Matar a un ruiseñor : la belleza con palabras e imágenes

Sé que aquí hablamos de comunicación, publicidad, creatividad. Pero ¿acaso no es el cine el resultado de todos esos ingredientes?

Ayer volví a ver “Matar a un ruiseñor”, la película basada en la novela de Harper Lee  dirigida por Robert Mulligan e interpretada por Gregory Peck  magistralmente.

Vamos a realizar un ejercicio juntos. Repasemos los títulos de crédito de la intro.

El tarareo de la voz infantil nos traslada a la infancia, y la imagen que preside el inicio, la caja que contiene objetos que todos hemos atesorado alguna vez resulta atrayente gracias a la cámara que nos la acerca para que compartamos con la niña sus tesoros.

La maravillosa música de Elmer Bernstain del comienzo deja paso a un silencio intencionado para que mediante una cera negra esa mano inocente descubra el título de la película ¿es o no es una forma creativa y diferente de comenzar una película?

El tic tac del reloj de bolsillo en ese primer plano da pie a pensar en la importancia de las cosas pequeñas, de los detalles.

Y al llegar al primer minuto la música irrumpe fundiéndose con los primeros trazos del dibujo del ruiseñor. Una canica, una simple canica que rueda hasta chocar con otra (en un blanco y negro que inspira elegancia) ‘empuja’ a la palabra INTRODUCING, ahí están los nombres de los actores infantiles que dan vida a Jem y Scout (la historia de la actriz que dobló a este personaje espero poder contarla algún día)

1547204362_1a030d2cea_z

Deliciosa es la risa de la niña mientras termina su dibujo el cual acaba rasgando. ¿Nos quiere dar a entender lo qué sucederá a partir de ese momento?

Sutil, elegante, minimalista y bella, así es la introducción con música, títulos e imágenes de este drama judicial, de esta denuncia contra el racismo y de esta muestra de cómo educar a unos niños en valores en un contexto tan real como pocas veces el cine  ha logrado.

La importancia de la tipografía y de las imágenes de esta pieza de arte audiovisual es obra de Stephen Frankfurt

Nació en 1933 y a finales de los 50 ya era un reconocido director de cine. En 1960 se le contrató como director creativo convirtiendose en el más joven hasta entonces, realizó memorables campañas de publicidad y spots de televisión, por lo que Alan J. Pakula le contrató para realizar los crédito de “Matar a un ruiseñor” (1962).

Fueron los únicos crédito que realizó. Se le contrató porque la intención era que diseñase un spot que serían los títulos. Esta secuencia es una película antes de la película ya que mete la película en la mente de un niño.

Con este trabajo se convirtió en uno de los creadores que más han influido en la nueva generación de diseñadores de títulos. En 1978 fue director general creativo de BJK & E (ahora conocida como True North Communications). Dio clases en Nueva York University y en el Pratt Institute, además existe una diplomatura que lleva su nombre.

Los títulos de crédito han ido evolucionando a lo largo de la historia del cine y son una seña de identidad para muchos directores al igual que la música.

¿Qué os parecen estos ejemplos de otros reconocidos autores de títulos de crédito?

Saul Bass. “Con la muerte en los talones” Alfred Hitchcock

Woody Allen, fiel a su estilo a lo largo de los años. “Hannah y sus hermanas”

Robert Brownjohn en “Desde Rusia con amor” con James Bond

Me dejo a muchos grandes diseñadores y genios de la tipografía en el cine. Aquí puedes encontrar más información.

Diloengráfico-Wiki de Diseño

 Joana Sánchez González

Anuncios

2 thoughts on “Matar a un ruiseñor : la belleza con palabras e imágenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s