No soy tímido pero me cuesta hablar en público

5261671599_c320022131_z

Empieza desde que sabes que has de hablar frente a un grupo de personas. No duermes. No comes. Te pasas el día visualizando ese momento. Crees que te caerás redondo al suelo. O peor aún, te quedarás en blanco, y un montón de ojos se clavarán en tu persona riendo.

¿Qué has hecho tú para merecer pasar por esa pesadilla? Con los amigos es otra cosa. “No soy tímido”, te repites. Eres capaz de contar anécdotas, compartir bromas, hablar durante horas y pasarlo bien.

¿Por qué te impone hablar delante de un grupo de desconocidos? Es extraño porque en el fondo sabes que no sucederá nada catastrófico pero resulta tan difícil evitar esos pensamientos. Imagina que el día D, es decir, el momento en el que has de afrontar esa charla, examen, conferencia, etc. te caes. ¿Qué harías tú si estuvieras entre el público? ¿Reír? ¿Ir en ayuda de esa persona? ¿No hacer nada?

El miedo irracional tiende a la exageración. A creer que todo saldrá mal y no es así, pero eso estás cansado de leerlo o de que te lo digan, en este caso quiero que te pongas en la peor de las situaciones, insisto ¿qué pasaría si te cayeras? ¡Nada! Esa es la respuesta. Si crees que el ser humano es perfecto, que todos los conferenciantes pisan seguros cuando salen a exponer cualquier tema, te equivocas.

La adrenalina es energía, energía que bien canalizada puede incluso ayudar a que esa charla funcione mejor, llegue a esas personas que tanto temes y que en realidad tienen los mismos miedos que tú. Puede que no tanto a hablar en público pero sí a otras cuestiones.

El primer paso para desmitificar que otros te miren y que ese hecho te ponga nervioso es ser consciente de que no son tus ‘enemigos’. Están ahí porque lo han elegido libremente.

Su intención no es la de juzgarte sino la de escucharte.

Antes de salir ‘a escena’ haz algo que te haga sentir bien. Puedes hacerlo. Puedes escuchar tu canción favorita, motivarte con alguna frase, llevar contigo una fotografía de una persona con la que te lleves bien, quieras o te haga sentir seguro.

Y por último, no olvides que eres la misma persona que hablar sin cesar delante de sus amigos. No eres un bicho raro, y cuando consigas vencer ese miedo irracional estoy convencida de que disfrutarás en tu próxima intervención.

Anuncios

2 thoughts on “No soy tímido pero me cuesta hablar en público

  1. Hola Enrique, creo que a todos nos ha sucedido en algún momento. En realidad esa timidez selectiva está más cercana a un miedo irracional. Espero que con el curso que estoy preparando muchas personas se animen a dar el paso y a disfrutar si tienen que afrontar alguna situación en la que deban hablar ante un grupo de personas. La clave, disfrutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s