Cómo afrontar una entrevista sobre tu libro ante tus ídolos. Las piernas no son del cuerpo

maxresdefault

Hola,

¿Solo a mí me parece que el título de este artículo no deja mucho al misterio? 😊

Porque sé que tú eres listo y sabes que voy a hablarte de la entrevista que me hicieron en el mejor programa de la radio, Las piernas no son del cuerpo con Juan Luis Cano y Curra Vidal.

En principio el protagonista era el libro Diario de una redactora peculiar, ¿todavía no lo tienes? Su libro, aquí caballero, dama, jovenzuelo…

IMG-20190626-WA0009

¿Vengo a hablar de mi libro en la radio o solo quiero abrazar a Juan Luis?

Esa es la realidad. El día que me enteré de la propuesta-invitación a la entrevista, solo podía pensar en lo mucho que admiro a Juan Luis Cano y Guillermo Fesser, conocidos por haber creado el mejor dúo radiofónico: Gomaespuma.

Quien haya crecido con ellos o ya fuera un joven  lechón entenderá que no sabía si al darme paso a las 10:15 me acordaría del argumento del libro o me pondría a cantar la sintonía del mítico programa.

Tanto uno como otro, llevan años por separado haciendo cine, radio y luchando por la Fundación Gomaespuma sin perder un ápice de humildad.

La humildad es lo que me gusta en las personas, pero si destaca en perfiles que podrían muy bien haberse dejado llevar por la tontería de la fama, más.😉

DiDCbwpXUAIQ6D-

Antes de una entrevista, los nervios son del cuerpo

He hablado en público tropecientas veces, he impartido cursos sobre el tema, y no es la primera vez que me hacen una entrevista ¿por qué acudieron todos los nervios que jamás había tenido?

Por el respeto hacia las personas con las que iba a hablar. La diferencia entre algunos personajes conocidos y estos profesionales  estriba en que ellos me trataron con cercanía, dulzura y humor. Las claves para que cualquier cosa sea un éxito.

Tratar a un entrevistado anónimo y a su libro, como si lo hubieran entrevistado en decenas de lugares es de agradecer

Déjate llevar, el mejor consejo ante periodistas que admiras

Cuando me preparé en Habilidades Comunicativas, se hacía hincapié en llevar bien preparada la entrevista, la conferencia, charla y de hecho, es lo correcto. Pero en esta ocasión, si había anotado algo por si me quedaba en blanco (nunca me ha pasado) quedó en el olvido.

En una pausa, Carlos Actrón y Mabi, fueron muy simpáticos conmigo pero lo mejor, el primero me dijo que iba a poner música que me gustaba y también una canción de Bunbury que vio en mi Twitter. ¿Qué hacer ante esa atención? Dejarse querer y dejarse llevar.

Así que entre preguntas y respuestas con el humor por medio, además de una buena reflexión de Juan Luis, sobre los que elegimos Humanidades y siempre somos vistos como los que viven en una nube, sonaron Los Flechazos (aunque ellos son los protagonistas del próximo libro en el que estoy trabajando)😀 y disfruté como una niña.

En realidad no sé qué añadir.

Para mí fue un lujo tener un hueco en el programa que no me pierdo todos los fines de semana. Y toda una experiencia que no olvidaré esa charla que mantuvieron conmigo, porque como dijo Carlos Actrón: “Estás entre amigos”

Y así, da gusto presentar tu libro con modestia, con emoción y con ganas de gritar que escribir ni es un capricho ni fácil, pero te da satisfacciones como las que hoy comparto contigo.

Gracias por leerme

Juana  Sánchez G.

¿Qué tienen en común un redactor freelance y La maravillosa Señora Maisel?

Hola,

Lo confieso, detesto a los articulistas que hacen símiles con herramientas de marketing y series. No tengo Netflix ni ninguna plataforma cool. Pero sí estoy pudiendo ver La maravillosa Sra. Maisel.

Hacía tiempo que no me reía a carcajadas, que no me sumergía en una historia creíble a ratos y rocambolesca en otros.

Una mujer, años 50. De ella se espera que se case, tenga hijos y un buen cuerpo. ¿Aspiraciones laborales? ¿Para qué necesita trabajar si ya lo hace el marido? ¡La Señora Maisel lo necesita! Sobre todo cuando el marido perfecto le pone los cuernos, y entre otras cosas trabaja como monologuista por accidente, porque la que tiene gracia es ella.

La Señora Maisel es espontánea,  un redactor también debe serlo

Si hablamos de un encargo con los límites bien trazados, poco espacio hay para la espontaneidad, pero si en ese artículo estamos hablando de nosotros, qué mejor que escribir como hablamos.

Aquí te dejo una prueba, un artículo breve que subí a Linkedin y que va por las 3.655 visualizaciones. Si lo lees comprobarás que no es gran cosa, pero sí natural y espontáneo. ¿Quiénes son esos ‘mirones’ que observan tu perfil pero nunca dicen nada?

En mi caso mi forma de desahogarme es el humor negro. Cáspita, resulta que sólo debía “subirme” al escenario de las publicaciones y decir lo que a todos les pasa por la mente, de ahí el éxito del texto. ¡Espontaneidad e identificación con el público!

La Señora Maisel, algo bebida y algo trastornada, se sube a un escenario y la gente ríe ante sus ocurrencias que no dejan de ser un drama, pero las palabras, el tono y su carisma la elevan a lo más alto.

maisel

La Señora Maisel gana poco dinero pero aspira a triunfar, un redactor debería pensar igual

Aunque proviene de una familia acomodada, se niega tras su separación a vivir de sus padres, pero de monologuista siendo novata y mujer no cobra mucho por lo que acepta todo tipo de trabajos: en un centro comercial pasa por diferentes puestos.

Y por la noche se produce la magia, sube a un escenario aunque algunos sean mugrientos. Lo mismo ocurre con el redactor. Debe trabajar mucho, y no cuenta con el apoyo económico de su rica familia (al menos la que escribe, no) Por lo tanto, viva el pluriempleo e intentar llegar a fin de mes.

¿Lo hermoso? Poder subir a ese “escenario” y ser tú. Escribir lo que te nazca del alma o bien para un cliente que tenga una mentalidad abierta o para ti y demostrar todo lo que puedes ofrecer con tus palabras: la risa, la empatía y la creatividad.

La_maravillosa_Sra_Maisel_Serie_de_TV-590476496-large

La Señora Maisel es organizada y siempre va estupenda, un redactor… también

Si como en mi caso redactas desde casa, lo de ir estupenda lo dejaremos a un lado. Una buena ducha, vestirse de persona y el pijama bajo la almohada será suficiente. Pero en cuanto a la organización es importante para el redactor. Sobre todo si no quieres pasarte la vida cobrando una miseria por artículo cuando tú sabes que eres bueno.

La confianza es fundamental. Pero como todo en la vida, un exceso sin nada que ofrecer a cambio es absurdo.

Ella tiene buenos monólogos, tú tienes buenas historias y has de organizar tu tiempo para hacerlas llegar a todas partes y eso tiene que ver con redes sociales, con escribir correos o presentarte ante alguien que realmente vea-lea lo que haces. Ahí sí sería buena idea ponerte algo decente.

La_maravillosa_Sra_Maisel_Serie_de_TV-580459737-large

La Señora Maisel es excéntrica y yo, digo los redactores también pueden serlo

Qué aburrido es navegar por internet y encontrar artículos primo hermanos de otros. Qué agobiante resulta leer libros en serie porque ‘es lo que se lleva’.

¿Y si tú eres lo más parecido a una brisa fresca que entra por la ventana? ¿Vas a cerrarte en banda y ser otro clon que huele a rancio?

Ser excéntrico o peculiar no suele gustar a todo el mundo, pero ojo, si logras seducir al público adecuado no te abandonará jamás.

No soy una redactora al uso, pero sé que tú lees mis artículos y eso me hace tener esperanza en esta profesión.

La_maravillosa_Sra_Maisel_Serie_de_TV-953965871-large

La Señora Maisel no es clasista y tú como redactor tampoco

Sólo hay que echar un vistazo a su representante y a ella. La noche y el día. Y no sólo por el atuendo sino por las vidas tan diferentes que les ha tocado en suerte. ¿Existe algún problema en saber relacionarse con cualquiera, sea cual sea su trabajo, sus ingresos, cómo vista o cómo hable?

No debería, pero no siempre es fácil. Te lo digo yo que vivo en un barrio de la periferia pero a la vez, me he movido por ambientes pijos. En ambos lugares me he sentido cómoda por una razón: ser yo misma. De vuelta con la naturalidad.

Con ser redactor ocurre lo mismo, cuanta más gente conozcas, de todo tipo, con ideas contrarias a las tuyas, que no te den la razón o te hagan la pelota, mucho mejor para ti y para tu forma de escribir.

¿Por qué? Te ayudará a pensar y a reflexionar antes de teclear una idea que creías certera. Ponerse en los zapatos del otro ayuda y mucho a pisar firmemente la tierra.

MRSM_S1_Hero._VVRCNgtMhqzYdNli6lba1JF9NhjJQRy_SX1080_

La Señora Maisel sonríe y llora, pero el humor es su salvación. La del redactor también

Que estés sobre el escenario poniendo a caer de un burro a tu marido y hagas chistes sobre su amante, sobre ser judía, digas tacos y todo ello sea aderezado con lágrimas y risas es una proeza.

Pero así es la vida. Un día tu padre se muere y aunque hayas tenido un año para prepararte sucede y la vida no se detiene y eso es lo que muestra esta serie. Nada de ciencia ficción: la crudeza de nuestras existencias pero con una opción: la de ponerle color a los problemas, aunque sea tirando de humor negro.

Tanto si te subes a un escenario como si escribes, más te vale aliarte con el humor y tomarte a guasa los palos que te van a tocar, la sociedad en la que vives y observar el éxito de los mediocres mientras a ti te duele la espalda y no te llega para pagar algunas facturas.

El humor nos hará libres y quién sabe, quizás nuestros textos reciban algún aplauso como los monólogos de la grandiosa Señora Maisel. Por cierto, doble aplauso para los guionistas.

Gracias por leerme.

Juana Sánchez González

Diario de una redactora peculiar

Hola,

¿Cuántos manuales existen para escribir mejor? Muchos.

Ahora os haré otra pregunta: ¿Cuántos libros tienen como protagonista a un redactor anónimo donde él es el héroe y también el perdedor con un trasfondo humorístico?

El mío. Diario de una redactora peculiar.

Un homenaje a los redactores freelance

Lo hipócrita sería inventarme una estrategia de marketing que a buen seguro se vería a mil leguas. Llevo hablando de este libro hace tiempo. Fue una promesa a mi padre fallecido en junio de 2017. El lector más fiel que he tenido.

Pero a medida que cada noche me plantaba frente al portátil tras cumplir con mis clientes, más anécdotas y curiosidades recordaba sobre cómo me decanté por escribir y no por otro oficio.

Y se hacían las 2, las 3 de la mañana dándole a la tecla. Porque aunque nuestro trabajo, en principio sea anónimo, también estamos presentes por la red y eso lleva a situaciones surrealistas y buenas. Como que te contraten para una revista porque han leído tu blog.

Con Diario de una redactora peculiar tal vez te sientas más orgulloso de escribir

Con esto quiero decir que no te doy ideas para que descubras la escritura persuasiva, ni que redactes el mejor artículo. Te cuento qué me sucedía alrededor de  ese trabajo.

Cómo gracias a escribir puedes estar un día en Alicante y a la semana siguiente, recibiendo clases de un conocido periodista en Madrid. ¿El motivo? Tu jefe que no te quiere hacer un contrato tiene faltas de ortografía.

O como una agencia puede llamarte para hacerte una entrevista porque el fin de semana anterior has colado un anónimo con tu teléfono siguiéndoles ‘el rollo’ con una campaña que han lanzado en la ciudad.

Una persona como tú con problemas normales y alguno no tan habitual

De eso trata el libro, básicamente de mi vida, pero como digo en la sinopsis: fue fácil escribirlo porque al fin y al cabo se trataba de plasmar la idea de una redactora que un día se levanta pensando que es una meretriz de las letras.

Cuando ella soñaba desde niña y adolescente con ser una escritora, una buena escritora y no convertirse en alguien que redacta textos sobre piscinas.

Y luchará por lograr escribir ese libro contra todos los elementos: malos jefes, enfermedades de las que hacen películas y parecen más cool, sus propias inseguridades y personajes surrealistas como políticos, actores y compañeros de trabajo que no les gusta que escribas bien.

¿Te lo recomiendo?

Ayer leí una recomendación en Amazon, nada tiene que ver conmigo, por si alguien no lo sabe, está terminantemente prohibido escribir opiniones de tu libro (menuda locura, ¿quién haría eso?)

Esto fue lo que leí:

OPINION AMAZON DIARIO DE UNA REDACTORA PECULIAR

Sólo añado que a mí me gusta escribir y siempre he soñado con ser escritora y vender libros no es fácil. Enamorar a un lector, tampoco.

Pero si había algo que tenía claro era que al haberme caído tantas veces tras sentir la miel en los labios con ‘el trabajo de mi vida’, debía hacer un homenaje a esos escritores que no tienen un millón de seguidores en Twitter.

Sin tantos seguidores ni K’s pero que se dejan la vista por un trabajo que les apasiona, aunque a veces tengan que escribir sobre temas tan ‘apasionantes’ como el color del fondo de una piscina.

Si os apetece, haceos con él.

Gracias por leerme

Juana Sánchez G.

#quieroseredactor VIII

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, hoy quiero empezar dando las gracias a las personas que me han comentado que leen cada entrega.

Y como alcalde vuestro que soy… no, eso no iba aquí. Como sierva vuestra que soy en este mundo de los artículos, correcciones y demás os contaré el motivo de mi nueva desaparición: he estado escribiendo.

Vamos al grano.

 

¿Es una leyenda urbana que un cliente te contrate al leer tu blog?

 

Ya sabéis que eso de tener un blog es importante, pero ojo, un blog es como un rinconcito de vuestra casa. De hecho, es el lugar favorito de tu hogar. No importa si los muebles son antiguos o ese sofá debería cambiarse por otro con mejor aspecto.

  • Está limpio (es fácil de leer).
  • Ordenado (el lector encuentra todo a la primera) Ni la Marie Kiondo te gana.
  • Acogedor (cuando un visitante llega, siente deseos de quedarse)
  • Sencillo (el lector que no conozca este mundillo, no se perderá en tecnicismos)

Porque no hay nada peor que confundir profesionalidad con palabras que no vienen al caso. De hecho, hace unos días escribí sobre el uso del término CEO que emplean alegremente muchas personas sin saber lo que significa realmente. ¿Por qué hacer difícil lo fácil?

oseillo
Esta imagen me pareció apropiada para el artículo: “Yo no soy tu CEO, soy tu jefe de toda la vida”

El mejor SEO es tu profesionalidad y mostrar tu trabajo, tu forma de escribir

 

Ya puedes encargar tu blog al mejor diseñador de páginas web, que como no tengas nada que aportar, sólo poseerás una casita bonita que todo el mundo se para a mirar, pero si echan un vistazo por la ventana la encontrarán vacía y sin ángel.

El ángel es escribir, llenar de historias, consejos, ayuda para otros redactores o clientes que busquen tus servicios

Y aquí es donde entra la anécdota de hoy. Hace años me escribieron para colaborar en la revista Ling, cuando este blog no existía. Abrí uno sencillo, humilde pero lleno de contenido, mis pocos muebles estaban colocados de manera acogedora.

Les gustó, y decidieron que sería su corresponsal en Alicante. De ahí que mi correo lleve “lecool” añadido, porque formé parte de ese equipo, donde cada redactor era de un punto del planeta, y yo me convertí en uno de ellos gracias a mostrar mis textos, mi estilo (mejor o peor) a través de un blog cálido.

Jamás desesperes si deseas hacerte un hueco en este mundillo de la redacción

Al igual que los deportistas de élite, sólo los vemos cuando ganan una medalla y nadie va con su cámara a filmar su día a día porque entrenar no vende ni resulta atractivo.

Tu obligación como redactor es escribir a diario, para que esos dedos ágiles tecleen ideas en forma de artículos, breves textos…, y un día puedas vivir de lo que te gusta, esa será tu particular medalla.

Por último te diré que vivir de la redacción no es fácil. Y quien diga lo contrario, miente. Ya sabes, esto es un diario real, la vida misma y en este mundo donde nos movemos tú y yo, nadie regala nada, por lo que ponte a escribir pero ya.

 

Gracias por leerme.

 

Joana Sánchez G.

 

#quieroseredactor VI

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hola, recuperamos las viejas costumbres y hoy miércoles estoy aquí dándole a la tecla. Tengo que compartir contigo un problema que surge cuando eres una persona dispersa y abres un blog.

En mi caso, soy redactora así que este blog sólo debería hablar de cómo escribir bien, de herramientas para agilizar tu trabajo como redactor, ventajas y desventajas de ser un redactor freelance, diccionarios que pueden ser de utilidad, tarifas, cómo hacerte con un número de clientes importante…

Pero como soy una apasionada de la comunicación en todas sus vertientes y he hecho otras cosas además de escribir (locutar, aprender habilidades comunicativas para hablar bien en público, soy formadora…) resulta que cuando consulto mis estadísticas, me encuentro que uno de los artículos más leídos es Yo te acoso, Jazztel.

No me puedes negar que el título es original

Pero, si mi fin es que agencias de publicidad y medios de comunicación se fijen en mí, ¿cómo lo voy a lograr si leen un artículo dedicado a cómo he sido acosada días, tardes y noches por esa compañía?

 

Si abres un blog procura ser monotemático

 

Llevo desde los ocho años escribiendo y de manera profesional más de diez, pero habré tenido cuatro blogs. Lo dicho, me disperso. Soy una persona creativa que ama diferentes campos, soy como uno de los concursantes de Boom, Los Lobos

Pero si pretendes hacerte un nombre dentro de la redacción de contenidos, déjate de ser original o ‘graciosa’ escribiéndoles un artículo porque a no ser que el responsable de marketing de la compañía crea que tengo algún talento que a él le interese, creo que sólo estoy recibiendo visitas de clientes igual de enfadados que yo en su momento.

 

Procura no abandonar tu blog pero tampoco creas que eres David Ogilvy

 

Desde la humildad y después de mucho trabajo interno, creo que soy una redactora bastante buena, por supuesto no soy la mejor ni me hacen entrevistas en programas que todo el mundo ve, ni soy TT en Twitter por mis ocurrencias.

Pero, seamos sinceros, todos sabemos hacer algo bien, y creo que aunque me queda mucho por aprender ‘esto’ no lo hago muy mal.

Hay más blogs de redactores  que replicantes en Blade Runner

Por esta razón, desde la humildad te cuento mi experiencia: a mí no parece buena idea escribir todos los días y a todas horas en este blog. ¿Para qué? ¿Para aparecer en primer lugar en las búsquedas de Google? Sé lo que es el SEO y las palabras clave, pero también sé que sabes que huele a clon en el universo de internet.

Escribe en tu blog sobre lo que sabes hacer pero no aburras ni agobies

 

Son años los que llevo por este universo y la experiencia no es más que llevar más años que otro observando. Y observo blogs que son una copia de otra copia. Veamos, si yo soy una empresa y busco contenido que se diferencie del resto y venda ¿voy a contratar a un redactor que utiliza las mismas técnicas que el gurú de turno?

¿Un redactor que comparte entrevistas que le ha hecho otro experto, al que ha pagado para que le enseñe cuál es su sistema y que su blog de redactora o de vendedora de cupcakes, triunfe?

 

Amigos redactores, lectores:

Sois únicos y como tal, podéis aprender técnicas de marketing, de SEO, pero vuestra personalidad no puede ser la misma que la de otros bloggers. No está bien cometer el error de escribir un artículo gracioso, como hice yo, pero tampoco perder vuestra esencia con tal de pagar al gurú-sabiondo de turno.

Hasta el miércoles.

 

Joana Sánchez G.

 

#quieroseredactor II

jerrylewis

Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Aquí comienza la segunda entrega de #quieroseredactor.

¿Consejos, lecciones, 10 pasos para que triunfes como redactor? No. Tan sólo mis experiencias a lo largo de estos años dándole a la tecla.

¿Recuerdas que la semana pasada hablamos de piscinas y de la importancia de fusionarte con el producto sobre el que escribes? Gracias por prestar atención pero como ves, te he puesto un enlace, por si acaso.

 

Si escribes, no mezcles temas por favor

 

Si no trabajas para un cliente, corres el riesgo de acabar viviendo situaciones entre graciosas y surrealistas. La mente de un redactor debe estar igual de ordenada que la casa de Marie Kondo (chiste fácil y malo)

Pero hace unos días, se me juntaron tres proyectos.

mariekondo
La gurú del orden, Marie Kondo

 

En el primero debía escribir sobre las células madre y lo que eso conlleva (documentación, documentación y más documentación) en esa ocasión escribí sobre la disfunción eréctil y lo que las células madre pueden hacer con este problema que afecta a 1 de cada 5 hombres en España.

El siguiente proyecto tenía como título: Ligar por linkedin, la torpeza como habilidad y además tenía pendiente el correo de un alumno del curso Análisis de Operaciones Psicológicas al que debía responder a una duda sobre propaganda política.

 

El orden, no es territorio exclusivo de los seguidores de Kondo

 

Tuve un instante de cruce de células grises a lo Hércules Poirot a cámara lenta. Si la sabia japonesa domina el orden en armarios, cuartos de baño…, como redactora tuve que frenar y tomar aire. No debía teclear nada en esos instantes de ligera confusión.

 

El mayor enemigo de un redactor, además del desorden es el cansancio, puedes acabar escribiendo un fragmento de El Quijote, en un artículo relacionado con lo sano que es la práctica de juegos eróticos con tu pareja

 

Y eso fue lo que hice, no…, lo de los juegos no, lo de  apartar las manos del teclado y ponerlas sobre mis rodillas. Mirar a través de la ventana, relajar la vista y hacer unas respiraciones.

 

No temas parar de escribir aunque tengas varios encargos

 

De hecho, si no lo hiciera dejaría asombrado a algún cliente o, no quiero ni pensarlo, a algún lector de esos lugares donde publico y sí existe un público amplio.

El buen redactor o el redactor sensato, piensa antes de escribir y de publicar. El truco más viejo del mundo es el de leer en voz alta.

Resulta llamativo cómo un párrafo nos puede parecer perfecto mientras lo escribimos y un horror cuando lo leemos.

 

Parar. Respirar. Descansar. Releer dos veces antes de publicar o enviar un texto por correo, es de sentido común pero cuando andamos escasos de sueño, todo vale

 

Y por hoy nada más y nada menos.

He aparcado otra contestación a un alumno al que responderé ipso facto, por escribir este artículo ya que me comprometí.

Seguro que él también lo agradecerá porque ahora he tenido tiempo de relajarme y despejar mi mente mientras os contaba mis cosas.

Recuerda, si escribes descansa de vez en cuando, al igual que cuando conduces.

Hasta el próximo miércoles.

 

Joana Sánchez G.

#quieroseredactor I

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Hace dos días comencé con una introducción sobre esta serie de consejos que os daré a título personal sin pretensión alguna de sentar cátedra. Si te gustan, comparte. Si te resultan útiles, comparte. Si sólo deseas leer, lo comprendo.

Resulta un tanto cansino oír: suscríbete a mi canal, sígueme en todas mis redes sociales, etcétera. ¿Estamos rodeados de clones o estamos realmente viviendo en Blade Runner.?

 

Sin sentido de humor yo no salgo a la calle

 

¿Pero esta serie de artículos no iba de escribir? Sí.

¿De redactores digitales? Sí.

¿Un artículo por semana? Sí. El anterior fue la introducción. Cada miércoles tendrás uno.

Pero no esperes que te dé una clase gratuita como hacen esas almas caritativas que luego te cobran un riñón por  uno de sus cursos, esto va de las memorias de una redactora

Por ejemplo, si un día os dicen que van haceros un contrato (ejem) en una agencia de publicidad, preparaos para escribir sobre cualquier tema. En ese lugar, no importa si es una agencia grande-mediana-pequeña, tú eres Cervantes.

 

Documéntate, mézclate con el producto

 

Tuve que escribir sobre piscinas. Yo no tengo piscina. Conozco la piscina municipal donde en ocasiones he nadado. No sé nada sobre piscinas de lujo, ni sobre los materiales que se emplean para construirlas ni los accesorios que las acompañan para que resulten más atractivas al usuario.

¿Qué hice? Además de hablar con su simpática propietaria, documentarme. Convertirme en una experta en el tema. Observar esos lugares paradisíacos donde instalaban esos rectángulos o redondeles (qué bonita es la palabra redondel) y pensar que yo era una de ellos.

Un miembro más de esa familia ideal que suelen elegir algunos diseñadores, que no se parecen en absoluto ni a tus padres, ni a tus hermanos y mucho menos a tus vecinos

Pero como redactora, tenía que hacer un ejercicio similar al del actor cuando se mete en el papel de un personaje que es ajeno a su forma de pensar. Así logré convertirme en una experta en CLIP-ON SPA.

santorini-1663658_640
Os aseguro que no soy la de la foto

 

 

Convierte el producto en el centro del universo

 

Asistí a reuniones largas donde el amor y la pasión que sentía el cliente hacia sus piscinas caló en mi interior. Toqué diferentes baldosas, sentí distintas texturas y observé infinidad de colores que ni sabía que existían.

Pregunté y oí  curiosidades acerca de las peticiones más peculiares y cogí ideas. Un redactor tiene que tener buen oído además de un buen fondo de vocabulario.

Con humildad, pero creyendo que iba a comprar una de esas fantásticas piscinas, escribí sobre ellas:

  • Fiestas en la piscina en fin de año.
  • Cómo decorar tu piscina para una ocasión especial.
  • Cómo mantener tu piscina durante el invierno.
  • Ferias sobre piscinas a nivel internacional.

 

Esos artículos fueron escritos con mucho cariño hacia el producto y la marca, ahora sé que esas palabras se perderán como lágrimas bajo la lluvia.

O tal vez no, y un lector con sensibilidad además de amor por el cloro, se dará cuenta de que en algunos textos hay una redactora detrás, que eligió cada palabra con mimo.

 

Joana Sánchez G.

Las nuevas tecnologías y los mayores de 50, se llevan muy bien

15317884_1263343663703968_7257623305171709440_n
Rosa Ferro

 

Siempre defiendo que el buen redactor o periodista ha de hablar de la noticia, del protagonista y no de su persona. Pero en esta ocasión haré las dos cosas. 😉

Estos días el blog está recibiendo muchas visitas gracias al artículo La revolución del maquillaje y las palabras.  ¿Qué lo hace tan especial? Que hablo de una youtuber de más de 50 que se lleva muy bien con las nuevas tecnologías, Rosa Ferro.

Mi trabajo consiste en escribir para otros, demostrar que juntar palabras puede ser más sencillo de lo que creen. Animar a empezar un blog donde hablar de una marca o de ti.

¿Qué perfil tiene ese cliente?

Desde una persona que ha decidido estar presente en Internet porque quiere dar a conocer sus ideas o ha convertido su afición en un negocio pasando por un profesional que quiere crear o potenciar su marca personal.

Antes de seguir hablando de las nuevas tecnologías y los mayores de 50 🙂 voy a dejar este vídeo de Rosa Ferro donde me da las gracias, y una vez más hago lo propio: gracias a ti. Rosa es el ejemplo perfecto de que soplar las velas de nuestra tarta de cumpleaños no significa que nos anclemos en el pasado.

¡Al revés, la curiosidad no tiene edad! 

 

¿Qué os parece? ¿Se necesita tener 20 años para ser una youtuber? ¿A partir de los 40 desaparecemos como los meeseeks? No y mil veces no.

descarga
Señor Meeseeks

Te respondo por aquí. Y a cualquier persona que haya cumplido 50 años y piense en adentrarse en el maravilloso mundo de las redes sociales

Me formé en habilidades comunicativas junto a Manuel Campo Vidal durante un año, pero con anterioridad también hice un curso con un profesor encantador que era psicólogo donde debíamos hablar frente a los compañeros y grabarnos todos los días. En esa clase había personas desde los 28 hasta los 47 años.

Si lanzo esas frases sobre tu forma de hablar, de mirar o esas entradillas tan divertidas, no es porque me gustes (ME GUSTAS MUCHO) además, es fruto de mis experiencias laborales y de aprendizaje. Mis piropos son objetivos.

 

Para observar al otro cómo habla, cómo se mueve o cómo escribe, antes una debe pasar por esa experiencia

 

Tuve mi canal en YouTube hace diez años pero lo eliminé por la misma razón que esgrime Rosa: la perfección.

2/09/2019 (Actualización, lo he vuelto a abrir pero como escritora, si os apetece… JuanaSánchezGonzález, yo me dedico a escribir así que hablo de mis libros y de microrrelatos)

En mi caso, me pasé de perfeccionista, así que ver a Rosa con su constancia durante estos años, aprendiendo a sacar partido a la cámara, con dedicación y humor, e imagino que con algún enfado que no hemos visto 🙂 sólo me demuestra que para comunicar hay dos vías:

APRENDER  o  NACER CON ELLO, obvio que Rosa nació con ello.

Como el movimiento se demuestra andando, más que fijarme en la edad de Rosa a mí siempre me ha llamado la atención sus dotes de comunicadora. Por experiencia, sé lo que implica ser consciente de que te están grabando y hablar mirando a los ojos a otras personas.

Pero en su caso, ocurre como en un programa que tengo en Ivoox, no ves a nadie. Estás tú sola en una habitación en casa, pensando: Estoy hablando sola, ¿me habré vuelto loca? Os invito a leer este artículo que escribí ayer porque considero que es didáctico y divertido.

Que no se me olvide, Vogue ha incluido a Rosa en un artículo al que os animo a leer porque, ojo al dato, la única española es nuestra protagonista y a mi juicio creo que se lo ha ganado:

Ni adolescentes ni millennials: la nueva generación de Youtubers de belleza tiene más de 50 años

 

La redactora, curiosamente destacó una frase que en su momento, también me hizo mucha gracia: “si intentamos tener con 50 años el mismo párpado que cuando teníamos 20, no necesitamos maquillaje, necesitamos un psicólogo”. Bravas las dos, una por decirla y la otra por plasmarla en el artículo.

 

Las redes sociales son aptas para mayores de 50 ¡Claro!

 

¿Me dejas que haga un pequeño análisis de tus vídeos? Qué mala soy, porque no me puedes responder.
Sé que te podría hacer una entrevista, pero como dice Michael Ende: esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.
Mirad estas dos imágenes y luego os hago una pregunta.

 

 

ANTES

10378953_719956954709311_4354855571500217488_n

 

AHORA

RosaFerroMakeUpMasde40

 

¿Si vierais estas fotografías en la portada de un libro, con cuál os quedaríais? ¡El de ahora, el que tiene la imagen de ahora! Os oigo, os oigo.

Se trata de la misma persona, probablemente con la misma pasión por contar y compartir sus conocimientos, pero la única diferencia entre ambas es la confianza.

Porque abrirse paso en un lugar que se han empeñado en etiquetar como un espacio para los millennials, tiene mucho mérito.

En eso nos parecemos y por eso me conquistaste. Hice el acceso para la universidad con 28 años. ¡Una anciana entre chavales que tenían 9, 10 años menos que yo!

Los buenos comunicadores son los que se adaptan al contexto, y a la vez  son conscientes de que viven en 2018 y lo que ello implica en la manera de llegar al lector, seguidor, etc.

 

Mirad estos dos vídeos

 

 

¡El cambio es alucinante!

VOZ: Su tono en el primer vídeo es bajo, cuando hablamos en voz baja o bien el micro no funciona, o bien reflejamos timidez, inseguridad y nerviosismo. Después de 6 años, esa inseguridad se esfumó.

ENTUSIASMO: En el primer vídeo no está, ¿a que se nos hace raro a las que seguimos a Rosa? Sobre todo, si echamos un vistazo al segundo. El entusiasmo tanto en la voz, el rostro, los gestos y la puesta en escena sale a borbotones.

NATURALIDAD: En el primero no la hay. No es ella. No está cómoda y por eso nos llega un mensaje que bien podríamos olvidar al día siguiente, aunque se exprese a la perfección. Pero la voz hay que proyectarla: junto al entusiasmo y la naturalidad se percibe cuando la persona está en su salsa. Y ahora, lo está 😉

CARISMA: En el primer vídeo está escondido pero listo para que nos encandile, unos vídeos más adelante, cuando logra sentir que no habla a una cámara sino a un grupo de personas que forman parte de una plaza virtual que ella ha decorado con tanto gusto, que las suscriptoras se siente muy bien.

 

Polifacética y divertida

 

 

 

 

 

 

Y para finalizar, un vídeo sobre maquillaje de lo más atractivo, cómo crear un look diario rejuvenecedor. Si veis el número de visitas y de likes es para desmayarse de la emoción, no me extraña que diga que está “atacada” 🙂 es para estarlo y también para disfrutar.

Lograr que la visibilidad de personas de más de 45 años tiene mucho mérito cuando la noticia del día es el paro precisamente en esa franja de edad, a partir de los 45.

 

Si necesitas o si quieres comenzar un blog y te apetece hacerme alguna pregunta: escríbeme. Si deseas contar una historia, no la guardes en un cajón, compártela.

Al final, el entusiasmo de esta youtuber/amiga, si me lo permite, me hará desempolvar mi canal de YouTube pero tranquilas, no os hablaré de maquillaje porque soy una negada pero sí de escribir, de comunicar y de qué forma podemos con nuestro trabajo o afición hacer felices a los demás.

 

Muchas gracias Rosa, muchas gracias a todas las personas que habéis comentado de manera positiva sobre el artículo en el que había un pequeño fragmento dedicado a esta gran mujer que como muchas otras, están robando audiencia a la televisión por ofrecer contenido amable, jovial, profesional y con naturalidad.

Se merecía un artículo extenso y con más datos para argumentar porqué considero que es una excelente comunicadora.

A las redactoras también nos gusta que nos digan cosas bonitas.

Si te ha gustado, comparte ❤

 

Lugares donde podéis seguir a Rosa:

Instagram: @makeupmasde40

YouTube:  MakeUpMasde40   

54.000 suscriptores y subiendo, habrá que agrandar la Plaza Mayor.

79.435 suscriptores a 2/Septiembre/2019 😉 

 

 

Joana Sánchez González

Juan Carlos Ortega, Ondas y Gloria

LAVANGUARDIA_G_3624737-kwbG-U44816517551EL-992x558@LaVanguardia-Web
Juan Carlos Ortega en La Vanguardia

 

Durante estos días aparecerán muchos artículos de amigos, de periodistas de renombre que escriban sobre Juan Carlos Ortega, nacido en Barcelona, 47 años y loco por la radio desde niño. Enamorado, sería lo adecuado, porque sólo ese estado puede arrastrar a una persona a dedicarse a esta profesión como él lo hace.

Humorista, locutor, creativo, escritor y buena persona.

 

Estas palabras las escribe una oyente media, como nos llama ese locutor que salva almas todos los viernes en LAS NOCHES DE ORTEGA, Cadena SER.

Espero que en ellas se reconozcan muchos de los que le seguimos por las ondas y las redes sociales, donde saca tiempo para contestarnos o desearnos las buenas noches con unos dibujos que parecen hechos por un niño.

 

¿Conoces a Ortega?

 

Siempre que he iniciado una amistad, incluso un amor ha sido una pregunta clave. Junto a Woody Allen, John Cusack o Faemino y Cansado, Ortega forma parte de ese lugar donde me siento cómoda, donde recurro para ser feliz.

Un día, por 2013 empecé a trabajar en una agencia de publicidad y puse su foto en el salvapantallas, mis compañeros creían que era mi novio y yo les miraba mal. No entendía que no estuvieran enfermos de radio.

Que sólo la encendieran para oír música. Dentro del transistor habitan personas como él para hacerte reír y reflexionar. No lo quité hasta el día que me fui.

Resultado de imagen de juan carlos ortegaCon Pepa Fernández, directora de “No es un día cualquiera” en RNE

Que Juan Carlos Ortega es un ser extraordinario capaz de crear voces que dialogan con él es un dato que la mayoría conoce, que le apasiona Carl Sagan y COSMOS también, que Luis del Olmo es su referente y quería ser él desde niño, ídem.

Que tuvo su etapa televisiva en Crónicas Marcianas y en la TV3, además de presentar su propio programa, el recordado: La noche americana y recientemente LA MITAD INVISIBLE, en La 2, uno de los mejores programas sobre cultura, yes.

Que le apasiona la música de Johann Sebastian Bach. Que acompañó a Gemma Nierga en La Ventana durante muchas temporadas lo sabemos. Que cada fin de semana su emisora Radio 6 vuelve locos a los miembros de No es un día cualquiera. O que forma una pareja de lujo junto al gran Forges, sí.

Resultado de imagen de juan carlos ortega gemma nierga

Que tiene publicados varios libros, entre ellos un par donde su hijo Ulises es el afortunado al que narra con un lenguaje sencillo los misterios del cosmos…, todo esto sé que se publicará durante semanas.

Al igual que colabora en prensa con artículos elegantes pero diferentes a las crónicas a las que estamos acostumbrados, puesto que le cuesta posicionarse y eso ofrece un espacio al lector para la reflexión. 

Como digo, de toda su trayectoria se hablará, pero unos elegidos (orteganianos) asentiremos en silencio y seguiremos amando cada uno de sus trabajos tras el premio, los globos y la fiesta.

 

Datos que le hacen merecedor de ese ONDAS según la que escribe

2019-03-23-relatividad-general-juan-carlos-ortega-L

 

La oyente media quiere hablar desde el otro lado, del de los escuchantes como nos llama Pepa Fernández. ¿Quién es Juan Carlos Ortega para mí? Una persona humilde

Ortega es sinónimo de ganas de que llegara el fin de semana para escuchar sus Cuentos Para Ulises, ahora Cálculos para Ulises, es meterme en la cama con los auriculares para reír con los Especialistas Secundarios y  oír a su personaje o alter ego, Marcoan un señor mayor con ganas de trabajar a pesar de su avanzada edad.

Ortega es terapia de carcajada surrealista

Mi padre enfermo, y un novio con el que lo había dejado, me tenían en modo off, y él, que apenas tenía tiempo, me envió algún mensaje preguntando por su salud, ¿se puede pedir más? Ni personas allegadas han tenido ese gesto y él sí.

Dialogaba con una oyente que no conocía en persona que le enviaba mensajes a horas extrañas cuando llegaba la noche: una premonición de ese personaje que ayuda a los peculiares oyentes que llaman los viernes de madrugada en su programa.

Lo de humilde lo menciono porque le pedí una entrevista y me la dio, el problema es que yo sólo era la nueva en una emisora que empezaba y no llegó a buen puerto, ahora esa persona debe estar tirándose de los pelos. 

Resultado de imagen de juan carlos ortega

Con la alpinista Edurne Pasabán, en Cumbres.

Así que pasé no sólo a admirar su trabajo y su universo, sino que comencé a querer al hombre. Desde ese cariño que se le toma a quien no ha tomado un café contigo, pero es como si fuera de la familia. Incluso ese chico guapo del que te prendas, no lo negaré.

Con quien te gustaría quedar para hablar de todo y de nada.

Hablar de Amanece que no es poco pasando por Faemino y Cansado hasta por los componentes de República Freak, un programa que escuchaba durante el trayecto que me llevaba a un polígono a trabajar.

Ese viaje diario se convertía en una pequeña aventura con risas contenidas en mitad de un autobús muy temprano.

Por un lado, me dedicaba a crear una historia sobre el dibujo que él nos dejaba en la red social por la noche, y a la vez, desde los auriculares, Marcoan me hacía reír con aquello de que sus padres lo consideraban lo más asqueroso que les había sucedido en la vida.

Bach, cine italiano, revisar Protagonistas y sus secciones a lo largo de los años, Isaac Asimov, Contact…

 

Ortega forma parte de la magia de la radio. Un hombre/niño que no dudó en despedir 2012 con el programa más hilarante hasta la fecha emitido por televisión. Por supuesto, obligué a mi familia a entrar en 2013 con él. 

No  conozco a un ser con tanto talento como el suyo. Ni que ame de esa manera su profesión. Que haya estado en programas de máxima audiencia y  a la vez, colabore con compañeros de toda la vida prestando su voz e ingenio.

 

Resultado de imagen de juan carlos ortega

 

Que se parezca más al vecino misterioso del quinto, casi siempre vestido de negro, que a ninguna estrella mediática. Que haya hecho de la normalidad un halo atractivo que él sabe que posee. Que caiga bien a hombres y mujeres. Que por esa simpatía que desprende, muchos nos hayamos acercado a la Ciencia con otros ojos.

 

Ortega es la prueba de que se puede vivir de diversas pasiones

 

Las buenas personas suelen tener la fortuna de rodearse de amigos que van cosechando a lo largo de los años por una razón: no cambian, y pase el tiempo que pase, con galardón o sin él, en breve comienza el programa y como siempre, no sé si lo escucharé o lo dejaré para saborearlo el sábado, día en el que en ocasiones, lo escucho con un amigo que sabe que Ortega me enamoró hace años y a los amores verdaderos se les quiere toda la vida.

Felicidades por el Ondas, por tener una madre estupenda y unos amigos que son la prueba de lo gran profesional y mejor persona que eres

Os dejo el enlace al programa y en IVOOX podéis oír muchos de los gags que este Dios 😉 de las ondas creó en ese estudio que habéis visto en el vídeo.

Te seguiremos dando las buenas noches, elogiaremos tus dibujos, y siempre siempre te seguiremos oyendo en cualquier programa que nos regales.

Con Ondas o sin él, tenías nuestro reconocimiento.

En 2012 creé una lista de expertos que habían enriquecido mi año y cómo no, lo incluí ¿Podía haber un mejor creativo?

 

Las Noches de Ortega

 Ortega Gags

La mitad invisible

 

 

 

Joana Sánchez González

¿Gestionas una red social o eres monologuista?

650_1200

El gestor de redes sociales o community manager, forma parte de una empresa y su papel es importante. No se trata de poner al frente al amigo, a la mujer, al marido, o al sobrino tan gracioso que tenemos.

Antes de cargar a alguien con semejante responsabilidad, deberíamos validar sus capacidades a la hora de comunicar, resolver conflictos y mantener una actitud coherente con la de la empresa que representa.

Hace unos días, el responsable de la página en Facebook de un compañía de autobuses en nuestro país, tuvo que aguantar cómo los clientes le recriminaban el contenido absurdo que estaba compartiendo.

Entre sus genialidades, había vídeos procedentes de otros países de corte humorístico, que en nada tenían que ver con España, y el servicio nefasto que la organización estaba prestando en ese momento.

Personalmente le advertí que resultaba surrealista que compartiera vídeos donde una marquesina se podía convertir en un juego virtual, cuando en mi ciudad apenas contamos con lugares donde sentarnos para esperar un vehículo. Mi puntualización con mucho sentido de humor, fue secundada por otras personas.

Curiosamente, el CM ha cambiado su estrategia y parece haber comprendido que Internet no es sinónimo de broma continua. Ni que gestionar una comunidad va de la mano de compartir fotos curiosas, pero incoherentes que no aportan nada, o se alejan de la marca que representa.

La seriedad está sobrevalorada (John Cleese)

John-Cleese-400x267

No se trata de que estos profesionales se dirijan a su público de una manera sobria. Pero sí hay un término medio. El trato amable, incluso desenfadado resulta normal si pensamos en marcas que dan pie a ello. Es lo que esperamos encontrar.

En el siguiente artículo en Pymes y Autónomos os comento algún dato más sobre este nuevo tipo de perfil que ha surgido entre los community managers y que si bien, tienen su gracia, como todo, a la larga, cansa.

Una última recomendación sería leer lo que opinan algunos expertos del ámbito del marketing y la publicidad sobre este fenómeno.

Cómo entender los riesgos y beneficios de un ‘community manager’ bromista