Los artículos de prueba gratis no existen

Hola,

De nuevo por aquí para hablar sobre un tema surrealista. Que ni a Dalí le serviría para pintar un cuadro, de hecho el artista miraba mucho la pela.

¿Por qué vemos como algo natural que nos pidan un artículo de prueba gratis? ¿Acaso a mi querido electricista le voy a pedir esta tarde que me coloque el plafón sin pagarle? Luego ya si me gusta, que siga con un enchufe que me tiene que cambiar. 😉

Escribe gratis y yo me lucro, es una idea retorcida

Me gustaría compartir cómo es la experiencia de una redactora freelance cuando se mueve por ese mundo de las ofertas para redactores de contenido.

Existen dos extremos, en uno, no piden experiencia lo cual me lleva a pensar que es una empresa suicida, y por otro lado, están las que te piden por adelantado un artículo de 500 palabras por el que no te van a pagar pero oh sorpresa, sí a publicar si tiene calidad.

Obvio que ahora no caigo en esas trampas pero está bien que se sepa, sobre todo para denunciar el poco prestigio que para algunos tiene un oficio tan digno como el de redactor.

jerrylewis

Hay meses duros, los inicios también lo son pero regalar tu trabajo es delito

Practico la empatía (no he podido evitar acordarme de la magia de mi melena, perdón) y sé que hay meses complicados, donde tú has realizado tu trabajo pero los clientes por la razón que sea no te pagan y siguen con su vida, como si en la tuya la compra fuera gratis y la luz y el agua no te la cobraran.

Estos anuncios donde ponen como gancho un artículo de prueba y un después ya se verá, pueden resultar tentadores, sobre todo si necesitas ingresos para ayer

No es la primera vez que trato este tema pero regalar tu trabajo es un insulto hacia tu persona y un gremio.

Lo sé, soy dura pero si todos dijéramos que no, no habría personas con tan poca ética para publicar ‘ofertas’ donde el sueldo es ridículo y lo que te piden es propio de dos o tres trabajadores.

Un redactor que regala un artículo de prueba será un eterno becario

Hay empresas que se jactan de contar con becarios para que obtengan experiencia. ¿Pagarles? Eso ya no forma parte del paquete de diversión Ven a trabajar para mi negocio gratis todos los días y a ver qué podemos aprender nosotros de ti.

Y para terminar me gustaría añadir que no sólo existen los artículos de prueba.

Como publicista me pidieron en una agencia que pagara cerca de 200 euros por asistir a una ‘clase’ donde me mostrarían su forma de trabajar.

Por lo visto o pensaban que no era muy espabilada o pretendían que su secreto les abriera muchas puertas para ganar dinero a base de incautos, cuando eran ellos los que debían pagar: de locos… No, de espabilados.😎

Existe una abismal diferencia entre:

“Trabajo en lo que me gusta, es como si no trabajara”

y

“Trabajo gratis por ahora, me han prometido pagar más adelante”

images

¿Y tú, has sido un buen samaritano y has trabajado gratis sin valorar tu profesión o por necesidad?

Gracias por leerme.

Juana Sánchez G.

Cuánto cobrar como redactor freelance honesto

Hola,

¿Cómo va el verano? En mi caso sin vacaciones, pero contenta. Creo que septiembre será un buen mes.

Este artículo nació tras leer uno de lo más interesante en El Blog del Redactor Freelance.

A la vez, he querido compartir con vosotros ese momento lleno de temores o inseguridades, que aparecen en el momento de cobrar por primera vez a nuestros clientes.

¿Cobro poco o mucho por redactar textos?

En los inicios tendemos a pensar que cualquier sueldo está bien. Lo que sea con tal de tener unos ingresos. E incluso en estos momentos, si pasas por una época delicada a nivel económico estás dispuesto a aceptar cualquier cantidad aunque sea injusta.

Salió la palabra mágica: injusticia.

La injusticia va de la mano de esos clientes que confunden escribir con: “tienes un don, lo tuyo no es trabajo”

Y te piden que les mires un texto. Te mandan un mensaje demandando unas líneas para un manuscrito porque a ellos no se les ocurre nada.

De hecho, ni se les ha ocurrido pensar que comes, tienes una vida o que a lo mejor estás en mitad de un acontecimiento importante. Y escribir se paga.

Sí, sí, ¿pero cuánto cobro yo como redactor freelance?

El precio justo. Y el precio justo viene de la mano de si quieres ganarte la vida escribiendo. De si eres un profesional.

art-close-up-creative-1927504

Elige tarifas que te ayuden a pagar tus gastos

Gastos

  • Conexión a internet: 50 euros
  • Asesoría: 40 euros
  • Cuota de autónomos: 269 euros
  • Hosting, mantenimiento de tu página web: 14 euros
  • Sueldo ficticio: 1000 euros

Esta fórmula la vi en un artículo de María Usero que redactó para El Blog del Redactor Freelance.

Y sí, añadió 1000 euros del sueldo como gastos. También me sorprendí pero tenía toda la razón. Se trataba de poner un objetivo porque ese dinero no iba a cubrir ni por asomo la cantidad de gastos que tiene un redactor.

Este blog está alojado en un hosting, también pago por un dominio y no se olvidan de pasarme la factura 🙂

Luego están los gastos imprevistos. En mi caso, he tenido que cambiar varias veces de proveedor de internet para acabar con un router 4G con el que estoy muy contenta. Mi portátil se estropeó, gastos.

giphy (3)

Eso de que los freelances no descansamos, tiene que terminar

Todo no va a ser trabajar y te mereces unas pequeñas vacaciones.

Vacaciones y gastos van de la mano.

Y los gastos fijos que tienes no se evaporan en julio o agosto

Por lo que tu objetivo en cuanto a tarifas o precios ha de ser algo más ambicioso y realista.

Hay que pensar en esos días en los que puedes enfermar o por contar algo personal, en los que has de acompañar a un familiar al hospital a menudo.

letter-447577_640

Escribir requiere tiempo, dedicación así que calcula tu precio por hora o palabra

Este apartado es complicado puesto que un artículo de 500 palabras puede costar perfectamente, 30 euros si está redactado teniendo en cuenta el posicionamiento, la estructura, el estilo, la documentación si es necesaria y la ortotipografía si te han entregado un texto.

Sé que algunos se estarán llevando las manos a la cabeza. 30 euros. En muchas plataformas te escriben textos por una miseria. Es cierto, y así suelen ser después ese tipo de textos, una pena.

¿Va estar motivada una persona a la que le pagan por escribir 1000 palabras, 10 euros? No, así que por tiempo, por lógica y por sensatez, yo no encargaría un texto a un precio tan bajo.

Los resultados serán obvios: nadie te leerá. Y una web o un artículo lleno de faltas de ortografía tiene mala prensa.

Cobrar por horas me parece un error. Porque en la vida de un freelance si trabajas con varios proyectos, tienes que dedicar tiempo a abrir correos, a realizar gestiones y esa hora al final se convierte en dos o tres.

Encontrar a los clientes adecuados, el último paso

A mí también me sucedió. Pensé que lo que me pagaran estaba bien. Pero cuando comencé a ser valorada por otros clientes, entonces comprendí que esto es un trabajo, no se trata de amistad, ¿verdad que el electricista no te cobra menos por decirle que es un crack?

Para que tu tarifa sea competitiva y realista, debes dirigirte a un público que busca pagar calidad y no cantidad.

Cuando un cliente te da las gracias porque has escrito un artículo en su nombre y se siente identificado, lo agradeces porque ha comprendido que detrás hay mucho trabajo. Si fuera fácil, lo haría mi amigo electricista (me va a odiar)

Yo no sé arreglar un enchufe, él no sabe cómo escribir un texto personalizado, así son las cosas.

Para que tus precios no parezcan desorbitados, primero piensa en tu perfil:

-Qué puedes ofrecer a tu cliente.

-Qué experiencia tienes.

-Eres capaz de ayudarle con una auditoría de su web.

-Puedes darle consejos prácticos y válidos sobre su imagen de marca.

Eso es un valor añadido que no todos los redactores pueden ofrecer a sus clientes

Sé el mejor redactor honesto

Esa es la mejor campaña de marketing que pueda existir. Por eso llevo unos días trabajando con una cliente que desde el minuto uno me lo ha puesto fácil y lo que más valoro: respeta mi trabajo y pide consejo.

Dicen que el que siembra, recoge.

Si estás comenzando y lo tuyo es vocacional, poco a poco te harás con un grupo de personas que confiarán en tu trabajo siempre que seas serio, un buen profesional y una buena persona.

Gracias por leerme.

Juana Sánchez G.

Imágenes|Pexels

Cómo cobrar y exigir un pago si eres redactor freelance, entrevista

Hola, ¿cómo estáis?

Hoy os presento una entrevista que Diego Murcia, me hizo para su programa Secreto a Voces, una excusa para hablar de este mundo tan complicado, loco y gratificante como es el de la redacción.

Todo mundo te habla de las ventajas de ser un freelance: más tiempo con la familia, horarios a tu medida, ser tu propio jefe, trabajar desde casa, sin intermediarios…

Pero hay un lado oscuro, uno del que poco se habla.  Además, ¿hasta dónde considerarías tener un poco de flexibilidad con alguno de tus clientes que ha prometido pagarte aunque no en la fecha acordada?

¿Cuál es el método de cobro más confiable al que podemos recurrir como autónomos? Hoy vamos a hablar sobre el negocio de la “freelanceada” con Joana Sánchez, redactora  y creadora de contenidos en antesdeahora.com.

Me gustaría que la oyeras e incluso la compartieras, por tres razones:

  1. Hablamos sobre anécdotas reales con clientes que se niegan a pagar.
  1. El tono es ameno aunque algún tema sea ‘espinoso’.
  1. Diego está en El Paso, Texas y yo en Alicante y que dos redactores conversen sobre lo que implica escribir para los demás cada uno en un continente ya tiene su miga, pero además hay cabida para el humor.
Secreto a voces
PINCHA EN LA IMAGEN Y MAGIA… LA ENTREVISTA 🙂

Si te gusta, me alegraré.

Si quieres dejar alguna pregunta, hazlo.

Si deseas seguir el canal de Diego, te lo recomiendo.

Si la escuchas entera, muchas gracias.

Bitextuales, aquí podéis encontrar todo el trabajo de Diego Murcia.

Joana Sánchez G.

#quieroseredactor III

jerrylewis
Jerry Lewis y la máquina de escribir de Leroy Anderson

Hola, qué rápido transcurren las semanas. Parece que fue ayer cuando compartí contigo la importancia del orden y el descanso. Ok. Hoy es martes pero no creo que mañana pueda escribir y soy redactora de palabras.

Sí, mis chistes malos y yo.

Si hay algo que me gusta es contar algún hecho que me haya sucedido en el día o en el mes. Las mejores historias suceden cuando menos te lo esperas y en los lugares más insospechados. La historia de hoy tiene unos orígenes remotos pero, ha llegado a su clímax  el 29 de enero de 2019 en Linkedin.

 

Un redactor también tiene sus ídolos y los menciona

 

En mi caso no comparto otros blogs porque sea buena persona o porque pretenda que me pidan colaborar. Es una técnica que conozco como tú que me estás leyendo, pero pocas o ninguna vez la he utilizado.

Si te lo comento es porque hoy, en Linkedin esa red profesional que no es para ligar, había un artículo de un redactor Roger García, al que sigo desde hace años: El blog del redactor freelance   

¿El título?

Redactores en el mundo: cómo trabajar de redactor freelance en Estados Unidos

A mí me ha parecido interesante y he dejado un comentario. Sobre todo, porque el autor del texto, Diego Murcia , redactor, traductor y un luchador (añado) retrata un ambiente y unas condiciones similares a las de España.

Para empezar, por lo visto el redactor es una figura, como sucede en otros oficios, donde parece que cualquiera puede meter el pie y hasta la mano, sobre todo para teclear por una miseria.

Y escribir por poco dinero es regalar tu trabajo, y el que trabaja merece un sueldo digno

 

¿Guerra de precios o vamos a ofrecer artículos de calidad?

 

He extraído buenas ideas entre los comentarios. Había estudiantes y veteranos de la libreta y la tecla.

Te confieso que ha sido como una terapia para todos, porque el oficio de escribir no deja de tener su punto solitario y durante unas horas, hemos formado una pequeña comunidad que reivindicaba aspectos que beneficiaban al cliente y al redactor profesional:

  • Si pagas por un buen vino, ¿por qué no pagar también por un buen texto que te ayude a vender?

 

  • Si crees que un texto de más de 600 palabras merece 1 euro… di que buscas a alguien que trabaje gratis para ti porque eres muy especial, levitas o algo similar.

 

  • Si respetas tu empresa, tienes claro que las palabras, los textos de calidad requieren de investigación, documentación, palabras clave y tiempo, llama a un redactor y escucha su presupuesto sin llevarte las manos a la cabeza.

 

 

Estimado cliente: Quiero escribir para ti como si lo hiciera para mí

 

Con este juego de palabras, intento aclarar que los redactores amamos a nuestros clientes.

De hecho, a mí me gustaría dedicarme al 100% a trabajar para uno, porque aunque mi implicación sea máxima, mi cerebro hay momentos en los que no sabe si está en modo doctor, experta en Recursos Humanos o en profesora online.

El esfuerzo que un redactor realiza ante el texto de un nuevo cliente es enorme porque es un reto

Para empezar, investiga sobre el tema que le piden, después observa y lee lo que hay escrito sobre ese campo en la red, después construye el texto de manera que resulte atractivo y eficaz: atraiga al lector, lo persuada o le invite a suscribirse, por poner un ejemplo.

En definitiva, si queremos ser respetados habrá que comenzar por respetarnos nosotros y no aceptar jamás tarifas que sean un insulto.

Al igual que hay redactores profesionales, hay clientes exigentes que no buscan pagar lo mínimo, prefieren calidad y eficacia a rapidez y un texto en el que nadie se detenga.

 

Y copio con todo descaro y cariño, el último comentario del artículo anterior, precisamente escrito por Diego Murcia:

 

A mí, lo que me da esperanzas es esta tendencia: https://bitextuales.com/encuesta-blogueros/. Los textos especializados, tarde o temprano, terminarán dándonos la razón a quienes vendemos calidad por encima de cantidad sin valor agregado. Al menos eso es lo que espero de corazón.

 

Suscribo sus palabras.

 

Hasta el próximo miércoles.

 

Joana Sánchez G.

 

 

El trabajo de redactor de contenido está mal visto y mal pagado

still-life-851328_640

Empiezo fuerte. Hace mucho tiempo que no había artículo para ti y resulta que aparezco buscando guerra. Ya sabes que no. Aquí sólo se habla de redacción con sentido de humor, pero una de las realidades a las que se enfrenta un redactor freelance es que el día de cobro se asemeje al día de la lotería de Navidad.

Algunos clientes son capaces de pagar tarde y eso no es culpa de ellos, en realidad es culpa nuestra

La creencia errónea de que todo el mundo puede ser redactor y escribir es una realidad. Y también una mentira, como el tema tan manido del commnunity manager , trabajo que puede ejercer cualquier miembro de la familia, aunque no tenga  idea de cómo manejar una comunidad de seguidores.

Escribir es algo serio. Te hago una propuesta, ponte frente a tu ordenador o coge una libreta y escribe 400 palabras contándome qué opinión tienes de las personas que cuentan a través de las redes sociales, su vida.

Tiene que ser un escrito ameno, fácil de leer y eficaz, es decir que le guste a todos los que lo lean.  ¡Ánimo! 🙂

Si le pagas al electricista y al fontanero, paga el redactor

A nadie se nos pasa por la cabeza cuando un fontanero termina su faena en nuestro hogar decirle: “ya si eso le pagamos otro día, o bien le llamamos”. ¿A que parece una locura?

Un redactor puede escribir contenido para diferentes blogs, a la vez puede corregir libros y recibir encargos de diversas características. Cuando eso sucede, lo primero que debiera ocurrir es esto:

-Hola Joana. He pensado en encargarte dos artículos, uno de ellos es de temática muy técnica así que te vas a tener que documentar bien, el otro es más sencillo pero quiero unas 600 palabras con SEO incluido y mucho gancho para atraer lectores. ¿Me lo mandas en cuanto lo tengas?

-Hola, Miguel. Me parece bien la propuesta pero ¿podrías enviarme toda la documentación a mi correo? Ah, cobro por adelantado un tanto por ciento, ¿qué te parece?

En la vida real, una persona que escribe es una persona que paga facturas (aunque parezca mentira)

-Tú, redactor. ¿Cómo se te ocurre querer cobrar por adelantado? ¡Todo el mundo sabe escribir!

*Ya, ya… pero si todo el mundo sabe escribir, ¿por qué me buscas para corregir libros o redactar artículos?

-Bueno, una segunda opinión no viene mal, pero además tú escribes en un ratito lo que te encargan, que lo sé yo.

*No, para escribir, para escribir BIEN se necesita:

  • Documentación.
  • Tiempo.
  • Dejar aparcados otros proyectos.
  • Repasar y repasar.

El redactor, ese ser incomprendido

Un redactor, como ves no está bien considerado hasta que pone las cartas sobre la mesa. Es decir, cuando se hace respetar. Y con ello, ayuda a que el gremio también adquiera un halo de profesionalidad.

Hace unos días escribí sobre las aparadoras de la Vega Baja. Llevan 40 años trabajando por 2 euros en algunos casos, la hora. ¿Hay derecho? No, por eso han decidido dejar de ser invisibles. En nuestro sector también hay redactores estrella y otros muchos (la mayoría) que damos el callo para que mucho trabajo salga adelante.

Escribir requiere tiempo, como ya he comentado y una preparación del encargo. Y eso es sinónimo de dinero. El mismo que exige el electricista y el fontanero.

Juntar palabras es  difícil y lleva más tiempo de lo que algunos clientes creen 

Por fortuna, todos no somos iguales, y cuando tropiezas con un cliente/jefe que siente admiración y respeto por el oficio de escribir, surge la chispa entre esas dos personas y la reconciliación con este trabajo tan hermoso. Y es en ese momento cuando das gracias por dedicarte a ayudar a los demás a exponer sus ideas en forma de palabras. 😉

Si quieres que te respeten como redactor profesional, exige que se te pague por adelantado. Tal vez te lleves alguna negativa, pero peor será tener que ir detrás durante meses o años de un cliente.

Te dejo con este temazo de Otis Redding que la gran Aretha Franklin convirtió en un himno feminista, en realidad ambos buscaban los mismo con esta canción: RESPETO.

Respect. Aretha Franklin

Joana Sánchez

Valora tu trabajo, valora tu esfuerzo

 

money-2724241_640

 

En algunas profesiones resulta difícil cobrar por tu trabajo.

Al igual que en algunos círculos resulta de mala educación hablar de dinero, y me incluyo pero hace un tiempo dejé ese defecto atrás sobre todo al conocer que en muchos países europeos lo normal es hablar del vil metal como el que te pregunta la hora.

Un diseñador, un redactor, cualquier profesional que desempeñe un trabajo necesario pero poco valorado tarde o temprano, si no tiene la suerte de ser contratado por una empresa seria, entiéndase empresa seria por “lugar donde tú ofreces un servicio y otra persona te paga por ello”, se encontrará en esta encrucijada: la de esperar a que le paguen.

Ahí van mis humildes consejos ante esta situación injusta y vergonzosa

1) Pide lo que es tuyo hasta que el cansancio te venza, entonces tómate un batido de proteínas y continúa.

2) Nunca pienses “no importa, tampoco es mucho dinero”. No se trata de la cantidad, se trata de respeto, del que tú has de sentir por tu persona y por tu trabajo.

3) Comparte con cuantas más personas mejor el nombre de la empresa y el deudor para que no caigan en la misma trampa.

4) Jamás te fíes de nadie que intente dar lástima. Tú estás buscando un trabajo no eres psicólogo. Tus amigos están fuera de la empresa, sobre todo si acabas de aterrizar.

5) Que nadie confunda que seas educado, correcto, buena persona con cándido con baja autoestima y por lo tanto una presa fácil para alargar la situación incluso años.

6) Sonríe, sigue tu camino, existen buenas personas y buenos profesionales, el mundo no se acaba en ese lugar, pero no olvides y sigue pidiendo lo que es tuyo mientras continúas con tu vida laboral.

7) Aprende de la experiencia. Fíjate en el comportamiento, en el discurso, en el contexto en el que aceptaste ese encargo, o trabajo, ¿estabas bajo de moral? ¿problemas familiares? De acuerdo, tenlo en cuenta para la próxima ocasión.

Ayuda| El blog del Redactor Freelance