5 consejos para responder a comentarios negativos en tus artículos

Hola,

Volvemos a la esencia de este blog, el diario de una redactora freelance y sus peripecias.

A ver, que levante la mano quien no ha tenido que aguantar cara a cara frases de este tipo:

“Estás más gordo/a”

“Te estás quedando calvo”

“¿Es el vestido o estás embarazada?

“En las fotos parecías más alto”

Y así, hasta el infinito y más allá.

¿Qué hacer en estos casos? Pensar que hay gente que se saltó la clase de diplomacia, no sabe lo que significa la empatía y  no son muy educados.

Cuando las críticas llegan hasta uno de tus artículos

Hay que aclarar cuando un comentario está bien argumentado y nos puede servir para mejorar. ¡No somos perfectos! Y las críticas son siempre bien recibidas, pero ojo, hay quien tiene un don para la argumentación con una exquisita delicadeza y hay quien no te dice que te dediques a vender llaveros porque se muerde la lengua.

No sé si es una percepción personal, pero creo que en España no se nos da muy bien eso de argumentar una crítica constructiva.

Se nos da bien enumerar una suerte de defectos que nosotros consideramos horrorosos, y nos importa bien poco si esa persona lo ha hecho bien 100 veces en sus textos, a nosotros nos molesta ése, y vamos a por él, perdón: vamos a dejar un comentario y al terminar, nos aplaudimos.

giphy (2)
Satisfacción tras dejar un comentario

Consejo 1: No es nada personal

Si cada vez que a alguna persona, con tiempo libre, que se haya levantado con mal pie, o sencillamente no le guste o comparta lo que has escrito te va a afectar, vamos mal. Y lo digo con conocimiento de causa.

A mí ya no me afecta nada. Eso no significa que no respete a mis lectores, eso se aprende en primero de redacción, porque sin lectores no somos nada.

Pero, también somos personitas las que tecleamos, y perdemos a un ser querido, otro tal vez esté enfermo y ante un comentario que quizás pasaríamos por alto o leeríamos con calma y le daríamos una respuesta neutral, pequemos y nos salga la vena dramática. No te preocupes. Eres un redactor con corazón.

Consejo 2: Responde siempre

Al fin y al cabo es un lector, alguien que se molesta en leer lo que tú o tus compañeros publicáis. Se merece tu respeto. No estoy muy de acuerdo con eso de que el cliente siempre tiene la razón.

¿Recuerdas el inicio del post de hoy? Pues eso. Pero tú eres hijo, nieto y bisnieto de diplomáticos y con una exquisita educación y tacto, aunque hayas dormido tres horas, hayas pasado dos noches en un hospital y te duelan hasta las pestañas, serás cortés y responderás.

Consejo 3: Los comentarios que no te gustan, no se borran

Aunque vivamos en la era de bloquear, borrar y eliminar a las personas de nuestras redes sociales, creyendo que así de una forma mágica se esfuman de la faz de la Tierra, no es así obviamente.

Borrar el comentario le pondrá más furioso. Y si creía tener razón en una escala del 1 al 10, ahora se sentirá ofendido, malhumorado y si tiene tiempo: tratará de hacerte quedar mal a ti o a tu empresa o medio para el que trabajes.

La vida es corta. Fugaz. Seguro que te has enfrentado a situaciones más duras que a un comentario de  una persona que no está de acuerdo contigo.

¿Qué hago? Lo dejas ahí para que veas que respetas su opinión aunque no la compartas y punto.

Consejo 4: Mantén la autoestima en su sitio

También está mal visto, lo sé. Pero llevo muchos años escribiendo y recuerdo la primera vez que recibí un comentario negativo (todo no iban a ser flores) y resultó ser de alguien que antes trabajaba allí y le sentó muy mal que ocupara su lugar.

No hay mayor satisfacción para alguien que deja un comentario para atacar que sentir que ha hecho daño.

Lo negará, dirá que no es personal, todo lo que desee, pero volvemos a lo de antes, no es éste un lugar donde la argumentación sana brille por su presencia.

Consejo 5: La vida no es justa y cuidado con las personas susceptibles

La expresión “La vida no es justa” es una frase que pone muy nerviosas a algunas personas. Creen que como respuesta a su comentario es una ofensa y no lo es.

Se lo toman como algo personal, cuando no deja de ser una descriptiva forma de decir: “No puedo y no puedes gustarle a todo el mundo”.

El mundo cambia, la gente cambia, todo va muy rápido, pero en esencia seguimos siendo : susceptibles, empáticos, creativos, pasivos, trabajadores, vagos, alegres, tristes, optimistas y pesimistas.

¿Crees que le puedes gustar a todo ese tipo de perfiles? ¡Es imposible! Y nada sano.

De hecho, se aprende más de ese hombre o de esa mujer que no comparte tus ideas, así que aprovecha la ocasión y siempre desde la calma, si te lo puedes permitir, toma aire y relee su reflexión de cuatro hojas, quizás saques algo en claro.

Muchas gracias por leerme

Joana  Sánchez G.

10 artículos para empezar 2019, #quieroseredactor

 

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

 

Año nuevo, propósitos ídem. Qué falta de originalidad, ¿verdad?

Te equivocas, jamás hago ese tipo de listados por lo que esto es una novedad para mí.

He decidido que al igual que cuido los blogs de los demás con todo el afecto del mundo, es hora de ofrecer contenido desde mi hogar, de donde surgieron la mayoría de los proyectos en los que ahora colaboro como redactora.

10 artículos sobre los pasos a seguir para ser un buen redactor

 

Sí, es una de esas listas que ya sabes que funcionan tan bien a la hora de leer. Yo capto tu atención, tú buscas esta información y desde experiencias personales, te voy a contar qué pasos son los adecuados para dedicarse a esto de la redacción digital.

¡Ojo! No son los mejores, pero sí son los míos y están basados en experiencias reales. Quizás te sirvan para animarte y sumergirte en el maravilloso mundo del tecleado de artículos, reseñas, descripciones, biografías y todo aquello que el cliente demande.

 

Aquí vas a leer el trabajo de una redactora nada cool

 

Me gusta escribir, desde siempre. Y creo que un blog dedicado a este menester debe cuidar sus palabras, medir lo que dice pero sobre todo, no dejar de lado lo más importante en todo oficio: la humildad.

Y ser humilde, que seas humilde, que tu lema en la vida sea ser humilde, es el primer consejo que te regalo.

En las universidades, algunos profesores, en cursos especializados, o en páginas de gurús, se tiende a hacer hincapié en la importancia del que escribe, cuando lo que debe brillar es el texto, la idea y su ejecución.

 

Ser redactor, implica renunciar a tus sueños literarios

 

Al igual que un periodista debe ceñirse a la noticia, sobre todo si hablamos de periodismo del bueno, un redactor digital debe ceñirse a lo que el cliente le demanda. Lo sé, seguro que tienes muchas ideas. Y alguna de ellas, es incluso buena.

Pero aquí hemos venido a poner nuestro talento al servicio de otros, y les debemos el máximo de los respetos. Cada semana, iré desgranando uno de los pasos que debes seguir si de verdad te gusta el mundo de la redacción.

Escribir para los demás es una elección, que se lo digan a los guionistas de grandes obras del séptimo arte.

Nos leemos.

 

Joana Sánchez G.

Todavía no has escrito nada

female-865110_640

Todavía no has escrito nada es un mensaje que aparece a la derecha de este blog. A mí me parece absurdo, como que José Luis Cuerda haya tardado en poder estrenar su película tres años. Surrealista.

El mal de un escritor es la hoja en blanco y la cabeza vacía. Como se acerca la Navidad, he pensado en ofrecerte algún consejo si eres redactor, escritor o creador de contenido. Permíteme un inciso: ¿A ti te gusta el término ‘creador de contenido’? A mí tampoco.

No puedes escribir porque tienes demasiadas ideas en la cabeza

Parece una contradicción pero a mí me pasa a menudo. Si tengo que escribir para un cliente y sé las pautas que he de seguir, es fácil. Te documentas, creas una estructura y rellenas los espacios en blanco.

Pero cuando has de escribir para ti, la sensación que te invade es la de un niño al que le dicen: ¡Vacaciones! Y echa a correr en el parque y no sabe a qué montarse, está tan nervioso y feliz que es incapaz de tomar una decisión, lo quiere todo a la vez.

No eres Jane Austen, así que valora el tiempo del que dispones para escribir

El pasado día 16 de diciembre se celebraba el año de nacimiento de esta novelista inglesa. Me declaro fan, sobre todo por el humor que destilan sus novelas y la crítica a la clase social a la que pertenecía, pero tú no eres Jane Austen.

Ni rica, ni tienes todo el tiempo del mundo y si deseas escribir sobre cuatro temas, lo siento, elige uno o dos. Mejor elige uno.

woman-865111_640

Vaaaaaaaaaaale, igual soy estricta pero hablo con conocimiento de causa. Este año, por fin he terminado un libro. Mi libro. Y si lo he logrado sé que ha sido por dos razones:

  1. Cuando falleció mi padre, me prometí terminar un libro.
  2. Todas las noches escribía aunque fuera un párrafo o dos.

La perseverancia es la mejor amiga de un escritor

Añadiría también la impulsividad y la autenticidad. Si ya has seguido los pasos anteriores y has logrado terminar un libro, un relato, un guión pero cualquier cosa que no tenga que ver con un cliente, lo primero: enhorabuena y lo segundo, prepárate para sentir un vacío en el estómago.

Ya tienes tu texto. Ningún blog ni ninguna voz interior va a recordarte: Todavía no has escrito nada.

¿Cuál es el siguiente paso? Dar a conocer tu obra

Otra vez me pongo de ejemplo, sin pensar muy bien lo que hacía envié mi libro en pañales a una persona conocida, pero sobre todo se lo mandé porque me inspira confianza, ternura y cercanía. Esas cosas extrañas que te suceden con los desconocidos.

La taquicardia me sobrevino cuando me contestó y me dijo que estaría encantado de leerlo. ¿Así? ¿Tan fácil?

El maestro José Luis Cuerda ha tardado años y ha necesitado que un grupo de cómicos con corazón y sensibilidad, le produzcan su película

¿Por qué existe el autosabotaje en el escritor y cómo darle una buena patada?

Os podría pasar varios artículos sobre el autosabotaje, igual tiene que ver con un trauma de la infancia, pero me parecía tan extraño que me sucediera algo bueno que le envié dos borradores más corregidos, ah y añadí que si no le gustaba me lo dijera con una canción.

¿Se puede sembrar peor imagen? No. Pasé de parecer una persona agradable a una insegura y frágil escritora anónima que temía no estar a la altura. En unas semanas quizás tenga una respuesta. Positiva o negativa, no hay más opciones.

La conclusión es, si tienes una idea (o dos) hazla realidad.

Siéntate y escribe

El mundo real no es el de los influencers, el mundo real sigue siendo el del esfuerzo y la constancia. A veces, hay gente brillante que permanece en la sombra toda su vida, a veces hay gente que nace de pie y todo son palmaditas y sus planes salen a la primera.

Una vez que asumes que lo mejor es no compararse con nadie, si lo tuyo es escribir y no puedes parar de parir ideas, inténtalo. Y si te dicen que no, da las gracias y toca a otra puerta. Y así, hasta el infinito.

Espero haberte ayudado y la próxima vez que aparezca el mensajito de marras, no lo tapes con la mano derecha o escribas con desgana.

Creo que tachar, borrar y volver a escribir una y otra vez es la mejor señal, la señal de que te gusta lo que haces y ya hay más probabilidades de que eso se traduzca en que les gustes a los demás.

 

 

NOTA: Yo también creo que la chica de las fotos no ha escrito nada en su vida. Con esas uñas ya te digo que es imposible.

 

Joana Sánchez