Las ventajas de una buena comunicación entre el redactor y el cliente

Vamos al grano, hoy nuestro protagonista es el cliente y no el redactor. Pero, ante todo, la buena comunicación que debe surgir entre ambos.

Consejos que te ahorrarán tiempo y costes

  • ¿Tienes clara tu idea o tu proyecto? El redactor se encargará de que los textos o el proyecto que tienes en mente, se convierta en palabras que llamen la atención de tus futuros clientes. Pero, ojo, es redactor, no adivino. Imagina que vas a una panadería y cierran porque tú aún no te has decidido por el pastel que deseas comprar.

Tu idea o proyecto es ese pastel que te encanta y sabes describir en una frase lo que significa para ti

  • Trata de escribir un plan para tu blog que explique todo que quieres tener y todo lo que el redactor necesita saber. Dile si quieres que consulte fuentes específicas, prepara una lista de temas y guíalo en la dirección que te has planteado tomar.
  • Dale alas al redactor si tienes dudas. Tal vez, tengas en mente un nombre ideal para tu negocio o para un titular. Pero, una vez que lo compartes y alguien ajeno a ti lo dice en voz alta, suena extraño, poco comercial o surrealista.

Dejarse aconsejar es también un ahorro de tiempo. Piensa que el redactor tiene experiencia en redactar textos y que un buen titular es la antesala de una lectura.

  • Ten claro lo que NO QUIERES que aparezca en tu blog o página web. Imaginemos que tu empresa está enfocada a la belleza. Pero tus productos son ecológicos. Dejar claro al redactor que no quieres un artículo o información relacionada con cosméticos o personas que no consumen este tipo de productos, es importante.
  • ¿De veras ese cambio es producto de una necesidad o de un capricho? Ahora me pongo seria. El redactor te ha enviado un borrador. Te gusta. Pero, resulta que como te ha invitado a que modifiques o corrijas, coges el rotulador rojo y empiezas a tachar y cambiar sin saber muy bien el motivo. Piensa que tiene más clientes y aunque te respeta, dispone de 24 horas al día como tú.

A más cambios, mayor será el precio a pagar. Si cambias un párrafo o eliminas todo un texto, piensa si lo haces por el bien de tu negocio o porque sí

  • Escribe, llama y habla todas las veces que sea necesario con el redactor. Hablar no perjudica a nadie. Al revés. Hablando se entiende la gente. Y si no es así, pues habrá que dialogar más. Pregunta al redactor si le ha quedado clara tu idea. Si tiene la suficiente información como para pensar que forma parte de la empresa y ha interiorizado bien vuestros valores.

Eso sí, no llames a las 23 h o un domingo por la tarde, a no ser que el mundo se esté acabando, hay que respetar los horarios del trabajador

  • Apostar por un redactor profesional, con una trayectoria de años, es una garantía. Existen múltiples plataformas que te regalan los textos, pero piensa que no se van a implicar ni la mitad de lo que lo hará un redactor profesional e independiente.

Espero que estas ideas, te sirvan y a la hora de encargar tu proyecto te resulte más sencillo y ahorres tiempo y dinero.

Gracias por leerme,

Juana Sánchez G.

J’acusse…! Carta a los clientes de la redactora peculiar

J’acusse…!

CARTA A LOS CLIENTES DE ESTA

REDACTORA

Estimado cliente,

Permítame que me dirija a usted de un modo general, ya que no puedo dejar fuera de esta misiva algún nombre y después ser acusada de trato de favor.

Los hechos que me llevan a redactar estas letras se remontan a quince años atrás cuando comencé este trabajo tan lleno de espinas como  de alegrías.

Usted es el culpable de que a finales de 2019, siga enarbolando la bandera del redactor como un oficio digno y necesario en esta sociedad donde se insiste en que hombres y mujeres no leen.

Yo acuso a todas esa bocas que pronuncian semejante atrocidad: ¡Se lee! ¡Se escribe!

Por esa razón, mi estimado cliente, le doy las gracias por confiar en mí.

En esta redactora que escribe textos para su página web, busca frases ingeniosas para sus artículos e investiga hasta el infinito para encontrar esa palabra que desea, como si fuera una arqueóloga en busca del tesoro aún por descubrir.

Sin palabras, las calles no tendrían nombre. Las canciones carecerían de letras. Los ‘te quiero’ se esfumarían y sólo nos quedarían las pantallas vacías, quizás llenas de imágenes sin sentido.

Yo acuso, a quienes escriben sin haber leído.

Yo acuso, a quienes se hacen llamar redactores y no aman la palabra.

Yo acuso, a quien promete un buen posicionamiento pero un texto sin alma.

Yo acuso, a quien iguala  escribir a tener un trabajo de mentira.

Usted, cliente que respeta mi oficio y desea que el suyo brille gracias a un texto escrito con delicadeza y a la vez, con la misma garra que un tigre ataca a su presa, merece toda mi gratitud.

Gratitud que otros no ven y reflejan de diversas formas: no pagando por los servicios prestados, como si este trabajo fuera menos valioso que el suyo.

Gratitud por no pensar que me está dando una limosna, sino pagando por un servicio como lo hace cuando compra sus viandas frente al ordenador o en el supermercado.

Como despedida, le deseo que en 2020 sigamos juntos, para que las palabras se oigan más fuerte sea cual sea el soporte, porque esta sociedad las necesita.

Atentamente,

Juana Sánchez G.

Las nuevas tecnologías y los mayores de 50, se llevan muy bien

15317884_1263343663703968_7257623305171709440_n
Rosa Ferro

 

Siempre defiendo que el buen redactor o periodista ha de hablar de la noticia, del protagonista y no de su persona. Pero en esta ocasión haré las dos cosas. 😉

Estos días el blog está recibiendo muchas visitas gracias al artículo La revolución del maquillaje y las palabras.  ¿Qué lo hace tan especial? Que hablo de una youtuber de más de 50 que se lleva muy bien con las nuevas tecnologías, Rosa Ferro.

Mi trabajo consiste en escribir para otros, demostrar que juntar palabras puede ser más sencillo de lo que creen. Animar a empezar un blog donde hablar de una marca o de ti.

¿Qué perfil tiene ese cliente?

Desde una persona que ha decidido estar presente en Internet porque quiere dar a conocer sus ideas o ha convertido su afición en un negocio pasando por un profesional que quiere crear o potenciar su marca personal.

Antes de seguir hablando de las nuevas tecnologías y los mayores de 50 🙂 voy a dejar este vídeo de Rosa Ferro donde me da las gracias, y una vez más hago lo propio: gracias a ti. Rosa es el ejemplo perfecto de que soplar las velas de nuestra tarta de cumpleaños no significa que nos anclemos en el pasado.

¡Al revés, la curiosidad no tiene edad! 

 

¿Qué os parece? ¿Se necesita tener 20 años para ser una youtuber? ¿A partir de los 40 desaparecemos como los meeseeks? No y mil veces no.

descarga
Señor Meeseeks

Te respondo por aquí. Y a cualquier persona que haya cumplido 50 años y piense en adentrarse en el maravilloso mundo de las redes sociales

Me formé en habilidades comunicativas junto a Manuel Campo Vidal durante un año, pero con anterioridad también hice un curso con un profesor encantador que era psicólogo donde debíamos hablar frente a los compañeros y grabarnos todos los días. En esa clase había personas desde los 28 hasta los 47 años.

Si lanzo esas frases sobre tu forma de hablar, de mirar o esas entradillas tan divertidas, no es porque me gustes (ME GUSTAS MUCHO) además, es fruto de mis experiencias laborales y de aprendizaje. Mis piropos son objetivos.

 

Para observar al otro cómo habla, cómo se mueve o cómo escribe, antes una debe pasar por esa experiencia

 

Tuve mi canal en YouTube hace diez años pero lo eliminé por la misma razón que esgrime Rosa: la perfección.

2/09/2019 (Actualización, lo he vuelto a abrir pero como escritora, si os apetece… JuanaSánchezGonzález, yo me dedico a escribir así que hablo de mis libros y de microrrelatos)

En mi caso, me pasé de perfeccionista, así que ver a Rosa con su constancia durante estos años, aprendiendo a sacar partido a la cámara, con dedicación y humor, e imagino que con algún enfado que no hemos visto 🙂 sólo me demuestra que para comunicar hay dos vías:

APRENDER  o  NACER CON ELLO, obvio que Rosa nació con ello.

Como el movimiento se demuestra andando, más que fijarme en la edad de Rosa a mí siempre me ha llamado la atención sus dotes de comunicadora. Por experiencia, sé lo que implica ser consciente de que te están grabando y hablar mirando a los ojos a otras personas.

Pero en su caso, ocurre como en un programa que tengo en Ivoox, no ves a nadie. Estás tú sola en una habitación en casa, pensando: Estoy hablando sola, ¿me habré vuelto loca? Os invito a leer este artículo que escribí ayer porque considero que es didáctico y divertido.

Que no se me olvide, Vogue ha incluido a Rosa en un artículo al que os animo a leer porque, ojo al dato, la única española es nuestra protagonista y a mi juicio creo que se lo ha ganado:

Ni adolescentes ni millennials: la nueva generación de Youtubers de belleza tiene más de 50 años

 

La redactora, curiosamente destacó una frase que en su momento, también me hizo mucha gracia: “si intentamos tener con 50 años el mismo párpado que cuando teníamos 20, no necesitamos maquillaje, necesitamos un psicólogo”. Bravas las dos, una por decirla y la otra por plasmarla en el artículo.

 

Las redes sociales son aptas para mayores de 50 ¡Claro!

 

¿Me dejas que haga un pequeño análisis de tus vídeos? Qué mala soy, porque no me puedes responder.
Sé que te podría hacer una entrevista, pero como dice Michael Ende: esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.
Mirad estas dos imágenes y luego os hago una pregunta.

 

 

ANTES

10378953_719956954709311_4354855571500217488_n

 

AHORA

RosaFerroMakeUpMasde40

 

¿Si vierais estas fotografías en la portada de un libro, con cuál os quedaríais? ¡El de ahora, el que tiene la imagen de ahora! Os oigo, os oigo.

Se trata de la misma persona, probablemente con la misma pasión por contar y compartir sus conocimientos, pero la única diferencia entre ambas es la confianza.

Porque abrirse paso en un lugar que se han empeñado en etiquetar como un espacio para los millennials, tiene mucho mérito.

En eso nos parecemos y por eso me conquistaste. Hice el acceso para la universidad con 28 años. ¡Una anciana entre chavales que tenían 9, 10 años menos que yo!

Los buenos comunicadores son los que se adaptan al contexto, y a la vez  son conscientes de que viven en 2018 y lo que ello implica en la manera de llegar al lector, seguidor, etc.

 

Mirad estos dos vídeos

 

 

¡El cambio es alucinante!

VOZ: Su tono en el primer vídeo es bajo, cuando hablamos en voz baja o bien el micro no funciona, o bien reflejamos timidez, inseguridad y nerviosismo. Después de 6 años, esa inseguridad se esfumó.

ENTUSIASMO: En el primer vídeo no está, ¿a que se nos hace raro a las que seguimos a Rosa? Sobre todo, si echamos un vistazo al segundo. El entusiasmo tanto en la voz, el rostro, los gestos y la puesta en escena sale a borbotones.

NATURALIDAD: En el primero no la hay. No es ella. No está cómoda y por eso nos llega un mensaje que bien podríamos olvidar al día siguiente, aunque se exprese a la perfección. Pero la voz hay que proyectarla: junto al entusiasmo y la naturalidad se percibe cuando la persona está en su salsa. Y ahora, lo está 😉

CARISMA: En el primer vídeo está escondido pero listo para que nos encandile, unos vídeos más adelante, cuando logra sentir que no habla a una cámara sino a un grupo de personas que forman parte de una plaza virtual que ella ha decorado con tanto gusto, que las suscriptoras se siente muy bien.

 

Polifacética y divertida

 

 

 

 

 

 

Y para finalizar, un vídeo sobre maquillaje de lo más atractivo, cómo crear un look diario rejuvenecedor. Si veis el número de visitas y de likes es para desmayarse de la emoción, no me extraña que diga que está “atacada” 🙂 es para estarlo y también para disfrutar.

Lograr que la visibilidad de personas de más de 45 años tiene mucho mérito cuando la noticia del día es el paro precisamente en esa franja de edad, a partir de los 45.

 

Si necesitas o si quieres comenzar un blog y te apetece hacerme alguna pregunta: escríbeme. Si deseas contar una historia, no la guardes en un cajón, compártela.

Al final, el entusiasmo de esta youtuber/amiga, si me lo permite, me hará desempolvar mi canal de YouTube pero tranquilas, no os hablaré de maquillaje porque soy una negada pero sí de escribir, de comunicar y de qué forma podemos con nuestro trabajo o afición hacer felices a los demás.

 

Muchas gracias Rosa, muchas gracias a todas las personas que habéis comentado de manera positiva sobre el artículo en el que había un pequeño fragmento dedicado a esta gran mujer que como muchas otras, están robando audiencia a la televisión por ofrecer contenido amable, jovial, profesional y con naturalidad.

Se merecía un artículo extenso y con más datos para argumentar porqué considero que es una excelente comunicadora.

A las redactoras también nos gusta que nos digan cosas bonitas.

Si te ha gustado, comparte ❤

 

Lugares donde podéis seguir a Rosa:

Instagram: @makeupmasde40

YouTube:  MakeUpMasde40   

54.000 suscriptores y subiendo, habrá que agrandar la Plaza Mayor.

79.435 suscriptores a 2/Septiembre/2019 😉 

 

 

Joana Sánchez González

La revolución del maquillaje y las palabras

 

OLVÍDATE DE MÍ

Si habéis visto “Eternal Sunshine of the spotless mind”, “¡Olvídate de mí!” en España, recordaréis una escena en la que Kate  Winslet muestra su cabello color azul a Joel (Jim Carrey) y le habla de lo maravilloso que tiene que ser poner nombres a los tintes de pelo como profesión.

Él la mira incrédulo y ella, de manera vehemente defiende que “alguien tiene que dedicarse a eso” y enumera varios nombres a cada cual más creativo y surrealista.

¿Las palabras son importantes en el gremio del maquillaje?

Mucho.Ayer llegó a casa una paleta de la marca Revolution Makeup London.

No soy una experta en maquillaje pero desde hace unos años, este sector me atrae, desde el punto de vista del placer de sentirse bien tras aplicar una barra de labios, o unas sombras, hasta la forma de comunicar de las expertas en maquillaje que pululan por YouTube.

Y los nombres:

FLAW, LESS, PERFECT, NEAT, MASTER, ACCURATE, RIPE, MATTE, LOOK, STANDARD, ORDER ABLE RATE, FINEST, FINAL, FAMOUS…

La industria del maquillaje ha sufrido una gran revolución en el siglo XXI, gracias a los hábitos de consumo de los llamados ‘millennials’, pero también me atrevo a decir de las personas que han rebasado la barrera de los 50 años, que disponen de  canales en YouTube con una legión de seguidoras.

14816352438420.jpg

Deborah Armstrong, directora de la marca NYX en España, señala que nuestro país es uno en los que se produce un mayor consumo contando con “el mismo porcentaje de clientas adictas que EEUU”.

Estas millennials representan el 20% de las compradoras de estos productos generando hasta el 54% del valor total del mercado.

El maquillaje genera ingresos. El sector de la cosmética no distingue entre mujeres por su preparación o formación. El sentirse bien, no está reñido ni con el feminismo ni con ser más o menos intelectual.

Seguir leyendo “La revolución del maquillaje y las palabras”

Marketing para pymes y emprendedores

9161120758_af4785de19_z

A la hora de introducirnos en el mundo del marketing o de la comunicación en Internet, nos surgen preguntas y alguna duda. He pensado reunir unos cuantos artículos que pueden ser de utilidad para ti:

¿Por qué mi pequeño negocio debería estar en Internet?

¿Tu negocio está en línea?

El correo como herramienta de atención al cliente

Pon a tu empresa un nombre que enamore al oído del cliente

Si no encuentras respuestas en ellos, puedes echar un vistazo en el blog porque resolvemos todos los temas que atañen a la pequeña y mediana empresa, al autónomo y al emprendedor.

También puedes dar un paseo por este blog 😉

 

Joana Sánchez González

Carlos Valdés, locutor

carlosvaldés

Cierra los ojos y escucha esa voz. La voz que acompaña una cuña de radio, un spot, un documental. ¿Te agrada?

Carlos Valdés es una de esas personas que ha hecho de su voz, su profesión. Un trabajo tan hermoso como necesario. Sin estos profesionales las empresas serían mudas.

Carlos lo tuvo claro, la voz era su pasión  cursó un Posgrado de Locución en la Universidad Pontificia de Salamanca, y más tarde se marchó a Madrid para formarse en en las escuelas de Locución AM y Luisa Ezquerra.

Ha prestado su voz a diversos proyectos además de compaginar su trabajo como locutor con el de profesor de voz y habilidades comunicativas. Fue en ICE donde conocí a Carlos y observé el potencial que tenía como formador en este campo.

Con los años ha crecido como profesional pero sigue estudiando. Este trabajo es una carrera de fondo. Si de pequeño le apasionaban las voces de los personajes que aparecían en las series, ahora con un estudio propio es él quien enamora a sus clientes con su técnica.

Servicios que presta

LOCUCIONES

PRESENTACIÓN A CÁMARA

CLASES DE LOCUCIÓN

CURSOS DE VOZ Y COMUNICACIÓN

Como un ejemplo vale más que mil palabras, aquí puedes escuchar una demo de Carlos Valdés, ¿Qué te parece?

12742524_1663310457252426_6936126468820438865_n

Twitter: @ValdesLoc

Facebook: Carlos Valdés Locutor

 

Joana Sánchez

 

El líder que humilla, no es un líder (II)

1366_2000

En ocasiones, escribir da grandes satisfacciones, como cuando observas que un artículo como éste, “El líder que humilla, no es un líder” se está compartiendo en Twitter y Facebook como un reguero de pólvora. Gracias.

STOP. No he venido a hablar de mi libro sino del poder de las palabras.

Si te apetece leer el artículo te llevará dos minutos, si no es así te lo resumo:

La soberbia, la inseguridad y la falta de empatía lleva a algunas personas a emplear la humillación como forma errónea de liderazgo.

La parte de la psicología que estudia a este tipo de personajes lo dejaremos para los expertos en la materia, aquí me voy a centrar en el uso de las palabras: las malas palabras.

Hablar, escribir, mirar, callar… son formas de comunicación. Maneras de vender una historia, una idea, o nuestra persona.

Vender humillación, qué pena.

Una palabra va unida a una emoción, sin la emoción la palabra es como un témpano de hielo. ¿Quién le aporta ese sentimiento? Quien la lee, quien la dice en voz alta y el tono en el que se pronuncia.

Elegir la palabra adecuada, según el contexto, es como escoger el momento idóneo para confesar que quieres a una persona. Lo harás con suavidad, con pasión, torpeza o quizás de una forma creativa.

O con sólo una mirada (tenía que poner esta canción) Un poquito de humor y música, por favor.

  • Una palabra mal escogida puede romper una amistad. Fulminar la comunicación.
  • Una palabra con un tono agresivo puede herir a quien la escucha.
  • Una palabra rebuscada puede impedir que dos personas se entiendan

Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no. (Gabriel García Márquez)

Como con las infecciones, con las palabras dañinas debemos actuar igual: atacando a los virus con comunicación altamente eficaz.

  • Ante un líder que humilla con gritos: el silencio
  • Ante un líder que humilla con silencio: palabras amables
  • Ante un líder que humilla con soberbia: palabras con peso dichas con humildad
  • Ante un líder que humilla con público delante: miradas piadosas
  • Ante un líder que humilla ridiculizando: sonrisas compasivas

El poder de las palabras para desarmarnos sólo debe causar efecto en estos estados:

AMOR

CREATIVIDAD

LITERATURA

CINE

5885603676_05be05f4d3_z

Puede que el éxito del artículo estribe en una razón sencilla: todos hemos sufrido a un prepotente lleno de inseguridades, lanzar palabras hirientes como cuchillos.

El marketing de contenidos, un mensaje publicitario, un artículo, una breve historia, un guión, es decir, todos los que nos dedicamos a unir letras para elevarlas a la categoría de mensaje, repudiamos a ese tipo de persona que comunica dolor.

El líder dirige orquestas

Ser un líder es otra cosa, ser un líder es dirigir una orquesta, barrer con una mirada a cada uno de los componentes con un fin: conectar y escuchar para sonar al unísono por separado.

7909727684_6855cc9b7d_z

Escojamos pues cada palabra con tacto, para escribir o para hablar, en cinco letras se esconde un gran poder, el poder de elevar a la categoría de arte un término que recoge el diccionario, o el poder para convertirlo en un muro que nos separe de los otros.

Liderando que es gerundio.

Joana Sánchez

Atención, Google penalizará a las páginas web que no estén adaptadas a los móviles

650_1200

Sabemos que la página web de nuestra empresa es el escaparate donde miran nuestros clientes. A partir del día 21 de abril, Google penalizará a las que no esté adaptadas a móviles y tabletas. ¿Es un problema si tu página ya está bien posicionada?

Sí. Hablamos de que el tráfico hasta tu página se verá reducido. Brillará pero con menos luz. Tengamos que cuenta que en estos últimos años, las compras, las visitas, navegar por la red, se hace más a menudo desde nuestros teléfonos. ¿Adaptamos en su momento nuestra web? Si no es así, ahora es el momento.

En el siguiente artículo os dejo una página que ha dispuesto Google para realizar una prueba de optimización para móviles. ¿Pruebas la tuya?

Google penalizará a las páginas web no adaptadas a móviles

Quiero hablar en público: ¿de verdad?

2430586564_3fe50199e9_z

Hace dos años me fui a Madrid. Allí realicé un curso con Manuel Campo Vidal. Tras mi paso por el ICE logré un título: “Técnico Formador en Habilidades Comunicativas”. No me lo regalaron, ni a mis compañeros,  mientras que sí nos hicieron trabajar duro, quizás menos tiempo de lo que yo hubiera deseado, pero las clases eran intensas. Buen profesorado, buen ambiente y sobre todo: práctico.

Si quieres enseñar a hablar en público con eficacia, debes tener clara una cosa: tú has de pasar por ello, has de ser juzgado, asesorado y sentirte expuesta ante las miradas de los demás. Si no te has puesto frente a una cámara, te han grabado y luego han analizado contigo tus puntos fuertes y tus oportunidades de mejora ¿Cómo vas a asesorar a otros?

Venía de hacer un curso de varios meses de formación ocupacional. También allí aprendí la teoría y la práctica.  Impartíamos clases y más clases todas las semanas. Hoy día me tropiezo con muchos cursos en Internet donde algunos EXPERTOS, te prometen que   hablarás bien delante de un grupo de personas en unas semanas. Yo creo que éste, es un viaje en el que como equipaje has de llevar unas técnicas comunicativas para enseñar, empatía, y mucha humildad. Al menos es mi forma de entender la docencia.

Parece que en el contexto actual no encontramos modelos a seguir. Nuestros políticos han bajado el listón en cuanto a oratoria y sobre todo: trasladan mal sus mensajes. No les entendemos. No utilizan un lenguaje claro.

Probablemente esa sea su intención. Hablar en público, porque seamos comerciales, profesores, debamos defender nuestra tesis o sencillamente queramos mejorar, es una labor amena pero conlleva un fin: que nos entiendan los demás, que les sea de utilidad lo que contamos.

3223867350_39930eb9f9_z

Hablar por hablar, ALTO, STOP, PELIGRO

Hablar no es comunicar. Muchas personas hablan mucho (yo hablo mucho) pero sé diferenciar cuando estoy en un lugar donde esperan que les traslade una información concreta, a cuando mantengo una conversación informal con un amigo. Añado en mi defensa que también me gusta escuchar.

Si tienes que afrontar un discurso del tipo que sea, has de aprender a estructurar las ideas, medir el tiempo, ensayar previamente y sobre todo, interiorizar lo que vas a decir. No hay nada más aburrido que una persona que hunde la cabeza entre sus papeles y lee.

A veces dan ganas de levantarse y decir: ¿Me pasa los folios y ya me lo leo en casa? Nuestra obligación por respeto a quienes nos escuchan, es tratar de que nuestra intervención resulte amena, estimulante y sobre todo (si es posible) participativa.

No temamos ensayar. ¿Te sientes ridículo? No deberías. Al revés. La mejor forma de improvisar es ensayando previamente. Cuando haces tuyo un discurso, una clase, una ponencia…, la seguridad y la confianza vendrán a ti, estarás deseando que llegue el día. Porque si tú disfrutas el resto también lo hará.

Fuera egos

Aquí nadie ha venido a “hablar de su libro”, permitid que mencione esta broma tan utilizada, pero si necesitas mejorar a la hora de hablar frente a otros, no creas que el fin es convertirse en un líder pretencioso o el “rey de la fiesta”. Las personas que utilizan un vocabulario rico pero adaptado al contexto son las que mejor comunican. Los vanidosos, los que emplean demasiados tecnicismos producen rechazo.

Las personas  que rompen la llamada “cuarta pared” en teatro, son aquellas que no ponen ningún obstáculo físico ni mental entre el auditorio y ellos. Responden a preguntas (aunque no dispongan de toda la información) escuchan y toman nota de las ideas que el resto comparte, y además, son conscientes de que no lo saben todo.

Educando a Rita

Rita es tu voz.

La voz es tu instrumento musical. Lo más importante en este viaje. ¿Sabes cómo cuidar de ella? Cuando nacemos nuestra voz es perfecta, pero a medida que crecemos aprendemos a respirar mal. La respiración abdominal muy utilizada en yoga y aconsejada por psicólogos para calmar la ansiedad, es útil.

Existen muchos ejercicios para relajar los músculos faciales. De una manera u otra intervienen en la fonación, y si ese músculo está cansado trabajará mal.

Aquí os dejo una muestra de ellos:


Ejercicios para relajar la cara, la mandíbula y los labios


  • Hacer muecas, tensando y soltando los músculos de la cara
  • Sonreír de oreja a oreja
  • Apretar los labios fuertemente, y destensar
  • Cerrar la boca abriéndola antes exageradamente
  • Hacer círculos con la mandíbula (este ejercicio también lo recomiendan tras haber sufrido una parálisis parcial facial)
  • Llevar la punta de la lengua hacia el velo del paladar y tocarlo con la boca cerrada. No se podrá reprimir el bostezo, que relajará todas las zonas supraglóticas.
  • Inflar los carrillos de aire cuanto podamos y después expulsarlo con la ayuda de nuestros dedos
  • Tirar de las comisuras labiales hacia atrás con los dedos

Fuente: alguno de estos ejercicios fueron propuestos por D. Manuel Francisco Jiménez Bautista en una sus clases como experto en cursos de voz y locución.

Seguiremos con este tema próximamente. ¿Conoces alguna técnica de relajación que te funcione? ¿Tienes algún problema a la hora de hablar delante de un grupo de personas? ¿Necesitas preparar un discurso?

Hablamos

Joana Sánchez González

 

Problemas con Simyo: cuando la comunicación falla.

800px-logo_simyosvgLa compañía de telefonía móvil Simyo  tuvo en su momento una gran acogida entre el público por sus tarifas bajas. Todo eran ventajas. No debías quedarte de por vida con ellos, no había gastos fijos y podías acceder por un módico precio a uno de sus terminales. Pero las cosas han cambiado al menos en cuanto a la comunicación entre Simyo y sus clientes.

Hace unos días, un conocido se quedó sin línea. Tenía saldo en su teléfono pero no podía llamar. Intentó ponerse en contacto con Simyo a través de su página Web, ahí vino la segunda sorpresa desagradable, no funcionaba y lo peor de todo: llevaba así varios días.

La importancia de una buena comunicación con el cliente

Las redes sociales son una magnífica herramienta para solucionar los problemas que tengamos con una empresa, sobre todo de móviles.  Pero si entramos a la página en Facebook de Simyo, vemos que han desviado la preocupación de los clientes: no poder acceder a sus datos, sus gastos, etcétera cambiando de tema, lo cual enfada  más a los usuarios.

Después de de examinar las quejas de muchos clientes, he comprobado que ya se puede entrar a su página pero no ha sido la empresa quien se ha encargado de comunicar la noticia sino una seguidora de Facebook. 

Al cliente se le explica todo o casi todo lo que ocurre con la empresa. Si tienes  un conflicto con una compañía y llamas a su servicio de atención al cliente no es eficaz recibir tres versiones distintas de lo que está ocurriendo:


“Houston tenemos un problema” y de los serios


Por partes: la gran mayoría de las operadoras que te contestan no residen en España. Parece un tema banal, pero no es así, desconocen la información de primera mano. Si como en el caso que comentaba te has quedado sin línea, pueden entretenerte con diferentes soluciones:

  • No tiene saldo
  • Sí tiene saldo,  el problema será otro…
  • Quite la tarjeta y vuelva a introducirla.Y así,  hasta el infinito.

Por supuesto no es culpa del trabajador, él se limita a recitar lo que le pide la empresa. Y sobre todo, a intentar que compres alguno de sus productos cuando tú has llamado para que te resuelvan una incidencia. Insisto, este no es un artículo contra los trabajadores, sino una reflexión sobre cómo debe llevar la comunicación y la atención al cliente una empresa en un momento crítico.

Si buscamos “problemas con Simyo” en Google, no aparecerá la página de la empresa, un error en su comunicación digital puesto que  no se han posicionado los primeros.

Varios foros, blogs influyentes y un gran listado de lugares están antes que la responsable de todos estos males: portabilidad que tarda en llegar, problemas de acceso a su página web  que son habituales porque se ven reflejados en textos con otras fechas, 2008, 2009, 2012, y un número elevado de protestas. Como se puede observar las quejas son muchas, demasiadas.

La atención al cliente es su punto débil en estos momentos.


Mientras que si buscamos Simyo sin más,  es entonces en la página dos donde comienzan las quejas y los mensajes negativos.


En Twitter

Más de lo mismo, cuentan con 15.801 seguidores en España y en el momento que escribo nadie ha notificado que la Web ya está arreglada. Ni unas disculpas. El mensaje tiene que ofrecerse por igual en todos los canales de comunicación. Si esto no se produce, la imagen que se traslada es la de desatención y nulo interés por ayudar al cliente.

Los problemas se resuelven desde el primer minuto. Imaginemos que una persona con su teléfono contratado en Simyo no tiene línea, se encuentra en una situación complicada, y además no puede acceder a Internet para poner una reclamación o simplemente averiguar qué es lo que sucede. Una pésima combinación.

Confiemos en que tomen nota de la cantidad de molestias que han causado a sus clientes. Es decir que expliquen qué ha sucedido y sobre todo, mejoren la información que se ofrece desde su área de atención al cliente. A fin de cuentas nosotros somos los más importantes.

En Wikipedia destacan sus problemas

Simyo no es sinónimo de “lo peor que hay en el mercado” es evidente. Se trata de una compañía que ofrece unas tarifas reducidas, y por lo tanto, las críticas vienen por ese lado “todo lo barato sale caro” ante las caídas de la página Web, y demás situaciones con las que sus usuarios se han tropezado.

En mi caso tengo el teléfono contratado con esta compañía desde hace años, pero es justo destacar tanto lo bueno como lo malo. A mí me han tratado bien. Pero respecto a la atención al cliente vía 121, sigo sin entender porqué esos trabajadores no están ubicados en el país desde donde llamo.

Problemas

En el primer año de andadura de la compañía se manifestaron una serie de problemas relacionados principalmente con la interconexión con otros operadores.

Entre los problemas que emergieron podemos enumerar: retrasos en las altas, algo por lo que el operador pidió disculpas, imposibilidad de recibir mensajes de texto extranjeros, pérdidas o retrasos en la recepción de SMS, posible falta de roaming, problemas en la recepción de MMS desde Vodafone y Movistar así como la imposibilidad de envío a Vodafone.

Problemas en portabilidades salientes, quejas generalizadas con el servicio de atención al cliente y su incapacidad de resolver problemas centro que por otra parte fue trasladado a Argentina tras despedir a todos los trabajadores del centro de llamadas en España.

Además, el 7 de mayo de 2008 los usuarios sufrieron una caída de red cuando la operadora tan sólo llevaba cinco meses de vida.

Fuente: Wikipedia

Simyo es comprada por Orange

En diciembre de 2012, Orange compró Simyo operación que no dejó muy tranquilos a sus clientes, ya que muchos habían abandonado esa compañía para pasarse a la filial holandesa. Este tipo de situaciones son delicadas puesto que Simyo tiene un perfil de cliente concreto:

  • Le gusta que la compañía sea online
  • Sus tarifas bajas
  • Aceptan de alguna manera esos problemas en su sistema
  • Huyen de las grandes corporaciones

Como usuaria espero que no se vuelvan a producir este tipo de situaciones y sobre todo, mejoren la atención al cliente en su 121, que si bien es gratuito no cumple su misión: resolver las dudas del que llama de una forma sencilla y eficaz. Al menos no siempre.

Joana Sánchez González