Redactora peculiar, anónima y agradecida

Hola a todos, este artículo es uno de los más breves pero de los más llenos de sentimiento de gratitud.

Como redactora es difícil salir adelante, pero como escritora también 🙂 ¡Alegría! En realidad, nada es sencillo en esta vida, pero cuando escribir es sinónimo de placer y de sentirte bien contigo y con lo que haces, no importa el éxito.

Y ahora te pregunto ¿qué es el éxito?

Nada más y nada menos que ser feliz con poco. ¿Y qué es poco? Parezco una prima lejana de Sócrates.

La felicidad es algo personal. Mientras que para unos tiene la forma de un coche de lujo, para otros es vender un libro, que un lector te diga que te está descubriendo y que no dejes de escribir.

¿Poco práctica mi felicidad? Seguimos con las preguntas. La felicidad no tiene que significar que tu cuenta corriente comience a crecer de manera desorbitada.

Claro que me gustaría que mis libros los compraran muchas personas, pero siendo realista soy consciente de quién soy y de dónde habito. Y en este mundo, hay más libros que granos de arena en la playa.

Redactora peculiar y agradecida hasta el infinito y más allá

Un lector me dijo que ser la escritora de las minorías era bueno. Me hizo sonreír y pensar.

No creo que ostente ese título pero sí enarbolo la bandera de los escritores anónimos. Desde el redactor que elabora textos para catálogos, cursos, páginas web o artículos jugosos, hasta ese escritor que teme autopublicar su historia por temor a las críticas.

Así que a ellos y a los lectores que poco a poco comparten el tener en sus casas Diario de una Redactora Peculiar o Agorafóbica Perdida, mil gracias y a esos personajes que parecen protagonistas de una novela, también. Sin ellos hubiera sido imposible redactar muchos de los capítulos.

GRACIAS A QUIENES HABÉIS COMPRADO ALGUNO DE MIS LIBROS.

BESO EN LA FRENTE

Por cierto, hoy 30 de septiembre conoceremos al ganador de un ejemplar en tapa blanda.

Suerte a todos

Juana Sánchez G.

Diario de una redactora peculiar

Hola,

¿Cuántos manuales existen para escribir mejor? Muchos.

Ahora os haré otra pregunta: ¿Cuántos libros tienen como protagonista a un redactor anónimo donde él es el héroe y también el perdedor con un trasfondo humorístico?

El mío. Diario de una redactora peculiar.

Un homenaje a los redactores freelance

Lo hipócrita sería inventarme una estrategia de marketing que a buen seguro se vería a mil leguas. Llevo hablando de este libro hace tiempo. Fue una promesa a mi padre fallecido en junio de 2017. El lector más fiel que he tenido.

Pero a medida que cada noche me plantaba frente al portátil tras cumplir con mis clientes, más anécdotas y curiosidades recordaba sobre cómo me decanté por escribir y no por otro oficio.

Y se hacían las 2, las 3 de la mañana dándole a la tecla. Porque aunque nuestro trabajo, en principio sea anónimo, también estamos presentes por la red y eso lleva a situaciones surrealistas y buenas. Como que te contraten para una revista porque han leído tu blog.

Con Diario de una redactora peculiar tal vez te sientas más orgulloso de escribir

Con esto quiero decir que no te doy ideas para que descubras la escritura persuasiva, ni que redactes el mejor artículo. Te cuento qué me sucedía alrededor de  ese trabajo.

Cómo gracias a escribir puedes estar un día en Alicante y a la semana siguiente, recibiendo clases de un conocido periodista en Madrid. ¿El motivo? Tu jefe que no te quiere hacer un contrato tiene faltas de ortografía.

O como una agencia puede llamarte para hacerte una entrevista porque el fin de semana anterior has colado un anónimo con tu teléfono siguiéndoles ‘el rollo’ con una campaña que han lanzado en la ciudad.

Una persona como tú con problemas normales y alguno no tan habitual

De eso trata el libro, básicamente de mi vida, pero como digo en la sinopsis: fue fácil escribirlo porque al fin y al cabo se trataba de plasmar la idea de una redactora que un día se levanta pensando que es una meretriz de las letras.

Cuando ella soñaba desde niña y adolescente con ser una escritora, una buena escritora y no convertirse en alguien que redacta textos sobre piscinas.

Y luchará por lograr escribir ese libro contra todos los elementos: malos jefes, enfermedades de las que hacen películas y parecen más cool, sus propias inseguridades y personajes surrealistas como políticos, actores y compañeros de trabajo que no les gusta que escribas bien.

¿Te lo recomiendo?

Ayer leí una recomendación en Amazon, nada tiene que ver conmigo, por si alguien no lo sabe, está terminantemente prohibido escribir opiniones de tu libro (menuda locura, ¿quién haría eso?)

Esto fue lo que leí:

OPINION AMAZON DIARIO DE UNA REDACTORA PECULIAR

Sólo añado que a mí me gusta escribir y siempre he soñado con ser escritora y vender libros no es fácil. Enamorar a un lector, tampoco.

Pero si había algo que tenía claro era que al haberme caído tantas veces tras sentir la miel en los labios con ‘el trabajo de mi vida’, debía hacer un homenaje a esos escritores que no tienen un millón de seguidores en Twitter.

Sin tantos seguidores ni K’s pero que se dejan la vista por un trabajo que les apasiona, aunque a veces tengan que escribir sobre temas tan ‘apasionantes’ como el color del fondo de una piscina.

Si os apetece, haceos con él.

Gracias por leerme

Juana Sánchez G.

Crónicas de Nada

Hola,

He estado desaparecida en combate y nunca mejor dicho. Escribir es un deporte de riesgo, sobre todo cuando te apasiona y cruzas la delgada línea roja entre la obligación y la devoción.

¿Qué te parece el título?

Igual te recuerda a una novela de corte fantástico que están por todas partes. Pero no, he dado un paso relacionado con la escritura y junto a Diego Murcia, nos hemos convertido en los padres de CRÓNICAS DE NADA, un espacio repleto de historias cotidianas, locutadas con mimo.

El pequeño sueño de compartir tus historias en un podcast

Ser una redactora freelance también tiene ventajas, por ejemplo no llegar a fin de mes (es broma). Dispones de tu tiempo para gestionarlo como mejor desees. Esto se traduce en noches que se alargan hasta la madrugada donde tecleas como una posesa.

Durante ese tiempo te puedes dedicar a ponerte tu disfraz de escritora y guiñar un ojo a tus clientes: esas horas que, tal vez se traduzcan en ojeras, es una inversión también para ellos.

Los redactores  tenemos que entrenar. Y no hay mejor entrenamiento que teclear sobre lo que te gusta. ¿Te he convencido? 

Si yo fuera uno de mis clientes me sentiría feliz y orgulloso. No sólo escojo las mejores palabras, pienso en la fórmula ideal para que su texto llegue a más personas. Y cuando dispongo de un rato para mí: entreno el músculo más importante: el cerebro.

Y Crónicas de Nada se convirtió en el mejor gimnasio

No  hemos grabado los relatos y cuentos para ninguna emisora conocida: SER, ONDA CERO, RNE, COPE, MELODÍA FM…, lo hemos hecho desde nuestras casas a 9000 km de distancia, con toda la ilusión del mundo.

Escribir con humildad es lo primero pero con ilusión es primordial. Jugar a ser niños, buscar en nuestra memoria instantes que vivimos y que pueden hacerte esbozar una sonrisa o incluso soltar una lágrima, es emocionante.

El proceso de la creación de Crónicas de Nada ha sido hermoso y ese estado se reflejará en cada relato

La distancia, la diferencia horaria, nada nos ha frenado. ¿Nuestro objetivo? Disfrutar y esa necesidad de sacar adelante un proyecto que ha nacido desde la honestidad y el amor más puro hacia locutar historias que nos gustan que esperamos, gusten.

Y esto es todo por hoy, son las 23:27 de un domingo y tengo sueño. Sueño acumulado pero me siento muy bien. Ese es el fin cuando trabajas o te diviertes, ¿no?.

Te invito a que nos visites en Crónicas de Nada, al fin y al cabo cada semana te vamos a regalar un relato.

Gracias por leerme.

Joana Sánchez González

El joven más guapo de Inglaterra, Rupert Brooke

 

00062B5700000258-0-image-a-9_1429212825396

Hola,

¿Qué tiene que ver Rupert Brooke con la redacción? Con la de contenido seguro que nada, pero con la escritura mucho. Y con la poesía, más.

¿Os apetece que os hable de frases que quedan para la posteridad? Este joven poeta,  lo logró con sus poemas. En un contexto como la Primera Guerra Mundial, dejó esta hermosura:

“If I should die think only this of me: That there’s some corner of a foreign field That is for ever England.“

 «Si he de morir, pienso sólo esto de mí: / que algún rincón de una tierra extraña / será por siempre Inglaterra».

Lo curioso o quizás no tanto fue descubrir que una persona especial me la mostró en una lápida. No importa que él escribiera esas palabras en el siglo XIX, alguien las hizo suyas y sintió la misma emoción.

Esa es la cuestión, las emociones son las que hacen girar este mundo y en el mundo de la escritura, más.

¿Podéis escribir cuando estáis cansados, preocupados o enfadados con el mundo?

Yo no.

Así que no quiero ni imaginar cómo Rupert Brooke pudo hacer un paréntesis en su cerebro, en mitad de una guerra, para escribir poemas.

Como muchos de los poetas europeos de su época Rupert Brooke (1887-1915) tuvo un destino marcado por una circunstancia: la Primera Guerra Mundial, que diezmó a su generación en las trincheras y que a él le hizo morir en el mar Egeo de una septicemia producida por la picadura de un mosquito cuando, a bordo de un transporte militar, se dirigía a Galípoli.

Fue, pues, uno más de los muchos «War Poets» que perdieron la vida en aquel cruel conflicto, en el que, con estrategia y mentalidad del siglo XIX, se utilizaron armas y medios de destrucción del siglo XX. Las heridas que ello produjo todavía están por cicatrizar. (Jaime Silles)

images

Fue una figura representativa de la generación de jóvenes artistas diezmada por la Primera Guerra Mundial.

Por su trágico destino, su belleza y el atractivo de sus brillantes dotes de conversación, Rupert Brooke ha quedado cual una figura legendaria de las letras inglesas.

De convicciones socialistas, de gran apostura física y fresco ingenio, practicó con gran talento la poesía neorromántica de los llamados “georgianos”, simbolistas que empezaron a publicar entre 1900 y 1910.

 

27 años, demasiado joven para morir

 

Fue el poeta irlandés William Butler Yeats quien llegó a describirlo como «el joven más guapo en Inglaterra». No seré yo quien ponga en duda esas palabras porque lo encuentro apuesto, y con un aspecto aniñado que lo convierte todavía en más atractivo.

Si hoy os he hablado de Rupert Brooke primero es por una cuestión personal, segundo porque nunca pudo llegar a ser el gran poeta que hubiera sido. Pero lo que llama mi atención es la creatividad del joven poeta.

En su libro, Poesía completa de Rupert Brooke,  los poemas van en orden cronológico inverso al de su composición: empieza en los últimos, datados en abril de 1915, y acaba en los primeros, fechados en 1903.

Esto es algo que se puede explicar, pero que no se puede comprender. Falta una nota que aclare este aspecto que parece un capricho más que un criterio de edición.

01b29eee652cb6ec6c77540d175bf184-rupert-brooke-brooke-dorsay

En mi caso, quiero pensar que necesitaba volver a sus orígenes, casi como un ejemplo de lo que a muchos nos sucede cuando cometemos un error, ojalá pudiéramos volver atrás, como en un libro con tan sólo pasar una página.

Un joven que tuvo que ‘luchar’ contra la importancia que los demás le daban a su físico antes que a sus obras, aquí os dejo un enlace con algunas anécdotas.

En todo caso, espero que os haya gustado conocer (si no era así) al hombre más guapo de Inglaterra y a su poesía romántica, a pesar de encontrarse en mitad de una guerra.

The soldier
Rupert Brooke (England, 1887 -1915)

If I should die, think only this of me:
That there’s some corner of a foreign field
That is for ever England. There shall be
In that rich earth a richer dust concealed;
A dust whom England bore, shaped, made aware,
Gave, once, her flowers to love, her ways to roam;
A body of England’s, breathing English air,
Washed by the rivers, blest by suns of home.

And think, this heart, all evil shed away,
A pulse in the eternal mind, no less
Gives somewhere back the thoughts by England given;
Her sights and sounds; dreams happy as her day;
And laughter, learnt of friends; and gentleness,
In hearts at peace, under an English heaven.

El soldado

Si muero, piénsenme sólo así:
Que un rincón de un campo lejano
por siempre Inglaterra es. Habrá ahí,
en esa buena tierra escondido, un polvo mejor.
Polvo a quien Inglaterra llevó, formó, iluminó,
dio, una vez, sus flores para amar, caminos que vagar
Un cuerpo de Inglaterra, que aire inglés respiró,
bañado por las aguas, bendito por los soles de su hogar.

Y piensen, este corazón, libre de todo mal,
un pulso en la mente eterna, nada menos
corresponde en algún lugar a los pensamientos de Inglaterra:
Sus paisajes y sonidos; sueños de días plenos;
y risa de amigos, contagiada; y tranquilidad,
de corazones en paz, bajo un cielo inglés.

Versión de Adela Ramos

 

Labels: 

 

Gracias por leerme.

 

 

 

Juana Sánchez González

 

 

Cómo publicar un libro y no morir en el intento

Hola,

He dejado pasar un tiempo desde el último artículo por una poderosa razón: escribir.

Lo sé, soy redactora y es mi obligación. Pero estoy robando horas al día para crear una pequeña campaña y promocionar mi libro, los que sean de mi generación comprenderán que recuerde a Francisco Umbral.

Yo escribo y ESCRIBO

Ayer tuve una pequeña conversación con una persona experta en marca personal a la cual respeto, pero me llamó la atención cómo hablaba de lo fácil que es escribir. De hecho, me dijo públicamente que no se consideraba ni escritor, ni youtuber, ni blogger, ni formador, sólo eran actividades pero yo sí me autodenominaba escritora.

Lo que no sabe él es que escribo desde niña y además de mi  oficio, es de lo que me gustaría vivir

Porque ESCRIBIR ya sabemos que lo puede hacer cualquiera pero ESCRIBIR BIEN no todo el mundo.

Sé que el marketing y los amigos que te rodeen tienen más valor en ocasiones, que una buena trama o unos personajes que cautiven, en definitiva, una buena historia. Pero no es mi caso y hoy quiero compartir contigo cómo estoy viviendo este proceso, por si te sirve de ayuda.

Las noches se inventaron para escribir

Si te organizas bien y tampoco tienes muchas cargas familiares, la noche es el momento perfecto para sentarse frente al teclado, coger una libreta o el método que más nos guste. A día de hoy que ya estamos a 10 de mayo, sigo repasando el manuscrito de Diario de una redactora peculiar.

Por una razón sencilla: de nada sirve conseguir muchas opiniones en Amazon, por decir uno de los lugares donde podemos autopublicar, si éstas van de la mano de: “Hay errores, se percibe que el escritor no tiene riqueza de vocabulario, es un plagio de un libro de…”.

Si vamos a escribir un libro, al menos, aunque sólo vendamos diez ejemplares, que sean de calidad. Sé que moriría de la vergüenza si alguien me comentara algo similar. Fulminada caería al suelo.

Repasa, vuelve a leer y supera la timidez en las redes sociales

Lo dicho, antes de publicar tienes muchas oportunidades de leer tu manuscrito de dejárselo a un editor, a amigos, enemigos, y conocidos. Que nadie te señale con el dedo por una mala redacción de una maravillosa historia. Al menos, una historia que sonaba bien en tu cabeza.

Ten paciencia. Creo que fue el día 26 de abril de este 2019 cuando abrí un perfil con mucho pudor donde pongo escritora al lado de mi nombre: @SoyJuanaSánchez en pocas semanas tengo 88 seguidores, y personas (que no son amigos) que me preguntan por el libro o me confiesan sus historias.

¡Nunca dejes en una carpeta de tu escritorio o en una libreta una historia!

La obligación de quien se siente escritor es la de intentar que su libro salga a la luz. Que le dé el aire. Además, uno escribe por placer ¿no? Pues si tras una buena revisión, sientes que ha llegado el  momento lánzate a la piscina. Hace años publiqué en Amazon y ahora vuelvo a hacerlo, pero con más mimo y cuidado.

Crea tu página en Facebook y un blog

Un panadero de los buenos tiene que demostrar que su pan es el mejor y por eso pone su empeño en ello todos los días. Hablo del pan artesanal, pero también de los escritores que no juntan palabras pensando en el final en vez de en el proceso. Si antes de terminar tu libro ya estás imaginándote recibiendo premios en tu ciudad  o dando charlas, vamos mal.

Si escribes, demuestra que sabes hacerlo muy bien y plásmalo en una página en Facebook, donde tus futuros lectores comprueben que derrochas creatividad y, sobre todo, estableces una relación cercana con ellos, benditos seres que se han acercado a tu obra sin ser tú un autor conocido.

¿Preparado para recibir piropos?

Porque va a ocurrir. Si tu libro resulta que toca una temática que en este caso es personal, será fácil que tropieces con muchas personas que hayan vivido o estén viviendo lo mismo que tú. Y por fortuna, sigue habiendo gente agradable, amable. Que te envían un mensaje privado y te piden que sigas escribiendo.

El ego se ha de mantener a raya. Puedes llevar 20 años escribiendo, incluso 30, y tal vez desees que por fin alguien reconozca tu esfuerzo, o te emocione que ese mundo interior tuyo, tan especial, sea compartido por otros. Lo entiendo. Pero calma. Calma.

Si eres redactor, sabrás que en los comentarios de muchos de nuestros artículos hay opiniones favorables y aplausos, y comentarios negativos que tratan de sacar punta a cualquier error o expresión que no les haya convencido. ¡Eso es lo más sano del mundo! Una manera de no bajar la guardia.

Pippo Bunorrotri, un seguidor y un escritor

Anoche leí el comentario de Pippo, eran unos aplausos y aunque procuro entrar a todos los espacios de los seguidores (y a los que sigo) no me había detenido en su hogar. Me ha gustado mucho, pero lo que me ha enamorado es su presentación. Un texto que desprende una humildad que no va de la mano de muchos que quieren convertirse en ‘escritores’ sino en famosos. MUCHAS GRACIAS, PIPPO.

AUTOR- PIPPO BUNORROTRI

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para hablar de lo que me callo,

hablar conmigo mismo

de lo que siento.

Porque no soy sabio, y

la poca sapiencia que tengo

los golpes de la vida

me la ha dado.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para henchir de aire nuevo

mis pulmones,

desamarrar la faringe y

dejar de estrujar el corazón.

Porque hace tiempo

un muerto en vida soy, aunque

la muerte jamás me la crucé.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para empuñar la pluma

como daga traicionera que es,

capaz de ensalzar o humillar

al más valiente y al más cobarde.

Porque tiempo ha

que con ella me defiendo

y en la miseria me revuelco.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para llorar sin lágrimas,

sangrar sin sangre, y

sufrir sin dolor.

Respirar sin aire,

bailar sin música,

reír sin reírme, y

sentirme mejor.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para poder crear,

el fuego y la mar,

el día y la noche, el Yin y el Yang.

Escribiendo puedo ser un dios pagano

inmortal, decidir vida y muerte puedo así

de un rey, de un sabio, de un cardenal

y hasta la de un don nadie.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para poder crear,

un mundo donde las lagrimas

no son más que los pesares

de una vida que hablar no puedo,

no porque no quiera, sino

porque la garganta muda se vuelve

y la mano se ofrece.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para contar al mundo

lo que siento,

lo que llevo dentro,

que ni soñar me deja…

Pippo Bunorrotri

Y por hoy, nada más.

Voy a construir el blog (de una vez) para alojar a mis pequeños y confieso que he aprendido con los años a no creer que mi historia era la mejor y que los demás tenían mucha suerte.

He aprendido que poco a poco, y dando lo mejor de mí, borrando párrafos y volviéndolos a escribir, es como una se hace una escritora.

Te animo a que escribas siempre y cuando te apasione este mundillo.

¡Hasta pronto y gracias por leerme!

Juana Sánchez González

Agorafóbica perdida, el libro

Actualización| 2/03/2020

Agorafóbica perdida ha dejado de ser un libro breve para convertirse en un proyecto más grande.

La temática es la misma sólo que he ampliado el contenido con la protagonista ya de adulta rodeada de personajes un tanto peculiares, casi más que un ataque de pánico que llega sin avisar.

Más humor negro y la colaboración de Elisabet Ibanez Ferrer con sus bellas ilustraciones, convierten este título en algo un poco más grande, más hermoso y más canalla porque tras el sufrimiento también puede haber un toque de humor.

Hola,

He publicado un libro donde recojo con humor negro este problema o estilo de vida: la agorafobia.

Pensé que era una idea que debía plasmar en un libro de una vez. De hecho, llevo una década pensando en el tema.

En él encontrarás el día a día de una persona que te cuenta desde la niñez hasta su época de adulta su convivencia con unos síntomas, pero a los que no puede poner nombre.

Nadie le sabe ayudar. Cualquier situación fácil para otro, a ella le resulta similar a escalar el Everest. Pero con humor negro logra llevar una vida normal hasta los 13 años.

El humor negro nos hará libres

He querido no dramatizar con este tema, al revés. Tratarlo con respeto pero siempre con humor por una razón: existirán cientos de terapias, decenas de métodos de hombres y mujeres que dicen haberlo superado, pero que te cobran un dineral y encima, se venden como buenos samaritanos.

Estoy trabajando en mi faceta de escritora, una carrera que nació en 2012, ya os he hablado de ello.

Dentro de un redactor freelance hay un agorafóbico, perdón un escritor frustrado. Pero en mi caso, nunca he dejado de escribir para mí.

aca62e84919adf01281918a705239b72bc7a5d2b932e27f6dd26c2e11e7ee4f7

Agorafóbica perdida es un libro que se lee en un suspiro

Las enfermedades invisibles, son las que acompañan a la gente normal y corriente y también resultan igual de ‘atractivas’ que el estrés o los pasajes de pánico que a un cantante le duran un suspiro.

Hace años escribí un artículo sobre la agorafobia al estar recuperada al 100% y tuve que leer testimonios de chicas y chicos jóvenes a los que su pareja les chillaba si tenían un ataque de pánico o se agobiaban.

¿Hace falta añadir algo más? Sí, que otros chicos me están escribiendo desde ayer pidiendo algo sencillo: normalizar este tema. Y nada como la risa para rebajar un problema.

La ansiedad es un mal con diversos síntomas y entre ellos está la agorafobia

Encima que a veces te dan ganas de correr más que Forrest Gump, tampoco es cuestión de que tu entorno te castigue. No tiene sentido. ¿Nos atreveríamos a echar la bronca a alguien que tiene una pierna escayolada?

Este libro está dedicado a aquellos que me escribieron de manera anónima, a los agorafóbicos valientes, a los que saben y comprenden que esto es lo mismo que ser alérgico al polen.

Twitter: @SoyJuanaSánchez 

Hasta pronto y gracias por leerme

Juana Sánchez G.

¿Es importante volver a editar un libro?

Hola,

Hoy voy a ir al grano. Eso sí, espero que quienes haya tenido vacaciones en Semana Santa, sobre todo en España, no se hayan mojado mucho. Al mal tiempo, bueno es leer o escribir.

En alguna ocasión te he hablado de la importancia de repasar, de leer en voz alta un texto una vez que ya pasaste por la fase de: documentación, estructura y esa última mirada concienzuda que es tan necesaria para que quede tan perfecto como una de esas tartas que dan pena comer, por lo bonitas que son.

Con el manual que preside el artículo de hoy me ha sucedido eso.  He repetido todos esos pasos porque cuando lo escribí en 2012, yo escribía peor que ahora. ¿Cómo es posible?

Te lo pregunto abiertamente:

¿Crees que eres un poco más sabio que hace cinco años?

No te conozco pero estoy convencida de que la respuesta será afirmativa, a menos que te hayas dedicado a estar tumbado en el sofá las 24 horas del día de los 365 días del año mirando al techo.

De alguna manera, nuestro objetivo o nuestro fin en la vida es mejorar. Tanto como personas como profesionales. Pero con la escritura es todavía más importante crecer.

Ojo, por un lado mejoraremos algunos aspectos, tendremos más conocimientos, pero el nivel de exigencia aumenta.

Volver a editar un libro es la mejor idea que hayas podido tener

Fui excesivamente sincera y te confesé que en la portada del manual para hablar en público estaba mi ex. Alguien a quien respeto y deseo la mayor de las felicidades, pero lo que en aquel momento me pareció una genialidad, con los años me daba cuenta de que no era lo ideal para estar en la portada de un libro.

Yo he cambiado y mi estilo de escribir también. A la vez, mi personalidad es diferente a la de aquella entusiasta Joana de 2012 decidió dar el salto y publicar el manual en Amazon sin pensar en detalles que ahora me parecen relevantes.

Por ejemplo, la portada. Yo me enamoro de libros por sus portadas. Eso no quiere decir que no le dé importancia ni al escritor ni al contenido.

Los libros no están en este mundo para hacer bonito un rincón de tu casa, pero sí para captar tu atención, como ese perrito que en la perrera te mira con ojos dulces para que lo rescates y te lo lleves a casa.

Estoy más orgullosa de este manual en 2019. No sólo he cambiado la portada, por dentro he navegado entre los capítulos y ahora es más ameno de leer, más fácil y he quitado párrafos, sí, algo que un escritor odia y el lector agradece cuando lo tiene en sus manos.

¿Si he escrito este artículo pensando en que lo compres? Pues si tienes problemas para hablar en público o te interesan las habilidades comunicativas y cómo escribir un mensaje para poder leer delante de otros y  hacerlo con la mayor naturalidad, sí.

Y lo puedes conseguir aquí:

Soy tímido, pero a Churchill pongo por testigo de que: ¡Hablaré en público!

Sé que ya pasó el día 23 de abril, el Día Internacional del Libro, pero llevemos la contraria al mundo. Seamos rebeldes. Si dieras el paso y te hicieras con un ejemplar, tras leerlo que dejaras una reseña no sólo me haría ilusión (una ilusión renovada) también me gustaría saber que te gustó.

¡Nos leemos pronto y gracias por estar ahí!

Joana Sánchez G.

El día del libro y los escritores anónimos

book-3259352_640

 

El próximo 23 de abril, es el día del libro. Escritores, influencers, y personajes mediáticos, firmarán ejemplares de sus obras.

El día del libro es un momento idóneo para fomentar la lectura y  para animarte a comenzar esa novela en la que llevas pensando tanto tiempo.

Fue en 1995 cuando la UNESCO aprobó, a propuesta de la Unión Internacional de Editores, la celebración del Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor.

Un 23 de abril  murieron: Miguel de CervantesWilliam Shakespeare, o Inca Garcilaso de la Vega , también vinieron al mundo grandes escritores que puedes encontrar en este enlace.

 

¿Se escriben muchos libros en España?

 

Según la Agencia del ISBN sí. Pero esto no quiere decir que se lea más. ¿Hay más escritores que lectores? Es una pregunta sencilla de responder con otra: ¿Resulta más fácil en 2019 autopublicar un libro? 

 

 

El asunto es el de siempre. Famosos que encargan sus libros a negros literarios y que se leen en proporción a la fama que éste tenga. O mejor dicho, se compran. ¿Alguien se ha leído alguno de Belén Esteban? ¿No sabes quién es? ¡Te amo!

paint-2985569_640.jpg

 

Escribir un libro por placer o escribir un libro por placer

 

No es una errata, creo que escribir por el placer de ver publicada tu historia o un ebook para ayudar a personas que pertenezcan a tu sector es un esfuerzo titánico y ofrece una recompensa personal impagable. Si luego vendes algún ejemplar, perfecto.

Escribir un libro puede ser fácil, que te lo publiquen menos y que se venda…, un milagro

Pero, el placer del que no persigue el triunfo, el escritor que junta palabras, crea un universo totalmente inventado por él, está hecho de otra pasta.

A mí me viene a la mente Agatha Christie, porque he leído sus libros y porque hasta su vida personal, merece ser considerada una obra literaria.

Ella lo consiguió, de hecho, su obra de teatro La Ratonera es el espectáculo de más larga duración en el mundo. Además de publicar novelas de misterio y crímenes, también se atrevió con la novela romántica, bajo el pseudónimo Mary Westmacott.

Agatha Christie afirmaba no ser una mujer con grandes virtudes, pero mientras escribía era feliz, por esta razón muchos le damos todavía las gracias.

rose-3802424_640

Escribir para el 23 de abril, o escribir para ti

 

La ventaja, y a la vez, la desventaja del escritor novel es no tener la presión de una editorial o de un público que reclama una segunda o tercera parte de un libro. ¿Si estoy loca? Un poco, lo reconozco.

Claro que me gustaría ser una escritora de éxito y que el placer que siento al imaginar historias y luego plasmarlas en papel o en audios las leyeran y escucharan cuanta más gente, mejor. Pero también soy realista. Escribir una historia puede ser relativamente fácil, pero que pase la criba de amigos, conocidos o de un profesional es otro cantar

Escribo todos los días, para otros normalmente y me queda poco tiempo para mí. Sé que no es excusa puesto que escritores prolíficos han llevado existencias más atormentadas que servidora y ahí han quedado sus nombres para la posteridad.

Pronto lanzaré el libro en el que me he desnudado a nivel emocional, no creo que me hagan entrevistas, ni que tenga una caseta para firmar el 23 de abril del próximo año pero me siento orgullosa y feliz de haber terminado… Ojo, aún no ha acabado el proceso, y es ahí donde entra la figura del lector crítico.

 

Del placer de escribir al miedo a ser juzgada por un desconocido

 

Si has escrito un libro tengo dos recomendaciones para ti, una en forma de entrevista:

Entrevista a Patricia Martínez, “Nadie puede editarse bien a sí mismo, un buen libro requiere asesoramiento objetivo”

y la otra en forma de podcast:

10 cosas que debes saber antes de mandar tu manuscrito a una editorial con Sidharta Ochoa.

Dos mujeres que desde lugares diferentes coinciden en el mismo discurso: tú no puedes ser tu propio editor.

En mi caso, soy correctora de varios libros y reconozco que he sentido esa necesidad, la de enviar mi borrador manuscrito a otros ojos, otras gentes a los que incluso no conozco al 100% porque no me interesa tanto la opinión de quien me quiere.

El mensaje es claro, si quieres que tu obra llegue a manos de uno, de diez o de doscientos lectores, escribe por placer pero respeta a ese futuro lector, procura que cuando comience a leer perciba que no sólo se encuentra frente a una historia, también frente a un pedazo de ti porque has puesto todo tu empeño en que sea una obra digna.

 

heart-shape-1714807_640

Cómo surge el amor entre un libro y un lector

 

Lo sencillo sería decir que con un buen marketing tu libro llegará al Olimpo de las novelas , de hecho hay muchos blogs de escritores que ofrecen consejos sensatos sobre cómo gestionar las redes sociales, crear una página web e incluso grabar vídeos de menos de un minuto entorno al libro. Todo eso, pequeños, conlleva dinero.

 

Son propuestas válidas y tal vez me anime a llevarlas a cabo, porque si tu libro es invisible claro que no lo leerá más que la familia cercana, y eso con suerte

 

Pondré un ejemplo, yo no le conocía le debo el dato a mi hermano: Blas Ruiz Grau, un alicantino que triunfa con sus libros en Amazon, así reza el titular del artículo que te dejo.

Coincido con él en un dato obvio: “Para escribir bien, antes has de haber leído y seguir leyendo incluso a autores que no te atraigan” Si uno no lee, a mí ya me resulta raro lo de dedicarse a la escritura. También coincido en el respeto a lanzarte a ser escritor. El miedo al fracaso, inseguridades varias, pero parece que a él le va bien 😉

Con ese par de reflexiones se ha ganado mi admiración.

Respecto al flechazo…, todo sirve. Si el género es el erótico sabes que vas a tener más oportunidades de vender ejemplares que si escribes sobre la historia de tu vecina, una señora de 90 años, que es alemana y vivió el holocausto. ¿Te han entrado dudas?

Eso significa que tal vez, tengas la mente preparada para enamorarte de cualquier género

Para terminar, me gustaría opinar sobre algo que he leído hoy relacionado con la importancia de contar con una buena portada y la mala impresión que dejas en tus lectores si tu libro, manual, ebook no cuenta con una de calidad medianamente aceptable…

He reflexionado sobre esa cuestión y acabo de hablar con mi yo de 2012 y le he echado una bronca por escoger una foto que le hice a mi ex, al que quería mucho y utilizarla como portada en el manual para hablar en público: Soy tímido, pero a Churchill pongo por testigo de que hablaré en público.

Pero si te soy sincera, no he sido muy dura ¿sabes el motivo? Todo se mejora con los años, con la práctica y sé que ahora ese manual sería el doble de bueno, lo hubiera mimado más, pero supongo que es como ser madre, aprendes sobre la marcha.

Espero que te haya gustado, puedes dejar un comentario sobre alguna historia que tengas entre manos, ¿estás listo para que otros la lean o la quieres sólo para ti?

 

Joana Sánchez G.

Ventajas y desventajas de ser un redactor freelance

1366_2000

 

Hola amigos,

Hoy voy a hablar sobre la desventajas de ser un redactor freelance. Lo sé, en el título también pone ventajas pero últimamente, por mi experiencia personal sólo encuentro lo contrario.

 

Escribir es duro, pero ahora freelance es cuando vas demostrarlo, con sudor

 

La mítica serie Fama, que veía cuando era una tierna niña, contaba con una profesora de baile que siempre repetía:

 

La fama cuesta, y aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor

 

Si te decantas por escribir por tu cuenta, te aseguro que vas a sudar. Sobre todo, si no tienes muchos clientes, como bien asegura Roger García, el creador de El Blog del Redactor Freelance,  donde confiesa que ha de realizar 60 contenidos al mes para ganarse la vida.

Y basándome en mi experiencia la principal desventaja que encuentro es la del tiempo. Para escribir un artículo hay que apostar cada vez más por la extensión, cuanto más largo sea el post, mejor. Y eso se traduce en más palabras, en más dedicación.

¿Pero para quién es mejor? Para Google, para el cliente, para el propio contenido, para el posicionamiento.

 

¿Calidad o cantidad? El lector y el cliente siempre valorará la calidad

 

Estoy de acuerdo con Roger, porque también lo he vivido: escribir todos los días en un blog puede empujarte a sufrir un ataque de nervios. Siempre y cuando no lo hagas por placer, como por ejemplo: escribir sobre la natación sincronizada.

En mi caso, opino que publicar un artículo semanal es suficiente, eso sí, no lo olvides, si eres redactor freelance multiplica artículos largos (1000 palabras es lo que le gusta a Google) por los clientes que tengas.

¿Está bien pagado escribir contenido? No. Exceptuando algunos casos donde sí se reconoce al profesional que está detrás de un texto que ha tenido en cuenta:

  • La estructura.
  • El SEO.
  • La creatividad.
  • La documentación.

Pero en general, no. Y es ahí donde esta redactora freelance grita a los cuatro vientos que desea escribir para un cliente, sobre todo si se llama empresa y apellida contrato.

Chicos, emprender es el invento del siglo. Algo que nació por parte de los que no sabían cómo arreglar la crisis económica.

Emprender debería ser voluntario, porque si no es así, si lo haces llevado por la necesidad, es cuando tu estilo al escribir será similar al de otros que pululan por la red.

Y es cuando aparecen los textos sin alma, con falta de originalidad.

Si ya me vas conociendo sabrás que no soy muy partidaria de alentar a los que estéis pensando en escribir por vuestra cuenta que echéis a volar en un sector tan duro como el de la creación de contenidos.

 

Soy redactora no un personaje de Marvel

 

Me gustaría hablar ahora con el cliente, ese ser que piensa que tú te sientas frente al ordenador y las palabras brotan de tus manos simplemente con posarlas sobre el teclado.

No. Un redactor, borra, edita y busca información. Lee en voz alta lo escrito, repasa, comprueba que no hay ningún error, que tiene sentido,  resulta atractivo y sencillo de leer.

Y en ocasiones, cuando cree que está listo, descubre una errata y hay que volver a meter al horno el artículo.

A todo ese proceso se le llama, trabajo.

Y el trabajo se paga.

¿Por qué existen tan pocos redactores en plantilla en agencias o en cualquier lugar donde se necesiten generar textos?

Porque creen que somos como Batman, que vivimos en una cueva porque nos gusta, y disfrutamos siendo colaboradores, ése o ésa que se pasa por la oficina de vez en cuando.

Las ventajas de ser un redactor freelance, es decir, trabajar por tu cuenta estriba en tener muchos clientes, buenos clientes, clientes que sepan que detrás de un texto hay horas invertidas. En resumen, poder vivir de ello.

Si todas esas cuestiones se dan, podrás vivir de redactar para otros, darte de alta como autónomo y no morir en el intento.

Lo siento, pero ya sabes que soy una soñadora que se volvió realista y abandonó el universo  cuqui para pisar tierra firme.

Escribir es un oficio duro. Que veamos que el vecino del quinto publicó un libro no significa que sepa escribir.

Ahí radica el gran problema, hoy día parece que todo es sencillo. Y eso lleva a que no valoren tu trabajo.

¿Se te ocurre alguna ventaja para escribir por tu cuenta como oficio? ¿Hay algún optimista en la sala?

 

Joana Sánchez G.

#quieroseredactor X

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

Hola, hemos llegado a la última semana de esta serie de consejos y anécdotas relacionadas con la redacción.

Os quiero dar las gracias por vuestros “me gusta”, los comentarios y por compartir las experiencias de esta humilde artesana de la escritura.

La manera que he encontrado de agradecer vuestra generosidad, es regalaros este taller de creatividad y pensamiento lateral que en su momento, a mí me ayudó mucho.

Espero daros en breve otra buena nueva, relacionada con la escritura y el mundo del podcast.

Ojo, esto no se acaba como dicen Delafé.

 

Si de veras quieres formar parte de esta comunidad donde no habrá presidente de la escalera molón, pero sí redactora con bolígrafo y teclado: suscríbete.

¡Hasta la próxima!

Joana Sánchez G.