Las ventajas de una buena comunicación entre el redactor y el cliente

Vamos al grano, hoy nuestro protagonista es el cliente y no el redactor. Pero, ante todo, la buena comunicación que debe surgir entre ambos.

Consejos que te ahorrarán tiempo y costes

  • ¿Tienes clara tu idea o tu proyecto? El redactor se encargará de que los textos o el proyecto que tienes en mente, se convierta en palabras que llamen la atención de tus futuros clientes. Pero, ojo, es redactor, no adivino. Imagina que vas a una panadería y cierran porque tú aún no te has decidido por el pastel que deseas comprar.

Tu idea o proyecto es ese pastel que te encanta y sabes describir en una frase lo que significa para ti

  • Trata de escribir un plan para tu blog que explique todo que quieres tener y todo lo que el redactor necesita saber. Dile si quieres que consulte fuentes específicas, prepara una lista de temas y guíalo en la dirección que te has planteado tomar.
  • Dale alas al redactor si tienes dudas. Tal vez, tengas en mente un nombre ideal para tu negocio o para un titular. Pero, una vez que lo compartes y alguien ajeno a ti lo dice en voz alta, suena extraño, poco comercial o surrealista.

Dejarse aconsejar es también un ahorro de tiempo. Piensa que el redactor tiene experiencia en redactar textos y que un buen titular es la antesala de una lectura.

  • Ten claro lo que NO QUIERES que aparezca en tu blog o página web. Imaginemos que tu empresa está enfocada a la belleza. Pero tus productos son ecológicos. Dejar claro al redactor que no quieres un artículo o información relacionada con cosméticos o personas que no consumen este tipo de productos, es importante.
  • ¿De veras ese cambio es producto de una necesidad o de un capricho? Ahora me pongo seria. El redactor te ha enviado un borrador. Te gusta. Pero, resulta que como te ha invitado a que modifiques o corrijas, coges el rotulador rojo y empiezas a tachar y cambiar sin saber muy bien el motivo. Piensa que tiene más clientes y aunque te respeta, dispone de 24 horas al día como tú.

A más cambios, mayor será el precio a pagar. Si cambias un párrafo o eliminas todo un texto, piensa si lo haces por el bien de tu negocio o porque sí

  • Escribe, llama y habla todas las veces que sea necesario con el redactor. Hablar no perjudica a nadie. Al revés. Hablando se entiende la gente. Y si no es así, pues habrá que dialogar más. Pregunta al redactor si le ha quedado clara tu idea. Si tiene la suficiente información como para pensar que forma parte de la empresa y ha interiorizado bien vuestros valores.

Eso sí, no llames a las 23 h o un domingo por la tarde, a no ser que el mundo se esté acabando, hay que respetar los horarios del trabajador

  • Apostar por un redactor profesional, con una trayectoria de años, es una garantía. Existen múltiples plataformas que te regalan los textos, pero piensa que no se van a implicar ni la mitad de lo que lo hará un redactor profesional e independiente.

Espero que estas ideas, te sirvan y a la hora de encargar tu proyecto te resulte más sencillo y ahorres tiempo y dinero.

Gracias por leerme,

Juana Sánchez G.

#quieroseredactor X

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

Hola, hemos llegado a la última semana de esta serie de consejos y anécdotas relacionadas con la redacción.

Os quiero dar las gracias por vuestros “me gusta”, los comentarios y por compartir las experiencias de esta humilde artesana de la escritura.

La manera que he encontrado de agradecer vuestra generosidad, es regalaros este taller de creatividad y pensamiento lateral que en su momento, a mí me ayudó mucho.

Espero daros en breve otra buena nueva, relacionada con la escritura y el mundo del podcast.

Ojo, esto no se acaba como dicen Delafé.

 

Si de veras quieres formar parte de esta comunidad donde no habrá presidente de la escalera molón, pero sí redactora con bolígrafo y teclado: suscríbete.

¡Hasta la próxima!

Joana Sánchez G.

Todavía no has escrito nada

female-865110_640

Todavía no has escrito nada es un mensaje que aparece a la derecha de este blog. A mí me parece absurdo, como que José Luis Cuerda haya tardado en poder estrenar su película tres años. Surrealista.

El mal de un escritor es la hoja en blanco y la cabeza vacía. Como se acerca la Navidad, he pensado en ofrecerte algún consejo si eres redactor, escritor o creador de contenido. Permíteme un inciso: ¿A ti te gusta el término ‘creador de contenido’? A mí tampoco.

No puedes escribir porque tienes demasiadas ideas en la cabeza

Parece una contradicción pero a mí me pasa a menudo. Si tengo que escribir para un cliente y sé las pautas que he de seguir, es fácil. Te documentas, creas una estructura y rellenas los espacios en blanco.

Pero cuando has de escribir para ti, la sensación que te invade es la de un niño al que le dicen: ¡Vacaciones! Y echa a correr en el parque y no sabe a qué montarse, está tan nervioso y feliz que es incapaz de tomar una decisión, lo quiere todo a la vez.

No eres Jane Austen, así que valora el tiempo del que dispones para escribir

El pasado día 16 de diciembre se celebraba el año de nacimiento de esta novelista inglesa. Me declaro fan, sobre todo por el humor que destilan sus novelas y la crítica a la clase social a la que pertenecía, pero tú no eres Jane Austen.

Ni rica, ni tienes todo el tiempo del mundo y si deseas escribir sobre cuatro temas, lo siento, elige uno o dos. Mejor elige uno.

woman-865111_640

Vaaaaaaaaaaale, igual soy estricta pero hablo con conocimiento de causa. Este año, por fin he terminado un libro. Mi libro. Y si lo he logrado sé que ha sido por dos razones:

  1. Cuando falleció mi padre, me prometí terminar un libro.
  2. Todas las noches escribía aunque fuera un párrafo o dos.

La perseverancia es la mejor amiga de un escritor

Añadiría también la impulsividad y la autenticidad. Si ya has seguido los pasos anteriores y has logrado terminar un libro, un relato, un guión pero cualquier cosa que no tenga que ver con un cliente, lo primero: enhorabuena y lo segundo, prepárate para sentir un vacío en el estómago.

Ya tienes tu texto. Ningún blog ni ninguna voz interior va a recordarte: Todavía no has escrito nada.

¿Cuál es el siguiente paso? Dar a conocer tu obra

Otra vez me pongo de ejemplo, sin pensar muy bien lo que hacía envié mi libro en pañales a una persona conocida, pero sobre todo se lo mandé porque me inspira confianza, ternura y cercanía. Esas cosas extrañas que te suceden con los desconocidos.

La taquicardia me sobrevino cuando me contestó y me dijo que estaría encantado de leerlo. ¿Así? ¿Tan fácil?

El maestro José Luis Cuerda ha tardado años y ha necesitado que un grupo de cómicos con corazón y sensibilidad, le produzcan su película

¿Por qué existe el autosabotaje en el escritor y cómo darle una buena patada?

Os podría pasar varios artículos sobre el autosabotaje, igual tiene que ver con un trauma de la infancia, pero me parecía tan extraño que me sucediera algo bueno que le envié dos borradores más corregidos, ah y añadí que si no le gustaba me lo dijera con una canción.

¿Se puede sembrar peor imagen? No. Pasé de parecer una persona agradable a una insegura y frágil escritora anónima que temía no estar a la altura. En unas semanas quizás tenga una respuesta. Positiva o negativa, no hay más opciones.

La conclusión es, si tienes una idea (o dos) hazla realidad.

Siéntate y escribe

El mundo real no es el de los influencers, el mundo real sigue siendo el del esfuerzo y la constancia. A veces, hay gente brillante que permanece en la sombra toda su vida, a veces hay gente que nace de pie y todo son palmaditas y sus planes salen a la primera.

Una vez que asumes que lo mejor es no compararse con nadie, si lo tuyo es escribir y no puedes parar de parir ideas, inténtalo. Y si te dicen que no, da las gracias y toca a otra puerta. Y así, hasta el infinito.

Espero haberte ayudado y la próxima vez que aparezca el mensajito de marras, no lo tapes con la mano derecha o escribas con desgana.

Creo que tachar, borrar y volver a escribir una y otra vez es la mejor señal, la señal de que te gusta lo que haces y ya hay más probabilidades de que eso se traduzca en que les gustes a los demás.

 

 

NOTA: Yo también creo que la chica de las fotos no ha escrito nada en su vida. Con esas uñas ya te digo que es imposible.

 

Joana Sánchez

Un buen redactor, observa su entorno como un águila

 

aguila_calva_volando

 

 

El águila es un cazador experto, y el redactor debe ser experto en cazar noticias, historias e ideas. Si bien el otro día, hacía esa similitud entre ser meretriz y redactora , lo cierto es que también se disfruta mucho, echando el guante a momentos que puedes trasladar en palabras para tu cliente.

Como cuando vas a hacer la compra y has de elegir las mejores piezas de fruta o verdura. Las miras con tiempo, las tocas y coges las que sabes que te agradarán y encajan con tus gustos. Con los proyectos que te encargan tus clientes sucede lo mismo.

Ser el vehículo entre las ideas y las palabras que necesita tu cliente

 

De nada sirve que trabajes en la oficina más cool del lugar, si después no sabes lo que ocurre en tu entorno porque no te mueves de allí. Lo único que cambia cada día es tu salvapantallas. Yo quiero ser redactora oficial, trabajar para una sola empresa, pero antes de que eso llegue, mi método es el siguiente:

 

  • Estoy igual de atenta a las noticias que a lo que ocurre en un trayecto de autobús.
  • Procuro alejarme de los gurús y de personas que emplean términos que ni saben lo que significan.
  • Me empapo de todo lo que rodee al sector al que pertenece mi cliente. A veces, sufro de doble personalidad y creo ser responsable de un departamento de recursos humanos, o experta en células madre.
  • Soy consciente de que el cliente desea que su contenido sea leído por hordas de lectores.

 

Para ser redactor de primera: escribe, lee, escribe, lee y así hasta el infinito

 

Esta semana estoy pasando todo el día en un hospital al lado de mi madre. Pronto vuelve a casa, los médicos son dioses, mis héroes. Ni un solo día he dejado de tropezarme con historias. El trabajo del redactor es saber escuchar y observar lo que nos cuenta nuestro interlocutor.

Que lo que para otro sea una mera conversación, para nosotros sea material valioso, y prácticamente un tesoro (primero a nivel personal) y después trasladado al terreno profesional algo tan importante que merezca ser contado como contenido platino.

Querido redactor, eres y no dejarás de ser un ladrón de historias que, en ocasiones, guardarás para ti, y las más de las veces, regalarás a tu cliente para que su contenido esté cargado de esa pizca de humanidad que se pierde entre las prisas y lo cool.

Escribe, escribe y escribe.

 

Joana Sánchez

No SÉ escribir

time-for-a-change-2015164_640

Si has llegado a este artículo puede ser por dos razones:

  1. Escribes y tal vez estés en blanco.
  2. Deseas escribir pero no ‘te sale’.

Te propongo un trato

Si tienes una idea, pero no sabes cómo expresarla con palabras escríbeme pero antes…

Te voy a contar una historia verídica:

Hace un mes, una mujer me envió un mensaje por Twitter. En él me pedía ‘cuatro letras’ para dárselas a una persona que había sido un maltratador en su infancia y al que tenía que ver siendo adulta. Los hechos ocurrieron en su niñez y él había pagado por su delito.

Primero me sorprendió el encargo pero tras meditar decidí que debía redactar ese discurso para ella. 

El objetivo era reflejar en esas líneas que ya no lo tenía miedo, pero a pesar de eso, no quería volver a verlo por casa de sus padres.

Fue mucha la responsabilidad y también grato, leer que mi anónima lectora había hecho tres copias de ese texto: Una iba en la maleta, otra en su bolso y la tercera en su chaqueta.

¿Lo mejor? Su respuesta cuando le entregué sus ‘cuatro letras’: “Gracias, aunque no te conozco ahora, cada vez que leo esas líneas me siento como una roca”

 texto para lectora anónima

texto-para-lectora-anc3b3nima2

¿Qué te ha parecido? Lo mejor es que pude ayudar a una persona que se había quedado sin voz ni palabras.

Soy una negada en matemáticas

Soy muy mala con los números, pero las palabras siempre me han acompañado y por esta razón, por pasar mi vida leyendo y escribiendo, he decidido asesorar pero esta vez desde una óptica diferente. No sólo redactando artículos con un objetivo: vender, sino con historias más personales como las que ya has leído.

En esta época en la que mejor estamos comunicados nos cuesta expresar nuestros sentimientos con palabras, mi lectora anónima es la prueba. No sabemos o nos da vergüenza.

Los emoticonos jamás sustituirán una palabra

emoticon-1611977_640

Cuenta conmigo para transformar tu idea en palabras.

Escríbeme y cuéntame tu caso.

 

 

Joana Sánchez González

Para ser emprendedor de primera, desacelera

Te voy a contar una breve historia. Mi padre era encofrador. ¿Ni idea? Eso le pasaba al 90% de mis compañeros en el colegio. A veces, hubiera preferido que fuera astronauta. La cuestión es que un día le pregunté cómo podía explicar en qué consistía su trabajo:

“En hacer los esqueletos de los edificios”, me dijo.

 

30437080525_a847d04ee7_z

Y de eso vamos a hablar hoy.  De los nuevos emprendores, que no son otra cosa que personas con una idea e ilusión pero que pueden cometer un error sencillo, el de mirarse en otros que dan la impresión de que conseguir el éxito es sólo cuestión de hacer ruido en las redes sociales.

Sin unos buenos pilares, no hay producto o servicio que perviva.

Fijaos en Warren Buffett

Resultado de imagen de warren buffett

  • Si no puede ver caer un 50 % de su inversión sin pánico, no invierta en el mercado de valores.
  • Invierta siempre a largo plazo.

Tiempo, trabajo, esfuerzo.

Tenemos una idea, y no paran de bombardearnos con noticias sobre grupos de amigos que triunfa vendiendo x producto en el mundo mundial. ¿Pero qué hay detrás? Quizás algún amigo famoso que les ha servido  de trampolín, una ayuda extra para comenzar si el capital es bajo…

Esa opción está bien, pero no al alcance de todos. Existen otros caminos, quizás más lentos pero igual de seguros. ¿Es tu caso? ¿Tienes más de 40 años y has decidido montar un negocio por tu cuenta? ¿Crees que nadie confía en ti o que tu idea es poco ambiciosa? ¿Necesitas dinero para comenzar? ¿En quién te inspiras? ¿Has pensado en tirar la toalla?

30172802912_b825b65430_z

No lo hagas, deja la toalla en su sitio.

Soy publicista, al menos eso dice el título que tengo. Lograr entrar en una agencia de publicidad se convirtió en una odisea. Pero nunca tiré la toalla. La recogí y me sumergí en otros proyectos, me formé y ¿sabéis una cosa? No me arrepiento. Igual no era mi destino permanecer en una toda la vida. Pero nunca he dejado de creer en mí.

Es más, me aburre pensar en acudir todos los días al mismo lugar de trabajo año tras año.

El buen emprendedor, no acelera para llegar el primero. Invierte no sólo su tiempo sino sus ilusiones  y energías en ser el mejor. Y ser el mejor significa no engañar al cliente, hacer tu trabajo con cariño  sean cuales sean tus circunstancias, tanto económicas como personales.

30046481392_7c531fb101_z

Ilustraciones: Isabel Iborra

Más información: http://www.pymesyautonomos.com/vocacion-de-empresa/para-emprender-se-necesitan-unos-buenos-pilares