Acho y Pijo, o la revolución de las pataticas

13925014_1781622738742497_136145758045153252_nLa primera vez que escuché hablar de las patatas ACHO fue durante una comida familiar. Con familia de Murcia, obvio.

Me hizo gracia el nombre y pensé en los aperitivos tan buenos que se gastan por esas tierras. Y el nombre para las patatas, perdón: pataticas me resultó divertido.

‘Acho’ es una expresión que todo el que viva en Murcia o haya charlado con algún murciano habrá escuchado. En mi caso la asocio a muchas frases: “Acho, pero qué dices” de hecho, en femenino también existe.

Y así, con ingenio, dos amigos murcianos decidieron que ya era hora de lanzar al mercado unas ricas pataticas, que fueran reconocibles por su nombre, y yo añadiría que inolvidables.


ACHO, QUÉ BUENO, es hablar con acento murciano, reivindicar sus pueblos, costumbres…


En cookingideas podéis leer la historia de cómo nació la idea de lanzar al mercado unas patatas que se han convertido en un orgullo para muchos consumidores.  ¿O son algo más que consumidores? .


El producto se puede encontrar en supermercados Eroski y Spar entre otros.


Han sabido crear una comunidad fiel en Facebook  e Instagram que no duda en enviar fotografías de sus ACHO en diversos lugares con mucho ingenio.

patatas-pijoPero detrás de este fenómeno que mueve a sus seguidores con concursos amenos, y una cuidada y cercana comunicación, existe un rival: PIJO, perdón, no quería decir pijo, pero al otro lado del ring está PIJO, QUÉ RICO, porque sin un contrincante no existiría lo que ya se ha convertido en una “guerra” en toda regla de marketing.

Os presento a PIJO,QUÉ RICO, también hablamos de patatas fritas, de Murcia, de alcachofas, y de una expresión quizás más conocida a nivel nacional. ¿Un buen nombre? ¿Es PIJO el naming adecuado para un producto? Parece que sí. Esta expresión se utiliza en muchos momentos y por diversas razones. ¿Simpático? ¿Molesto?

No he encontrado estas patatas con sabor murciano en Instagram, pero si echamos un vistazo a su página, veremos que el lema es similar al de ACHO, reivindicar sus raíces. Y apostar por compromisos sociales donde la marca es partícipe.

 


Dónde comprar las patatas PIJO:  Cash Arama, SuperDumbo, Supermercados Hipercor y en Intercesta


El limón y la pimienta, junto a la cerveza y unas aceitunas son sinónimo de delicia murciana y estas dos marcas ‘luchan’ con las mismas armas (aunque para gustos los colores) y ambas hacen hincapié en esos sabores que tan bien conocemos los que hemos pasado largas temporadas en la región de Murcia.

Si durante décadas, las famosas patatas RUBIO eran las número uno, ahora estas dos marcas tratan de hacerse un hueco tanto en el mercado como en los paladares de los murcianos.

Servidora no se va a decantar por ninguna puesto que no las ha probado, pero en todo caso, si lo hiciera sería justa y sincera con mis lectores. Porque mi ética me lo pide y por otra razón de peso: toda mi familia es de Murcia excepto yo, que por accidente nací en Alicante, pero mi niñez son recuerdos de Mula y Bullas, de aperitivos ricos y de bonico, manica, zagal, chacho…

No puedo más que añadir un: que gane el mejor, o quizás: hay espacio para los dos.

En todo caso, ambos han sabido sacar una sonrisa y detrás de la gracia existen dos empresas que generan puestos de trabajo y han apostado por el marketing digital al estilo murcianico.

Resultado de imagen de la guerra de las patatas acho y pijo facebook

Tiago inauguró su canal de YouTube con este tema: ACHO contra PIJO

Pero si sois usuarios de Instagram, podréis comprobar que al igual que en Amelie, el gnomo del padre de la protagonista ‘viajaba’ por todo el mundo, las pataticas murcianicas han volado hasta Islandia, por poner un ejemplo.

¿No os han entrado ganas de abrir una bolsa?

ACHO QUÉ BUENO

Facebook: Acho Que Bueno: 14.777 seguidores

Twitter: @AchoQueBueno: 6.054 seguidores

PIJO QUÉ RICO

Facebook: Pijo Qué Rico: 4.694 seguidores

Twitter: @pijopatatas: 697 seguidores

Más información en:

Nombres autóctonos para las marcas

Joana Sánchez González

Anuncios

6 thoughts on “Acho y Pijo, o la revolución de las pataticas

  1. Me han encantado el artículo, soy murciana, y aunque a los yeclanos se nos reconoce como los “extranjeros” de Murcia, también sentimos el orgullo de haber nacido en tierras murcianas. Me encanta la estrategia de marketing que han seguido, lejos de huir de los tópicos y expresiones murcianas, han apostado por imprimirle valor, generando un branding muy efectivo. Joana me encanta leerte, un abrazo.

    1. Gracias Toñi, yeclana y MURCIANA 🙂 A mí también me parece una estrategia inteligente. A ambos les funciona. A mí también me gusta leer tooodo lo tuyo. Un abrazo murcianico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s