-laponia-finlandia-750x500

Ojo, diciembre está aquí.

Y los anuncios que nos llevan acompañando toda la vida, también.

El aire huele a villancicos, turrón; las luces adornan las calles, los árboles de ciudades y pueblos están decorados.

Papá Noel, se prepara para recibir millones de cartas con los deseos de grandes y pequeños.

¿Estás preparado para estos momentos lacrimógenos que genera la publicidad navideña? Porque te he preparado unos cuantos para que entres en situación.

 

El Almendro

¿Qué tal? ¿Te gusta la nueva versión con animalitos? ¿Te agradaba el del marinero que regresaba a casa? ¿El hijo que volvía de Erasmus?

Al final, la historia es siempre la misma, pero tiene mérito que se mantenga en el tiempo. Y que siga emocionando.

 

Lotería de Navidad

 

 

Que hayan echado mano de la película Atrapado en el tiempo es digno de aplauso, pero lo mejor es que el actor es muy bueno. Sólo tienes que hacer algo de memoria, por ejemplo, aparece en Campeones.

Se llama Luis Bermejo y me hubiera gustado mucho ser la responsable de este guión. Emotivo, divertido pero sin llegar a ser empalagoso.

Juan, es un gran tipo.

 

Famosa

El tiempo ha pasado y ha mejorado el anuncio de Famosa que dirigía a las muñecas al Portal de Belén. Ahora los protagonistas son los niños. Me parece tierno, y a la vez me da que pensar.

¿Hay por ahí tanto adulto que se ha olvidado de jugar y de lo que significa divertirse? Lo digo por todos aquellos que no tienen niños que les vayan a buscar a la oficina. Vaaaale, no está mal.

Niños, no todos los papás hacen fotocopias.

Descartes

Iba a añadir el anuncio de Ruavieja pero entre que no sabía ni qué producto era, luego me entero de que es alcohol, y soy abstemia, aparece un psicólogo que me da algo de grima y además nos hacen sentir culpables por no ver más a los amigos, he pensado: ¡Pues no lo pongo!

Pero sí te pregunto y me pregunto:

 

¿No es por la cantidad de tiempo que pasamos trabajando por lo que apenas vemos a quien nos importa?

 

Así que si necesitas una redactora freelance, o incluso tienes pensado contratar a una para disponer de más libertad para estar con los tuyos o hacer lo que te gusta:

 

#Adopta1RedactorPorNavidad

 

Me hubiera gustado grabar un vídeo emotivo pero te dejo un anuncio dedicado a los publicistas y mi página de contacto.

A mí me gusta escribir, tú necesitas liberarte del estrés, es una buena acción por estas fechas y para después de ellas.

Y no tienes que escribir a Papá Noel que anda muy ocupado el hombre.

Soy una fan de la publicidad argentina, son los mejores. Tienen arte hasta para insultar.

 

Ahora, sólo falta ponerte en contacto conmigo:

Ah, y feliz Navidad.

NECESITO UNA REDACTORA PARA ESTAS NAVIDADES

 

 

 

Joana Sánchez

 

 

Un buen redactor, observa su entorno como un águila

 

aguila_calva_volando

 

 

El águila es un cazador experto, y el redactor debe ser experto en cazar noticias, historias e ideas. Si bien el otro día, hacía esa similitud entre ser meretriz y redactora , lo cierto es que también se disfruta mucho, echando el guante a momentos que puedes trasladar en palabras para tu cliente.

Como cuando vas a hacer la compra y has de elegir las mejores piezas de fruta o verdura. Las miras con tiempo, las tocas y coges las que sabes que te agradarán y encajan con tus gustos. Con los proyectos que te encargan tus clientes sucede lo mismo.

Ser el vehículo entre las ideas y las palabras que necesita tu cliente

 

De nada sirve que trabajes en la oficina más cool del lugar, si después no sabes lo que ocurre en tu entorno porque no te mueves de allí. Lo único que cambia cada día es tu salvapantallas. Yo quiero ser redactora oficial, trabajar para una sola empresa, pero antes de que eso llegue, mi método es el siguiente:

 

  • Estoy igual de atenta a las noticias que a lo que ocurre en un trayecto de autobús.
  • Procuro alejarme de los gurús y de personas que emplean términos que ni saben lo que significan.
  • Me empapo de todo lo que rodee al sector al que pertenece mi cliente. A veces, sufro de doble personalidad y creo ser responsable de un departamento de recursos humanos, o experta en células madre.
  • Soy consciente de que el cliente desea que su contenido sea leído por hordas de lectores.

 

Para ser redactor de primera: escribe, lee, escribe, lee y así hasta el infinito

 

Esta semana estoy pasando todo el día en un hospital al lado de mi madre. Pronto vuelve a casa, los médicos son dioses, mis héroes. Ni un solo día he dejado de tropezarme con historias. El trabajo del redactor es saber escuchar y observar lo que nos cuenta nuestro interlocutor.

Que lo que para otro sea una mera conversación, para nosotros sea material valioso, y prácticamente un tesoro (primero a nivel personal) y después trasladado al terreno profesional algo tan importante que merezca ser contado como contenido platino.

Querido redactor, eres y no dejarás de ser un ladrón de historias que, en ocasiones, guardarás para ti, y las más de las veces, regalarás a tu cliente para que su contenido esté cargado de esa pizca de humanidad que se pierde entre las prisas y lo cool.

Escribe, escribe y escribe.

 

Joana Sánchez

Charlamos sobre marketing de contenidos en Som Codi

¿Te gusta la radio? A mí me apasiona tanto como escribir. Y si mezclamos las dos cosas, ni te cuento.

Ayer, tuve el placer de charlar con Fran García y Mª Carmen Cano en su programa SOM CODI, realizado desde Alzira.

En la redacción de contenidos como en el copywriter, mantener una conversación con el lector es fundamental, ya lo sabes. El fin es que no te vayas porque ese texto te resulta ameno y práctico.

Espero que durante los 20 minutos que dura esta conversación, aprendas, surja alguna pregunta y te apetezca plantearla porque soy toda oídos.

¿Te hago una confesión? ¡Estaba nerviosa! Al menos, en los primeros minutos.

No importa el tiempo que llevemos en una profesión. El cosquilleo en el estómago antes de una entrevista o de una charla es tan común, y casi tan necesario, como el respirar.

Creo que es una señal:

Señal de que te importa la persona que te escucha

SOM CODI
Fran García y Mª Carmen Cano

Ir a descargar

19/06/2017

Esta entrevista se la dedico a mi padre, aunque no la podía escuchar sé que estaba contento por mí.

Para ser un buen redactor, no copies

Hace unos días descubrí a Rosa Morel una copywriter con mucha experiencia y una buena comunicadora. Me quedé con una frase que leí o vi en uno de sus vídeos: “No copies”.

 

Aludía a la marca personal y a algunos vendedores de humo. Es decir, a que si tú quieres hacerte un nombre en tu sector, no imites a otros que venden métodos basados en: “Haz lo que yo hago” porque perdemos algo importante: nuestra personalidad.

En publicidad existe una frase muy manida: “Esta marca ha hecho un homenaje”, cuando en realidad ha copiado vilmente.

¿Si soy partidaria? Creo que es sabio acercarse a los más listos y aprender, pero debemos mantener nuestro estilo, de hecho si ahora mismo os diera un texto para leer, seguro que cada uno lo entonaría de una manera diferente.

Copiar es sinónimo de no tengo ideas propias.

 

Lo peor de copiar no es el hecho en sí, sino la oportunidad que estás perdiendo de crear algo nuevo, diferente y fresco. No me importa que sea un texto, una fotografía o un dibujo.

En el artículo de hoy, lo que quiero repetir hasta la saciedad es algo sencillo:


Somos el resultado de lo que vivimos, si al final escribes como lo hace el gurú de turno no dejarás de ser una fotocopia.


No tengo la aplicación: tuitea esta frase, pero leñe, es buena 🙂

Consejos te podemos dar todos. Manuales hay cerca de un millón. Pero gente que escriba ‘con chispa’, muy poca. En la escritura existen reglas si quieres un texto persuasivo, en la redacción de contenidos hay que respetar el SEO, sin embargo nuestra esencia debe estar presente.

Yo que me dedico a escribir y moverme en el mundo de la comunicación, te doy mi palabra de que jamás me oirás o leerás llamarme: EXPERTA si otros lo han hecho por mí, de eso no soy responsable, pero lo agradezco.

Puedo aconsejarte o corregir un texto. Jugar con las palabras para que vendas más o llegues mejor con tu mensaje a tu público, pero si algo tengo claro es que no quiero que seas como yo.

Durante años he escrito en revistas, periódicos, blogs…, no soy la mejor ni la peor redactora de contenidos o copywriter pero eso sí: no me parezco a nadie. Y estoy convencida de que tú aspiras a lo mismo. A brillar con luz propia.

¿Nos leemos? Si te gusta, por favor comparte 😉

Joana Sánchez González

Diferencias entre un redactor de contenidos y un copywriter.

 

Conocidos-publicistas-cuyas-carreras-empezaron-en-otras-profesiones

Lo sé, 800 artículos escritos en Pymes y Autónomos y cinco años después voy a escribir sobre la diferencia entre una profesión y otra. Qué locura.

Si he decidido mover los muebles de esta página, abrir las ventanas, y reciclar algunos temas que no tenían nada que ver con escribir, mi misión es que quede claro qué hace cada uno.

 

Redactor de contenidos

 

Un redactor si consultamos la RAE  es:

Redactor, ra.

  1. adj. Que redacta. U.t.c.s.
  2. adj. Que forma parte de una redacción u oficina donde se redacta. U.t.c.s.

 

Un redactor de contenido es aquella persona que está más cerca del periodismo que de la publicidad. Es algo más que una persona que “escribe bonito” como he escuchado a algún copywriter.

Te voy a presentar a Roger García, redactor freelance, con años de experiencia como periodista.

¿Es competencia?. A mí me parece un gran profesional también he leído su blog a lo largo de estos años y me apetece que lo conozcáis, seguro que sabéis más de él que de mí.

 

EL BLOG DEL REDACTOR FREELANCE

 

Roger es el ejemplo de esa delgada línea roja que separa a un copywriter de un redactor de contenidos, porque muchos periodistas se pusieron las pilas y estudiaron marketing, publicidad, SEO, lenguaje persuasivo y trabajo no les falta.

 

Copywriter Vs Redactor de contenidos

 

La figura del redactor publicitario está representado por nuestro maestro, David Ogilvy, pido un minuto de silencio, cierra los ojos y da las gracias por toda la sabiduría que dejó este genio para que sigamos hablando de él en 2017.

Por la red pululan frases ingeniosas atribuidas al maestro, pero él representa a la perfección qué es un redactor publicitario:

Un creador de mensajes persuasivos que vendan

 

En un mundo donde no hay tiempo para nada, donde nos han acostumbrado a que los mensajes han de ser breves, la forma de ver y entender los textos publicitarios de Ogilvy puede parecer atrevido.

El resumen que se me ocurre a la hora de emplear elementos de ayer y de hoy en un texto publicitario en Internet sería:

  • Escribir para buscar la conversión.
  • Escribir titulares que capten la atención del lector.
  • Escribir tras conocer en profundidad al producto y al consumidor.
  • Escribir textos que estén en armonía con el entorno web.
  • Escribir historias (storytelling) que conecten de manera emocional con el lector.
  • Escribir para el lector.
  • Escribir para que el cliente logre vender y sea feliz.

 

Por resumir

Las dos profesiones son maravillosas. Es fácil ser un copywriter y a la vez escribir artículos para blogs, revistas, periódicos, etcétera. También, si así lo desea, un redactor de contenido puede dar el paso y tras una formación, puede escribir textos persuasivos.

 

  • El redactor de contenido no busca vender con sus palabras

 

  • El copywriter tiene dos misiones: enamorar con sus textos y lograr conversión, ventas.

 

¿O en realidad un redactor puede hacer las veces de copywriter y esos dos puntos de ahí arriba no tienen mucho sentido hoy día?

 

No creo que sea tan difícil abarcar los dos campos siempre y cuando se haga con humildad y preparación.

En mi caso soy redactora publicitaria, es decir una redundancia 🙂

¿Te ha quedado claro?  Comparte si te ha gustado.

 

 

Joana Sánchez González