Escuchar para Comunicar

humildad-copyParece contradictorio que un comunicador deba callar y escuchar a otros. Él está en esa sala para impartir sus conocimientos. ¿Por qué ha de atender los comentarios de quienes han venido libremente a ilustrarse? Sencillo, por el enriquecimiento mutuo.

El comunicador, el buen comunicador debe cumplir una premisa: ser respetuoso. Y esto conlleva humildad. Es imposible saber todo de una materia. Siempre habrá algún tema que no dominemos al cien por cien. No es grave. Una aportación de un asistente es valiosa, prestemos atención.

El que quiere aprender, enseña

Muestro unos breves ejemplos para mejorar la escucha activa:

  • -Mentalizarse de su importancia
  • -Respetar la forma de pensar del otro
  • -Expresar la disposición a escuchar
  • -¡No interrumpir!
  • -No juzgar o valorar
  • -No ayudar a que acabe el interlocutor
  • -No pensar respuestas mientras se escucha
  • -Cuando se haya escuchado: RESPONDER

Resalto  “No interrumpir” porque hoy he tenido la ocasión de vivir esa falta de escucha activa.

Con la radio de fondo, una locutora impedía a su invitado (experto en psicología) que terminara sus frases. Sabemos que el tiempo en los medios de comunicación es limitado, pero con que hubiera dicho al inicio que disponían de pocos minutos, se hubiera ahorrado ese ritmo agobiante que nos llegaba a los oyentes con sus constantes cortes al invitado, el cual, nervioso veía limitados sus argumentos a frases entrecortadas por las frases de la periodista, sin opción a que toda la información llegara completa.

Si escuchamos activamente al otro, además de demostrar cortesía, estaremos mostrando que nos interesa lo que dice, y a su vez, aprendiendo.

Una buena forma de comprobar que nuestro interlocutor ha estado pendiente de nuestra conversación, es la de ver que en su discurso posterior, emplea términos o frases que hemos utilizado nosotros.

Escuchemos por el bien de nuestra comunicación y aprendizaje.

Anuncios

2 thoughts on “Escuchar para Comunicar

  1. Me encanta como escribe, Joana. Leyéndote me he acordado de una de las enseñanzas de uno de los mil cursos a los que acudí en mi formación continua de empresario profesional. Me chocaba que una de los temas, subísndex, fuera: Enseñar a aprender, una y otra, la que mas, “Aprender a aprender”. Nunca se me ha olvidado.s

    1. Hola Enrique, a mí también me lo enseñaron. De hecho, era un rasgo que el profesor resaltaba: el del escuchar pero también el de cultivar la humildad. La vida es un continuo aprendizaje, pero no todos están dispuestos a partir de cero cada día. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s