Cómo afrontar una entrevista sobre tu libro ante tus ídolos. Las piernas no son del cuerpo

maxresdefault

Hola,

¿Solo a mí me parece que el título de este artículo no deja mucho al misterio? 😊

Porque sé que tú eres listo y sabes que voy a hablarte de la entrevista que me hicieron en el mejor programa de la radio, Las piernas no son del cuerpo con Juan Luis Cano y Curra Vidal.

En principio el protagonista era el libro Diario de una redactora peculiar, ¿todavía no lo tienes? Su libro, aquí caballero, dama, jovenzuelo…

IMG-20190626-WA0009

¿Vengo a hablar de mi libro en la radio o solo quiero abrazar a Juan Luis?

Esa es la realidad. El día que me enteré de la propuesta-invitación a la entrevista, solo podía pensar en lo mucho que admiro a Juan Luis Cano y Guillermo Fesser, conocidos por haber creado el mejor dúo radiofónico: Gomaespuma.

Quien haya crecido con ellos o ya fuera un joven  lechón entenderá que no sabía si al darme paso a las 10:15 me acordaría del argumento del libro o me pondría a cantar la sintonía del mítico programa.

Tanto uno como otro, llevan años por separado haciendo cine, radio y luchando por la Fundación Gomaespuma sin perder un ápice de humildad.

La humildad es lo que me gusta en las personas, pero si destaca en perfiles que podrían muy bien haberse dejado llevar por la tontería de la fama, más.😉

DiDCbwpXUAIQ6D-

Antes de una entrevista, los nervios son del cuerpo

He hablado en público tropecientas veces, he impartido cursos sobre el tema, y no es la primera vez que me hacen una entrevista ¿por qué acudieron todos los nervios que jamás había tenido?

Por el respeto hacia las personas con las que iba a hablar. La diferencia entre algunos personajes conocidos y estos profesionales  estriba en que ellos me trataron con cercanía, dulzura y humor. Las claves para que cualquier cosa sea un éxito.

Tratar a un entrevistado anónimo y a su libro, como si lo hubieran entrevistado en decenas de lugares es de agradecer

Déjate llevar, el mejor consejo ante periodistas que admiras

Cuando me preparé en Habilidades Comunicativas, se hacía hincapié en llevar bien preparada la entrevista, la conferencia, charla y de hecho, es lo correcto. Pero en esta ocasión, si había anotado algo por si me quedaba en blanco (nunca me ha pasado) quedó en el olvido.

En una pausa, Carlos Actrón y Mabi, fueron muy simpáticos conmigo pero lo mejor, el primero me dijo que iba a poner música que me gustaba y también una canción de Bunbury que vio en mi Twitter. ¿Qué hacer ante esa atención? Dejarse querer y dejarse llevar.

Así que entre preguntas y respuestas con el humor por medio, además de una buena reflexión de Juan Luis, sobre los que elegimos Humanidades y siempre somos vistos como los que viven en una nube, sonaron Los Flechazos (aunque ellos son los protagonistas del próximo libro en el que estoy trabajando)😀 y disfruté como una niña.

En realidad no sé qué añadir.

Para mí fue un lujo tener un hueco en el programa que no me pierdo todos los fines de semana. Y toda una experiencia que no olvidaré esa charla que mantuvieron conmigo, porque como dijo Carlos Actrón: “Estás entre amigos”

Y así, da gusto presentar tu libro con modestia, con emoción y con ganas de gritar que escribir ni es un capricho ni fácil, pero te da satisfacciones como las que hoy comparto contigo.

Gracias por leerme

Juana  Sánchez G.

Redactora peculiar, anónima y agradecida

Hola a todos, este artículo es uno de los más breves pero de los más llenos de sentimiento de gratitud.

Como redactora es difícil salir adelante, pero como escritora también 🙂 ¡Alegría! En realidad, nada es sencillo en esta vida, pero cuando escribir es sinónimo de placer y de sentirte bien contigo y con lo que haces, no importa el éxito.

Y ahora te pregunto ¿qué es el éxito?

Nada más y nada menos que ser feliz con poco. ¿Y qué es poco? Parezco una prima lejana de Sócrates.

La felicidad es algo personal. Mientras que para unos tiene la forma de un coche de lujo, para otros es vender un libro, que un lector te diga que te está descubriendo y que no dejes de escribir.

¿Poco práctica mi felicidad? Seguimos con las preguntas. La felicidad no tiene que significar que tu cuenta corriente comience a crecer de manera desorbitada.

Claro que me gustaría que mis libros los compraran muchas personas, pero siendo realista soy consciente de quién soy y de dónde habito. Y en este mundo, hay más libros que granos de arena en la playa.

Redactora peculiar y agradecida hasta el infinito y más allá

Un lector me dijo que ser la escritora de las minorías era bueno. Me hizo sonreír y pensar.

No creo que ostente ese título pero sí enarbolo la bandera de los escritores anónimos. Desde el redactor que elabora textos para catálogos, cursos, páginas web o artículos jugosos, hasta ese escritor que teme autopublicar su historia por temor a las críticas.

Así que a ellos y a los lectores que poco a poco comparten el tener en sus casas Diario de una Redactora Peculiar o Agorafóbica Perdida, mil gracias y a esos personajes que parecen protagonistas de una novela, también. Sin ellos hubiera sido imposible redactar muchos de los capítulos.

GRACIAS A QUIENES HABÉIS COMPRADO ALGUNO DE MIS LIBROS.

BESO EN LA FRENTE

Por cierto, hoy 30 de septiembre conoceremos al ganador de un ejemplar en tapa blanda.

Suerte a todos

Juana Sánchez G.

Diario de una redactora peculiar

Hola,

¿Cuántos manuales existen para escribir mejor? Muchos.

Ahora os haré otra pregunta: ¿Cuántos libros tienen como protagonista a un redactor anónimo donde él es el héroe y también el perdedor con un trasfondo humorístico?

El mío. Diario de una redactora peculiar.

Un homenaje a los redactores freelance

Lo hipócrita sería inventarme una estrategia de marketing que a buen seguro se vería a mil leguas. Llevo hablando de este libro hace tiempo. Fue una promesa a mi padre fallecido en junio de 2017. El lector más fiel que he tenido.

Pero a medida que cada noche me plantaba frente al portátil tras cumplir con mis clientes, más anécdotas y curiosidades recordaba sobre cómo me decanté por escribir y no por otro oficio.

Y se hacían las 2, las 3 de la mañana dándole a la tecla. Porque aunque nuestro trabajo, en principio sea anónimo, también estamos presentes por la red y eso lleva a situaciones surrealistas y buenas. Como que te contraten para una revista porque han leído tu blog.

Con Diario de una redactora peculiar tal vez te sientas más orgulloso de escribir

Con esto quiero decir que no te doy ideas para que descubras la escritura persuasiva, ni que redactes el mejor artículo. Te cuento qué me sucedía alrededor de  ese trabajo.

Cómo gracias a escribir puedes estar un día en Alicante y a la semana siguiente, recibiendo clases de un conocido periodista en Madrid. ¿El motivo? Tu jefe que no te quiere hacer un contrato tiene faltas de ortografía.

O como una agencia puede llamarte para hacerte una entrevista porque el fin de semana anterior has colado un anónimo con tu teléfono siguiéndoles ‘el rollo’ con una campaña que han lanzado en la ciudad.

Una persona como tú con problemas normales y alguno no tan habitual

De eso trata el libro, básicamente de mi vida, pero como digo en la sinopsis: fue fácil escribirlo porque al fin y al cabo se trataba de plasmar la idea de una redactora que un día se levanta pensando que es una meretriz de las letras.

Cuando ella soñaba desde niña y adolescente con ser una escritora, una buena escritora y no convertirse en alguien que redacta textos sobre piscinas.

Y luchará por lograr escribir ese libro contra todos los elementos: malos jefes, enfermedades de las que hacen películas y parecen más cool, sus propias inseguridades y personajes surrealistas como políticos, actores y compañeros de trabajo que no les gusta que escribas bien.

¿Te lo recomiendo?

Ayer leí una recomendación en Amazon, nada tiene que ver conmigo, por si alguien no lo sabe, está terminantemente prohibido escribir opiniones de tu libro (menuda locura, ¿quién haría eso?)

Esto fue lo que leí:

OPINION AMAZON DIARIO DE UNA REDACTORA PECULIAR

Sólo añado que a mí me gusta escribir y siempre he soñado con ser escritora y vender libros no es fácil. Enamorar a un lector, tampoco.

Pero si había algo que tenía claro era que al haberme caído tantas veces tras sentir la miel en los labios con ‘el trabajo de mi vida’, debía hacer un homenaje a esos escritores que no tienen un millón de seguidores en Twitter.

Sin tantos seguidores ni K’s pero que se dejan la vista por un trabajo que les apasiona, aunque a veces tengan que escribir sobre temas tan ‘apasionantes’ como el color del fondo de una piscina.

Si os apetece, haceos con él.

Gracias por leerme

Juana Sánchez G.

Cómo publicar un libro y no morir en el intento

Hola,

He dejado pasar un tiempo desde el último artículo por una poderosa razón: escribir.

Lo sé, soy redactora y es mi obligación. Pero estoy robando horas al día para crear una pequeña campaña y promocionar mi libro, los que sean de mi generación comprenderán que recuerde a Francisco Umbral.

Yo escribo y ESCRIBO

Ayer tuve una pequeña conversación con una persona experta en marca personal a la cual respeto, pero me llamó la atención cómo hablaba de lo fácil que es escribir. De hecho, me dijo públicamente que no se consideraba ni escritor, ni youtuber, ni blogger, ni formador, sólo eran actividades pero yo sí me autodenominaba escritora.

Lo que no sabe él es que escribo desde niña y además de mi  oficio, es de lo que me gustaría vivir

Porque ESCRIBIR ya sabemos que lo puede hacer cualquiera pero ESCRIBIR BIEN no todo el mundo.

Sé que el marketing y los amigos que te rodeen tienen más valor en ocasiones, que una buena trama o unos personajes que cautiven, en definitiva, una buena historia. Pero no es mi caso y hoy quiero compartir contigo cómo estoy viviendo este proceso, por si te sirve de ayuda.

Las noches se inventaron para escribir

Si te organizas bien y tampoco tienes muchas cargas familiares, la noche es el momento perfecto para sentarse frente al teclado, coger una libreta o el método que más nos guste. A día de hoy que ya estamos a 10 de mayo, sigo repasando el manuscrito de Diario de una redactora peculiar.

Por una razón sencilla: de nada sirve conseguir muchas opiniones en Amazon, por decir uno de los lugares donde podemos autopublicar, si éstas van de la mano de: “Hay errores, se percibe que el escritor no tiene riqueza de vocabulario, es un plagio de un libro de…”.

Si vamos a escribir un libro, al menos, aunque sólo vendamos diez ejemplares, que sean de calidad. Sé que moriría de la vergüenza si alguien me comentara algo similar. Fulminada caería al suelo.

Repasa, vuelve a leer y supera la timidez en las redes sociales

Lo dicho, antes de publicar tienes muchas oportunidades de leer tu manuscrito de dejárselo a un editor, a amigos, enemigos, y conocidos. Que nadie te señale con el dedo por una mala redacción de una maravillosa historia. Al menos, una historia que sonaba bien en tu cabeza.

Ten paciencia. Creo que fue el día 26 de abril de este 2019 cuando abrí un perfil con mucho pudor donde pongo escritora al lado de mi nombre: @SoyJuanaSánchez en pocas semanas tengo 88 seguidores, y personas (que no son amigos) que me preguntan por el libro o me confiesan sus historias.

¡Nunca dejes en una carpeta de tu escritorio o en una libreta una historia!

La obligación de quien se siente escritor es la de intentar que su libro salga a la luz. Que le dé el aire. Además, uno escribe por placer ¿no? Pues si tras una buena revisión, sientes que ha llegado el  momento lánzate a la piscina. Hace años publiqué en Amazon y ahora vuelvo a hacerlo, pero con más mimo y cuidado.

Crea tu página en Facebook y un blog

Un panadero de los buenos tiene que demostrar que su pan es el mejor y por eso pone su empeño en ello todos los días. Hablo del pan artesanal, pero también de los escritores que no juntan palabras pensando en el final en vez de en el proceso. Si antes de terminar tu libro ya estás imaginándote recibiendo premios en tu ciudad  o dando charlas, vamos mal.

Si escribes, demuestra que sabes hacerlo muy bien y plásmalo en una página en Facebook, donde tus futuros lectores comprueben que derrochas creatividad y, sobre todo, estableces una relación cercana con ellos, benditos seres que se han acercado a tu obra sin ser tú un autor conocido.

¿Preparado para recibir piropos?

Porque va a ocurrir. Si tu libro resulta que toca una temática que en este caso es personal, será fácil que tropieces con muchas personas que hayan vivido o estén viviendo lo mismo que tú. Y por fortuna, sigue habiendo gente agradable, amable. Que te envían un mensaje privado y te piden que sigas escribiendo.

El ego se ha de mantener a raya. Puedes llevar 20 años escribiendo, incluso 30, y tal vez desees que por fin alguien reconozca tu esfuerzo, o te emocione que ese mundo interior tuyo, tan especial, sea compartido por otros. Lo entiendo. Pero calma. Calma.

Si eres redactor, sabrás que en los comentarios de muchos de nuestros artículos hay opiniones favorables y aplausos, y comentarios negativos que tratan de sacar punta a cualquier error o expresión que no les haya convencido. ¡Eso es lo más sano del mundo! Una manera de no bajar la guardia.

Pippo Bunorrotri, un seguidor y un escritor

Anoche leí el comentario de Pippo, eran unos aplausos y aunque procuro entrar a todos los espacios de los seguidores (y a los que sigo) no me había detenido en su hogar. Me ha gustado mucho, pero lo que me ha enamorado es su presentación. Un texto que desprende una humildad que no va de la mano de muchos que quieren convertirse en ‘escritores’ sino en famosos. MUCHAS GRACIAS, PIPPO.

AUTOR- PIPPO BUNORROTRI

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para hablar de lo que me callo,

hablar conmigo mismo

de lo que siento.

Porque no soy sabio, y

la poca sapiencia que tengo

los golpes de la vida

me la ha dado.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para henchir de aire nuevo

mis pulmones,

desamarrar la faringe y

dejar de estrujar el corazón.

Porque hace tiempo

un muerto en vida soy, aunque

la muerte jamás me la crucé.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para empuñar la pluma

como daga traicionera que es,

capaz de ensalzar o humillar

al más valiente y al más cobarde.

Porque tiempo ha

que con ella me defiendo

y en la miseria me revuelco.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para llorar sin lágrimas,

sangrar sin sangre, y

sufrir sin dolor.

Respirar sin aire,

bailar sin música,

reír sin reírme, y

sentirme mejor.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para poder crear,

el fuego y la mar,

el día y la noche, el Yin y el Yang.

Escribiendo puedo ser un dios pagano

inmortal, decidir vida y muerte puedo así

de un rey, de un sabio, de un cardenal

y hasta la de un don nadie.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para poder crear,

un mundo donde las lagrimas

no son más que los pesares

de una vida que hablar no puedo,

no porque no quiera, sino

porque la garganta muda se vuelve

y la mano se ofrece.

Si escribo,

es porque lo necesito.

Para contar al mundo

lo que siento,

lo que llevo dentro,

que ni soñar me deja…

Pippo Bunorrotri

Y por hoy, nada más.

Voy a construir el blog (de una vez) para alojar a mis pequeños y confieso que he aprendido con los años a no creer que mi historia era la mejor y que los demás tenían mucha suerte.

He aprendido que poco a poco, y dando lo mejor de mí, borrando párrafos y volviéndolos a escribir, es como una se hace una escritora.

Te animo a que escribas siempre y cuando te apasione este mundillo.

¡Hasta pronto y gracias por leerme!

Juana Sánchez González